Inicio > Economía > Francisco Faraco: “La crisis comenzó a impactar a la banca”

Francisco Faraco: “La crisis comenzó a impactar a la banca”

Francisco Faraco por Gabriel Mendez-4

Francisco Faraco retratado por Gabriel Méndez

Por Víctor Salmerón

Atrás quedaron los tiempos en que las torres financieras navegaban sobre aguas tranquilas. Al culminar este año, la economía acumulará doce trimestres consecutivos en descenso, la inflación es la más alta en la historia del país y las ganancias son insuficientes para garantizar el adecuado crecimiento del patrimonio.

Francisco Faraco, experto en análisis de riesgo bancario, economista y quien durante décadas ha documentado el comportamiento del sistema financiero venezolano analiza la situación a profundidad. No duda en señalar que las autoridades deben monitorear muy de cerca la morosidad de los créditos y, los banqueros, a fin de sortear la crisis, negociar cuanto antes un recorte de personal y del número de agencias.

La inflación se traduce en un importante aumento de los gastos de personal en los bancos porque el gobierno intenta compensar el deterioro con decretos de aumentos de salario. Al mismo tiempo, hay un incremento relevante en el resto de los costos y  las tasas de interés están controladas. ¿Este entorno comenzó a golpear a la banca?
Los gastos de transformación en la banca (operativos y de personal) representan 4,5% del activo y son más importantes que el costo del dinero. Estos gastos están aumentando aceleradamente, mientras que las tasas de interés continúan congeladas. Entonces, es imposible que no se produzca un efecto relevante. La crisis comenzó a impactar. El último aumento de sueldos y de cesta tickets afecta notablemente al sistema. De haber estado vigente durante todo el primer semestre de este año, los bancos privados habrían registrado una caída de 34% en sus beneficios y tres institutos habrían cerrado sus libros en rojo.

¿Qué pueden hacer los bancos para amoldarse a esta situación?
Pensar que el gobierno va a permitir el incremento de las tasas activas (para préstamos) y que de esta manera se va a compensar este impacto sería iluso y, de ocurrir, el problema persistiría por el deterioro que habría en la calidad de la cartera de créditos. La banca necesita recortar sus gastos y para hacerlo tiene que cerrar una sección de la red de distribución, es decir, cerrar oficinas y reducir personal. Pero antes de hacerlo requiere la autorización de la Superintendencia de Bancos. Es algo que tiene que negociar con el Ejecutivo.

¿Qué ocurriría si no se produce este recorte?
Si el recorte no se lleva a cabo con el rigor y la rapidez necesaria, en el segundo semestre de este año vamos a rojo en el estado de resultados de una parte importante del sistema financiero.

Aunque la inflación y la recesión han empobrecido a las familias y golpeado a las empresas y al comercio, los créditos morosos no aumentan y se mantienen en menos de 0,5% del total. ¿Podría explicar por qué ocurre este fenómeno?
El 70% de los créditos está colocado en consumo y comercio. Y lo que vemos es un consumidor afectado por una inflación brutal y un comerciante golpeado por el desabastecimiento, la caída del consumo y el alza de los costos. Los indicadores de morosidad deben revisarse a fondo. La Superintendencia dice que la morosidad en la cartera de crédito es 0,49%. En estados Unidos, por ejemplo, es el triple de eso.

Francisco Faraco por Gabriel Mendez-1

Francisco Faraco retratado por Gabriel Méndez

¿La morosidad tan baja es uniforme en todo el sistema?
No. En los institutos pequeños y muy pequeños, que son 19 de los 32 bancos, es diez veces el promedio del sistema.

Se ha dicho que la baja morosidad obedece a que las tasas de interés reales son negativas, por ejemplo, la tasa para el financiamiento a través de tarjetas de crédito es de 28% y se proyecta una inflación mayor a 300%.
El problema es que hay una bicicleta en las tarjetas: el cliente tenía una tarjeta del banco A y cuando llegó al límite de endeudamiento buscó otra en el el banco B y luego fue al banco C. Los mecanismos de análisis de riesgo son sumamente laxos, entonces está cuajado un problema de grandes proporciones porque, cuando hay una elevada inflación, los clientes dejan de pagar. A esto se añaden cosas como que la mitad de la producción agroindustrial va a ir a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Es decir, los comerciantes tendrán menos productos para vender, menos caja, mientras que las ventas caen y el gasto de condominio se dispara. ¿Esto no va a afectar en mayor medida la capacidad de pagar a tiempo los créditos?

