Inicio > Economía > Inflación y escasez reducen alimentación de los venezolanos

Inflación y escasez reducen alimentación de los venezolanos

El hambre ha sido el tema más conversado dentro de la población venezolana en los últimos años en los que la escasez de alimentos ha ganado gran terreno. También ha sido uno de los aspectos más estudiados por consultoras y encuestadoras que en números han revelado la realidad de los hogares.

En un estudio realizado en el mes de agosto a 2.000 personas por la empresa More Consulting se demostró que el 47,9% de la población, que representa 14,4 millones, come solo dos veces al día mientras que solo 7,4 millones no han roto la tradición de las tres papas.

Políticos, sociólogos, médicos y hasta economistas se han dado a la tarea de denunciar los efectos de este nuevo régimen alimenticio del país.

César Figuera, economista, destaca que “la raíz de este grave problema de Estado es la falta de producción que reina y ha dejado al venezolano sin sustento. No se han aplicado políticas de inversión que devuelvan los productos a las neveras, y se ha agudizado la crisis, ya que ahora hay colas, pero no productos. Lo lamentable es que el sector salud tampoco está preparado para sobrellevar los problemas generados por esta dieta impuesta”.

Proteína animal se volvió exclusiva

El mismo estudio dividió estas respuestas en tres renglones de dieta en los que ubicaron a los que comen dos veces al día, pero incluyen o no proteína animal, ya que en los últimos meses se ha convertido en un lujo para gran parte de la población.

Incluso este tema ha sido abordado por diputados de la AN como Miguel Pizarro y José Guerra, este último comunicó que el consumo de carne de res pasó de 22 a 5 kilos por persona desde el 2012, similar con el consumo de leche, huevos, pescado y pollo.

Las amas de casa y carniceros del estado coinciden en que el 2016 se ha caracterizado por la compra de vísceras de res, al ser las más atractivas debido a sus precios que oscilan entre Bs. 1.200 y 1.800, mientras que antes eran desechadas por falta de comprador.

Con trueques es que resuelven

Un dolor de cabeza es lo que se ha vuelto para el venezolano conseguir comida, debido a que cada vez es más limitada.

More Consulting también arrojó que el 36,7% resuelve a través de intercambios o trueques, 37,8% dijo que en las redes de supermercados privados, 27,5% con los bachaqueros o buhoneros, 30,1% en la red pública de mercados, 13,6% con las bolsas de los CLAP, mientras que los residuos de negocios recibió 15,7%.

Hurgar en contenedores y adyacencias de los mercados se ha vuelto cada vez más común, lo que evidencia de manera alarmante una disminución de la calidad de vida.

Niveles de pobreza “son alarmantes”

El economista Figuera asegura que el empobrecimiento en el suelo criollo se ha generalizado a tal punto que difícilmente pueden clasificarse los estratos sociales en otra cosa que no sean no pobres, pobres y pobreza extrema.

“Me atrevería a decir que solo 1% forma parte de la casi extinta clase alta. La media ha bajado, pues antes era la gente que se daba lujos y ahora es la que con uno o dos ingresos en el hogar lucha por cubrir la canasta básica. El no poder ahorrar si quiera el 10% de lo devengado es ir rumbo a lo pobre”.

Según una encuesta realizada por Encovi los hogares con pobreza dieron un salto de 40% a 73% de 2014 a 2015, en el caso especial de pobreza extrema la cifra fue de 49,9%.

Aún no hay cifras oficiales para el año en curso, sin embargo “debido a los numerosos aumentos de salario, la inflación galopante y ahora la inclusión de rubros a precios dolarizados en el mercado hay seguridad que la tendencia fue a la baja. Los niveles de pobreza son alarmantes y no descartamos que más de la mitad de la población este en nivel extremo”.MEM/yg

Fuente: La Verdad de Vragas

Te puede interesar

Compartir