Inicio > Cultura > ¿Por qué no deberías dormir con el cabello mojado?

¿Por qué no deberías dormir con el cabello mojado?

Los daños que se producen cuando nos quedamos dormidos con el cabello mojado se deben al aumento de sensibilidad que se produce en el cabello.

A muchas personas les encanta dormir con el pelo mojado. Además de la tan ansiada frescura en épocas veraniegas, los entusiastas de esta práctica argumentan que les aporta una sensación de libertad y relajación únicas.

Lo cierto es que estas personas se están haciendo más daño que beneficiándose. A diferencia de lo que ocurre con otros tópicos, el mito de que irse a la cama con el pelo húmedo no es saludable se cumple.

Sus efectos negativos van más allá de que sufras un resfriado, aunque también es un efecto secundario.

Además, tu cuero cabelludo se dañará, así como tus músculos, porque las cervicales sufren mucho cuando el frío se localiza en esa zona, más aún cuando estamos hablando de humedad.

Razones para no dormir con el pelo mojado

Los daños que se producen cuando nos quedamos dormidos de esta manera se deben al aumento de sensibilidad que se produce en el cabello.

Al absorber la humedad, se abre la cutícula, es decir, aumenta de tamaño. Esto significa que las proteínas se separan y se disgregan.

Como resultado, quedamos más expuestos ante las bacterias y gérmenes que nos atacan.

Al mismo tiempo, fruto de la excesiva sensibilidad de la que hablábamos, el pelo se daña con mayor facilidad: se seca, se parte, se abre… Por tanto, si sueles usar mascarillas u otros tratamientos para embellecer tu cabello, estarás frenando su efecto.

Por último, la humedad favorece la inflamación de la musculatura. Así, dormir con el pelo mojado tendrá un efecto nefasto sobre la misma.

Lo notarás cuando los dolores de espalda sean cada vez más frecuentes, cuando seas incapaz de deshacerte de la tirantez del cuello o experimentes cómo este se resiente con crujidos cada vez que lo tuerces.

Otros problemas que aparecen al dormir con el pelo mojado

Sigue leyendo y encontrarás una lista de las complicaciones que trae consigo esta actividad:

Picor
La humedad provoca que se inflame el cuero cabelludo. Esto se traducirá en una sensación de picor muy molesta.

Por instinto, tenderás a rascarte y si lo haces muy a menudo, corres el riesgo de hacerte pequeñas heridas que incrementarán la comezón.

¿No has tenido momentos en los que ha aparecido esta incomodidad sin saber por qué?

Caspa

El origen de la caspa está ligado a un mal funcionamiento de un hongo que tenemos en esta parte del cuerpo. Su nombre es Malassezia.

Su función es alimentarse de los aceites grasos de los folículos para iniciar la renovación celular del cuero cabelludo. Este proceso dura un mes.

Sin embargo, la humedad altera la vida de los hongos. En este caso, se reproducen con mayor rapidez, por lo que el recambio de células se acelera de forma descontrolada.

Así, las nuevas se mezclan con el aceite graso para formar una especie de escamas, conocidas como caspa.

Jaqueca
De nuevo el quid de la cuestión está en la humedad.

Por la noche nuestro cuerpo sube de temperatura, por lo que, al entrar en contacto con la humedad, se produce una suerte de evaporación, cuyo efecto es una progresiva inflamación que deriva en un intenso dolor de cabeza.

Si tiendes a dormir con el pelo mojado, es posible que las molestias se vuelvan crónicas.

Catarro
La frialdad se inserta a través de los poros, pero también se traspasa a las sábanas y a las almohadas con las que dormimos.

Sus tejidos están en contacto con nuestra piel, nuestra garganta, nuestra espalda… para provocar tos, mucosidad, faringitis, etc.

Cómo secarse el pelo sin secador
La mayoría de la gente que opta por dormir con el pelo mojado lo hace porque le agobia el usar el secador de pelo. Por ello, queremos darte unos consejos de cómo acabar con la humedad sin la necesidad de usar este aparato.

Usa un buen acondicionador.
Escurre el pelo antes de salir de la ducha.
Coge una toalla de algodón y acaricia el cabello con suavidad.
Desenrédalo con un peine de púas de madera.
Cuando acabes, notarás como está casi seco, por lo que necesitarás poco tiempo para conseguir tu objetivo.

En cualquier caso, intenta lavarte el pelo, al menos, un par de horas antes de acostarte para asegurarte de que está tal y como deseas.

Al hacer esto conservarás la libertad del secado al aire, sin renunciar a cuidar tu salud.

Fuente: Mejor con salud

Te puede interesar

Compartir