La Ley de bancos coloca un techo a los créditos al consumo. Establece que no pueden superar 20% del total y al cierre del primer semestre el promedio fue de 20,01%. ¿Se va a trancar este tipo de financiamiento?
Muy probablemente se va a seguir financiando el consumo a través de pagarés, con líneas de crédito.

¿Aunque se recurra a este subterfugio, qué va a pasar cuando la banca no pueda seguir entregando tarjetas de crédito porque llegó a ese límite?
Existe un gran conflicto de intereses, el regulador y supervisor tiene bancos que representan un tercio del mercado. Entonces, ha venido haciéndose el loco.

En muchos países hay banca pública y se maneja ese conflicto de intereses.
En otros países hay bancos del Estado, pero no con ese nivel de penetración. El Estado tiene un tercio del mercado en términos de activos, de la red y del personal. El Estado es hoy en día un tercio del sistema financiero.

El Estado es el principal cliente en términos de depósitos. ¿Cómo influye esto en el sistema financiero?
El gobierno está subsidiando a los bancos. Me explico: depositando grandes cantidades de dinero, el gobierno financia las adquisiciones de bonos de la deuda y de certificados de depósitos que emite el Banco Central. Los banqueros no toman un centavo del dinero del público para comprar bonos, sino que el gobierno provee todo el dinero que necesitan para comprarlos. Entonces, el gobierno es como alguien que tiene depositado 100 bolívares en un banco y pide un crédito por la misma cantidad. La banca adquiere los títulos de la banca pública con los depósitos del propio Gobierno.

¿Podría precisar por qué habla de que hay una colocación excesiva de fondos?
En el primer semestre, 59 de cada 100 bolívares que ingresaron al sistema financiero como nuevos depósitos provenían del sector público. Esta es una cifra brutal. Te endeudas a la tasa de interés más alta mientras dejas recursos en los bancos a la tasa más baja. Manejo menos profesional de la Tesorería que éste es muy difícil de imaginar.

Francisco Faraco por Gabriel Mendez-2

Francisco Faraco retratado por Gabriel Méndez

Mencionó que hubo una caída importante de las ganancias. ¿Esto no se traduce en menos recursos para aumentar el patrimonio y por ende en un menor índice de patrimonio respecto al activo?
Hablando en términos nominales (sin tomar en cuenta la inflación) en el primer semestre los beneficios aumentaron 63% respecto al mismo lapso del año pasado, mientras que el activo creció 91%.La consecuencia es que hubo una contracción del indicador de capitalización en la banca privada nacional y extranjera. Las ganancias están dejando de ser suficientes para autosustentar el crecimiento de la banca.

¿Qué debería estar haciendo la Superintendencia de Bancos en este momento?
Revisando a fondo la cartera de créditos y ordenando provisiones.

¿Cree que las autoridades están al tanto de lo que puede estar pasando en la banca?
No creo, porque de lo contrario no tomarían las decisiones que toman. Darle el monopolio de las operaciones en el DICOM y el DIPRO a los bancos del Estado no tiene sentido, no puedes darle el monopolio a un grupo reducido de bancos porque son tuyos, tienes que dejar que el agua llegue a todas partes.

El sector de seguros reportó pérdidas técnicas en el primer semestre. ¿Hay alguna posibilidad de que estos problemas se trasladen a la banca?
La conexión es mínima porque los bancos se fueron desprendiendo de las compañías de seguros.

En el  caso de que en Venezuela se realice un ajuste de calidad en la economía, ¿qué podría hacerse para que la banca no sea un impedimento para las reformas que necesita el país, que pasan por acabar con el control de cambio y ajustar las tasas de interés?
La situación actual es mucho peor que la que tuvimos en 1988. Las distorsiones, los desbalances son peores. También son mucho más graves que los que encontró el gobierno de Macri en Argentina. Hay que llegar a un acuerdo nacional para ir reduciendo los desbalances de forma gradual y en ese acuerdo tiene que estar la banca. Esa visión de que liberas los controles de un día para otro es una visión primitiva de lo que es un sistema económico.

¿Y qué podría hacerse en concreto con los bancos?
En ese contexto, en el de un programa de ajuste que busque restablecer el equilibrio de la economía, meterlos en terapia intensiva, monitorearlos diariamente y el banquero que no pueda que se vaya del sistema, que venda el banco. Además, en un momento como ese, el Estado tiene que nombrar supervisores bien preparados en la junta directiva de los bancos.

Te puede interesar

Compartir