Inicio > Opinión > María Corina Machado: El cambio necesario en Venezuela

María Corina Machado: El cambio necesario en Venezuela

La inocultable gravedad de la situación venezolana acelera la urgencia de una transición política, que posibilite resolver la crisis humanitaria, restaurar el Estado de Derecho y reconstruir la economía, el tejido social y las normas fundamentales de convivencia democrática. La pregunta es entonces: ¿qué transición es posible en las condiciones imperantes y en función de los objetivos planteados?

Con frecuencia se acude a ciertos casos históricos, como por ejemplo las transiciones a la democracia en España y Chile, para ilustrar los desafíos presentes. Sin embargo, estas analogías deben ser evaluadas con objetividad y una ponderada perspectiva. Por encima de todo, es de fundamental importancia recordar que las transiciones hacia la democracia en España y Chile tuvieron lugar luego de extensos periodos de estabilización política y recuperación económica. De igual manera, debemos recordar que los pasos iniciales de tales transiciones se dieron luego de eventos que marcaron claramente el fin de una etapa. En España dicho evento fue la muerte de Francisco Franco; en Chile, el referendo que decidió la salida del mando de Augusto Pinochet.

Cuando los mencionados acontecimientos tuvieron lugar y se abrió un horizonte diferente, las sociedades, partidos políticos y demás instituciones, españolas y chilenas, venían de un difícil y complejo proceso de maduración democrática, que posibilitó los acuerdos de convivencia de sus respectivas transiciones. La actual situación venezolana es muy distinta y debemos apreciarla en su justa dimensión, para no caer en ingenuas ilusiones y, por consiguiente, dar costosos pasos en falso.

La realidad de Venezuela es que el poder es ejercido de manera arbitraria y hegemónica por una alianza entre la izquierda radical y sectores militares, y que es tutelada por el despotismo cubano. Esta verdad debe ser expuesta de manera descarnada, pues los hechos demuestran, inequívocamente, que tal alianza no sólo no tiene intención alguna de ceder el poder por vías democráticas, ni de reconocer a la oposición como un adversario legítimo, que algún día puede ejercer el poder; sino que además se trata de una alianza con patentes y comprobados rasgos mafiosos, vinculada con el crimen organizado, el tráfico de drogas y la subversión internacional.

Ha costado mucho a la oposición democrática interna, y aún más a Washington, la comunidad interamericana en general, Madrid y el Vaticano, entre otros actores foráneos, admitir la cruda verdad de que en Venezuela la alianza gobernante no se encuentra dispuesta a aceptar la pérdida del poder. Todas las iniciativas diplomáticas desarrolladas desde fuera y los esfuerzos internos de la oposición se han estrellado y continúan estrellándose contra el fanatismo ideológico de la izquierda radical pro-castrista, del sector militar que se beneficia de sus actuales privilegios, y del muro de miedo que embarga a esta alianza ante la mera posibilidad de rendir cuentas de sus tropelías y crímenes cometidos en el ejercicio del poder.

Cabe enfatizarlo: así como a la oposición democrática venezolana le ha sido en extremo complicado entender la naturaleza hegemónica e intratable del régimen; del mismo modo la comunidad internacional pareciera todavía empeñarse en rehuir las obvias verdades que la conducta de la alianza radical-militarista que gobierna Venezuela coloca más allá de toda duda razonable. Esta actitud deautoengaño, no obstante, ya agota el espacio para respirar y se asfixia ante el peso de la evidencia.

Si la movilización ciudadana que impulsamos cada día, la creciente presión de la insoportable dinámica interna y la ejercida por los actores internacionales involucrados en la crisis venezolana, llevase a la realización del referendo revocatorio este año -cuyos requisitos de activación han sido cumplidos hasta en exceso-, ello de por sí no significaría el fin del régimen. La transición venezolana necesariamente implica el desmantelamiento de todos los factores de poder chavista, tanto formales como informales (por ejemplo, las bandas armadas organizadas y financiadas por el Gobierno, denominadas ‘colectivos’), la pronta realización de elecciones presidenciales y regionales y la reinstitucionalización de las Fuerzas Armadas.

Si, como reiteradamente ha sido anunciado, el régimen impide la realización de un revocatorio en 2016 y se empecina en aferrarse a toda costa al poder, sólo la desobediencia cívica generalizada y no violenta quedará como opción a los venezolanos, para liberarnos de la opresión que agobia y destruye nuestro país.

La transición venezolana deberá afirmarse en un amplio Gobierno de unidad nacional, dispuesta a incorporar aquellos sectores e individualidades del chavismo que no solamente rompan de manera clara y definitiva con el régimen imperante, comprometiéndose a aceptar las reglas de la democracia ahora y siempre, sino que igualmente respalden el necesario proceso de desmantelamiento del sistema mafioso político-militar que usurpa el poder, la restitución de la legalidad y la Justicia, la primacía del elemento civil en la conducción del Estado y el cese de las relaciones de dependencia y subordinación política e ideológica respecto del despotismo castrista.

A los sectores e individualidades radicalizados del chavismo, y a los militares que se han manchado las manos practicando la represión y el crimen, les tocará no sólo someterse a la justicia por los abusos y desafueros cometidos, sino de igual forma atravesar por un camino de maduración democrática y cambio real de conducta, como ocurrió con vencidos y vencedores de la República y Guerra Civil españolas y del franquismo, así como con factores esenciales de la izquierda y la derecha chilenas.

Una cosa es cierta: la conducta de la sociedad y de la dirigencia de la oposición venezolana ha sido ejemplar en su talante y propósitos constitucionales. Sólo el dogmatismo y voluntad hegemónica del régimen han impedido que Venezuela encuentre un rumbo distinto del que la ha llevado a la más grave crisis de su historia moderna. Pero si algo hemos aprendido en 18 años de lucha democrática es que sólo lograremos una transición exitosa desechando la mentira y el autoengaño, y asumiendo, aunque cruda y dolorosa, la verdad.

Te puede interesar

Compartir