Inicio > Opinión > Enrique Meléndez: Una semana crucial

Enrique Meléndez: Una semana crucial

 

Durante el día viernes circuló por las redes sociales un mensaje que decía que, gracias a la excelente defensa, los narcosobrinos habían quedado absueltos: un año de guerra sucia por esos medios de comunicación, para terminar resultando inocentes los muchachos; un aplauso para Wilmer Ruperti; lo cual descompuso a más de uno. ¿Acaso aquí estaba metida la mano del G-2 cubano, como para aguarle la fiesta a quienes esperaban lo contrario, es decir, que resultaran condenados, como al final resultó?

Es así como funcionan los laboratorios de guerra sucia. Preparan el terreno como para que la opinión pública se confunda, y así haya una especie de ambigüedad, en cuanto a la información, y que lo pude percibir este sábado en la cola de una panadería; cuando la información que tenía una vecina sobre este caso, era que habían sido absueltos los sobrinos, y le volvió el alma al cuerpo, cuando yo le aclaré que eso era un malentendido; de modo que a pesar de que mucha gente a esta hora se ha dedicado a celebrar este acontecimiento, con la seguridad de que a los tercios le van a aplicar cadena perpetua el próximo 7 de marzo; todavía hay mucha gente con la duda, y es por eso que se dice que el G-2 cubano es muy efectivo, para crear bolas mediáticas; que le agüen la fiesta a cualquiera, y esto tomando en cuenta la situación en la que queda este gobierno.

Porque no fue poca cosa lo que dijo esta gente: se tomaban la libertad de sacar alijos de droga por la rampa presidencial del aeropuerto de  Maiquetía; algo que ya había dicho uno de los funcionarios de EEUU. Es decir, si Maduro no lo sabía peca de omisión. De todas formas esto es para destituir a la Casa Militar de Miraflores en pleno; porque ni uno de ellos fue capaz, aunque fuera de llevarle ese chisme: los sobrinos de Cilia están metidos en esta componenda con las drogas hasta los tequeteques, y si lo sabía entonces estamos ante un verdadero narcoestado; pues hasta la figura del primer magistrado está involucrado en el negocio, y el llamado segundo de a bordo del régimen, como es Diosdado Cabello, también sale salpicado, incluso, más que el propio Maduro; pues lo que ha trascendido, que se oyó de parte de los Flores durante el juicio, es que ellos responsabilizan a Cabello de muchas situaciones relacionadas con el tráfico de drogas. ¿Hasta qué punto es cierto que él es el jefe del cártel de Los Soles? Lo que se dice es que en Colombia se produce la droga, y en Venezuela Los Soles se encargan de distribuirla por el mundo entero; que es lo que desprestigia a continuación a nuestras fuerzas armadas; que están cargando con este bacalao, que sólo es negocio de unos pocos, y que son los que mantienen a Maduro en la presidencia. Pero esos pocos están asesorados por el G-2 cubano, y así, con Maduro por mampuesto, han podido sortear situaciones difíciles; jugando siempre a la filosofía del si pierdo, arrebato, hemos llegado a este cabo del año en la más completa desesperanza.

Imagino que Maduro debe moverse con mucha cautela, alrededor del mundo de ahora en adelante, visto su nivel de complicidad en este asunto; aun cuando por el momento está protegido por su inmunidad presidencial; que es lo que da pie, para poner de nuevo sobre el tapete el tema de su renuncia; partiendo de la circunstancia de que su condición legal queda en entredicho, y que es lo que le da un carácter de inestabilidad a su régimen; dado el deterioro de su imagen, sobre todo, a nivel internacional, pues en el plano nacional cuenta con el sostén de las bayonetas; lo que nos hace pensar en aquel entonces presidente Ernesto Samper, a quien se le ligaba también con el narcotráfico o el famoso presidente panameño Manuel Noriega; tan estrafalario como Maduro en su forma de ser, a propósito de la actitud temeraria, con que retaba a EEUU, y cuyo triste final implicó una de las intervenciones armadas del gigante del Norte en el continente, al ser secuestrado en el palacio presidencial de Panamá por tropas de ese país, y luego llevado a la fuerza a su territorio; donde fue juzgado y condenado.

Por lo demás, esta será la más oportuna fecha para desengavetar el proceso del juicio, que se seguía contra Maduro por la Asamblea Nacional, que fue levantado, a propósito de la Mesa de Diálogo, y así se acaba tanta pelea contra la MUD; que, francamente, nada puede hacer frente a una clase gobernante que le juega la filosofía del arrebato, y que no exhibe una conducta honorable frente al tablero del juego, puesto que hay demasiada mala fe en su espíritu, y que, en efecto, juega a ganar tiempo, en forma descarada, al presentarse a los diálogos; teniendo presente, además, que obvia las condiciones de penuria, que vive el pueblo venezolano; donde se reportan casos de niños que están muriendo por desnutrición, y todavía esta clase gobernante lo niega, y esto sólo para permanecer en el poder y sólo por la voluntad de las mafias; que son las que obligan a Maduro a hacerlo, a pesar de que incluso en los propios predios del chavismo se admite que esta situación no es sino producto de una política económica fracasada aquí y en el mundo entero; se repite, y la que está diseñada sólo para el beneficio de una casta privilegiada de venezolanos; de modo que sectores como Juan Barreto, Germán Ferrer, los militares del 4F y del 27N, constituyentes-99 claman hoy en día por la renuncia de Maduro.

En ese sentido, se habla hasta de un allanamiento a la inmunidad parlamentaria de Cilia Flores; cuya iniciativa promete convertirse en una situación candente, para la semana que comienza; sobre todo, porque asimismo continuarán llegando versiones de lo que dijeron los narcosobrinos en los interrogatorios, que salpicarán a más de uno del entorno de Maduro; al igual que ha sucedido con el caso de Diosdado Cabello; puesto que a él lo señalan como el jefe de Los Soles, pero que no está solo en el asunto, por lo que la situación de la pareja presidencial se comprometería más.

 

Te puede interesar

Compartir