Inicio > Economía > Alarmante: Ocho de cada 100 venezolanos come de la basura

Alarmante: Ocho de cada 100 venezolanos come de la basura

Ver familias enteras buscando alimentos en los container de basura o en las esquinas donde se acumulan bolsas con desechos de comida, es un escenario que se repite en toda Venezuela. Para Luis Pedro España, sociólogo y director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Ucab, “en la mañana hay una batalla por la basura en todas las ciudades del país”.

Las cifras hablan de que el ocho por ciento de los venezolanos come alimentos desechados por otras personas. Para el experto, este número es “escandaloso” y muestra el deterioro social que se agravó en los últimos tres años. “Una de las cosas más asombrosas es que llevamos tres años seguidos de recesión y vamos para un cuarto año que será el 2017 con toda seguridad. Lo que sorprende a todos los venezolanos es que ya llega al nivel de negligencia del Gobierno, porque no hace nada diferente por mejorar esta situación”.

En el caso puntual del estado Zulia, el 75 % de sus habitantes come una o dos veces al día. Mientras que a escala nacional 24 millones de personas comen una sola vez al día. Mientras que el porcentaje de la gente que abre las bolsas de basura para ver qué consigue de comer, agrupa a cinco millones de venezolanos, y en el Zulia quinientas mil personas.

“Las decisiones políticas hacen a los venezolanos más pobres”, sentenció el especialista, quien desglosó en 80 por ciento la pobreza de ingreso y la pobreza estructural en 35 por ciento. “Hay cinco millones de venezolanos que tienen aún la manera de mantenerse por encima de la línea de la pobreza, pero todos nos hemos empobrecido y eso seguirá aumentando”.

Pobreza extrema

En el caso de la pobreza extrema, España señaló que el Gobierno muestra una actitud “absolutamente insensible y no hace nada para resolver el problema”. En este sentido, basado en sus estudios recientes: “El hambre y la pobreza es un problema político, ya no es un problema social o económico, sino esencialmente político y eso significa que hasta que no cambie el Gobierno, no van a cambiar las políticas y tampoco la situación”.

La pobreza extrema se ubica en el último mes en 20 por ciento. Ya no solo mueren niños o ancianos por causas relacionadas con la alimentación, sino que las muertes son una causa directa de la desnutrición. “Eso debería mover la sensibilidad de cualquier gobierno que diga que está a favor del pueblo, pero es absoluta indolencia. Mientras las políticas públicas se sigan manejando así, vamos a seguir comiendo de la basura por tener hambre”.

Hambre infantil

Juan Pablo Guanipa, diputado de la Asamblea Nacional, califica la realidad venezolana de “dramática” al referirse a los hospitales de Maracaibo. “En el hospital Chiquinquirá se están muriendo los niños porque no tienen comida”.

La realidad del país cambió tanto, que incluso los dueños de restaurantes modificaron sus hábitos para deshacerse de la comida sobrante. “Se están poniendo de acuerdo para evitar lanzar los desechos a la basura y entregárselas directamente a la gente para que por lo menos les llegue menos contaminada”.

Guanipa, creador del programa Juntos Contra el Hambre, informó que al menos 60 niños asisten a diario a consulta en el Hospital de Niños de la ciudad sin nada en el estómago. “Ayer, los niños no desayunaron. Eran aproximadamente 60 niños y sus padres. Por eso les llevamos 100 desayunos”.

En las empresas igualmente se ven cambios importantes en el comportamiento de los empleados. Gilberto Gudiño Millán, director de Consecomercio, informó a este rotativo que el grueso de los empleados sacrifica el desayuno o el almuerzo para “asegurar” una comida en casa. “Estamos viviendo una situación compleja. Hay casos donde los empleados no comen”.

El también presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del Estado Zulia, reveló: “En las carnicerías la gente pide los pellejos y los retazos de lo que sobra, y en las panaderías compran los retazos de queso”. Reiteró que el consumo de proteína se agudizó en el último trimestre.

Fuente: La Verdad

Te puede interesar