Inicio > Cultura > Eyaculación con sangre: ¿qué está pasando?

Eyaculación con sangre: ¿qué está pasando?

Si te estás haciendo esta pregunta al ver sangre en tu semen, no te quedes esperando una respuesta del cielo. Acude inmediatamente a tu médico, pues la eyaculación con sangre puede ser una señal de que algo no está bien en tu aparato reproductor masculino.

El nombre médico de la eyaculación con sangre es hematospermia. Es una situación bastante rara y no siempre es grave, pero sin duda debes prestarle atención pues es una señal de que algo está sucediendo en tu interior. Algunas veces la presencia de sangre en tu esperma es tan pequeña que ni se ve, pero cuando la notas, vale la pena visitar a tu médico.

¿Qué significa?

En la mayoría de los casos no se puede encontrar la explicación a la presencia de sangre en el semen, y generalmente desaparece al poco tiempo sin que se requiera tratamiento. Por ejemplo, cuando se debe a un vaso sanguíneo que se rompe en las glándulas seminales (donde se produce la mayoría del líquido que compone tu semen), en estos casos, la sangre desaparece rápidamente.

Pero, algunas veces puede ser algo más delicado como inflamación, infección o lesión en alguna parte de tu sistema reproductivo… en el pene, la uretra, los testículos o el epidídimo (el tubo que se encuentra detrás de los testículos y que lleva los espermatozoides) o la próstata (prostatitis). Otras veces puede ser el síntoma de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) o inclusive de cálculos en los riñones (cálculos renales). En todos estos casos sí necesitarás tratamiento.

Y en muy pocos casos, la sangre en el semen puede ser señal de cáncer de testículo (cáncer testicular) o cáncer de próstata. Por eso es importante que no ignores la sangre en tu eyaculación.

Otros síntomas

La eyaculación con sangre puede venir acompañada de otros síntomas. Estos incluyen:

  • Dolor al orinar o sangre en la orina
  • Dolor al eyacular
  • Dolor al evacuar (al hacer deposiciones)
  • Fiebre y escalofríos
  • Inflamación (hinchazón) y sensibilidad en el escroto, la bolsa de piel que cubre tus testículos
  • Inflamación (hinchazón) y sensibilidad en las ingles

Si notas que tu eyaculación tiene un poco de sangre, no te quedes callado, no es necesario arruinar un momento romántico con tu pareja y correr a la sala de emergencias si es una cantidad mínima, pero busca ayuda profesional pronto. Puede no ser grave, pero no vale la pena correr riesgos. Tu salud está primero.

 

Imagen © iStock / Nicolas McComber

Te puede interesar

Compartir