Inicio > Interés > Cómo es Westonzuela, el idílico enclave del sur de la Florida elegido como refugio por los latinoamericanos

Cómo es Westonzuela, el idílico enclave del sur de la Florida elegido como refugio por los latinoamericanos

Ubicada sesenta kilómetros al noroeste de Miami, la ciudad de Weston no suele ser uno de los tantos destinos visitados por los millones de turistas que llegan cada año al sur de la Florida. Pero su atractivo para miles de familias provenientes de Latinoamérica es enorme, representando junto a otras localidades como su vecina Doral, un refugio seguro para aquellos obligados a abandonar su país de origen en busca de una nueva vida en los Estados Unidos, publica Infobae.

En entrevista con Infobae, el alcalde de la ciudad desde 2012, Daniel J. Stermer, habló sobre lo que hace de la ciudad que administra un sitio tan atractivo para familias de toda la región.

“Lo que nos diferencia aquí en Weston es todo lo que hacemos por las familias. Nuestra comunidad está enteramente basada en la familia, y todo lo que que hacemos es por ellos. Mantenerlos felices desde la mañana cuando se despiertan hasta que se van a dormir por la noche”, aseguró Stermer desde el City Hall del popular suburbio.

Parques públicos de categoría internacional y propiedades en perfecto estado de mantenimiento, sumado a excelentes escuelas hacen que todo lo que una familia promedio pueda llegar a necesitar se ubique dentro de su comunidad sin tener que trasladarse, incluida una nutrida oferta laboral compuesta por opciones para distintos niveles de formación. Todo dentro de la comunidad más segura del condado de Broward con la tasa de impuestos más baja de la zona.

Los dueños de propiedades de Weston son considerados accionistas por parte del gobierno local, y el objetivo fundamental es hacer que sus “acciones” se valoricen como cualquier persona que invierte en una corporación. En este caso la ciudad es la que busca que los precios de sus casas se mantengan a la alza para que, al momento de vender, sus porpietarios salgan beneficiados, a diferencia de lo que puede suceder en otras ciudades del sur de la Florida.

La comunidad de Savanna fue donde se originó el núcleo de venezolanos exiliados que luego dio origen al nombre de “Westonzuela”, población que creció de manera exponencial tras los esfuerzos de los desarrolladores de dicho proyecto inmobiliario, quienes lanzaron una campaña publicitaria en países de Latinoamérica donde históricamente ha existido un alto nivel de inestabilidad político-social como es el caso de Colombia en los ochentas y posteriormente Venezuela, uno de los países que más cantidad de exiliados genera por año en la región.

“Muchos de los residentes de esos países llegaron a Weston e hicieron de esta ciudad su nuevo hogar. Trabajamos duro para proveerles los servicios que ellos necesitan, ya sea directamente a través nuestro desde el gobierno o por medio de organizaciones comunitarias que les ayudan a entender lo que se necesita para poder comenzar un negocio aquí y obtener las licencias necesarias”, aseguró el alcalde Stermer.

“Trabajamos duro para recibir a todo el mundo, somos una comunidad muy diversa. La gente que ha llegado para hacer de Weston su nuevo hogar encaja aquí y realmente somos una comunidad internacional dado que todos llegan por la misma razón, por sus familias”.

Arlette nació en el sur de la Florida pero sus padres llegaron de Colombia en los años ochentas buscando la posibilidad de poder criar a sus hijos en un contexto de normalidad, algo que en su país, ahogado por el narcotráfico, les resultaba imposible pensar hacerlo.

“El panorama de esta ciudad es lindísimo, todo es verde y cuando uno llega siente que puede respirar. Los colegios son excelentes, tengo a mi niña en uno de ellos y no puedo estar más conforme. La gente es muy chévere, somos muchos hispanos los que vivimos acá y uno se siente muy bien, todos saben nuestro idioma. No pienso mudarme, mi niña tiene cinco años así que hasta que llegue a la universidad falta mucho tiempo” compartió la norteamericana en perfecto español.

Maria Fernanda llegó con su familia a los Estados Unidos escapando de la Venezuela de Hugo Chávez en 2010, al igual que muchos de sus compatriotas que lo hacen hoy día bajo el régimen de Nicolás Maduro. Junto con los colombianos que forjaron la ciudad en los noventas, hoy día aquellos provenientes de la nación bolivariana ocupan un triste primer puesto entre los extranjeros que llegan al sur de la Florida para forjar una nueva vida de cero.

“Al principio la incertidumbre es muy grande, llegar a un nuevo país con niños y tener que comenzar de nuevo. El hecho de contar con una comunidad de venezolanos ya asentada ayuda y mucho, además de las escuelas donde mis hijos pueden seguir hablando su idioma y aprender inglés con otros hispanos. A pesar de lo triste de la situación en nuestro país, Weston es un excelente sitio para formar una familia y ofrece la seguridad que hace tiempo nuestro país dejó de tener”.

Te puede interesar

Compartir