Inicio > Cultura > Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

Tener los dientes amarillos puede deberse a muchos motivos.

El sarro, por ejemplo, es la acumulación de alimentos y residuos en el “límite” entre las encías y la parte de atrás de las piezas dentarias que son rugosas.

En este artículo te contamos cómo eliminarlo de forma natural.

Qué saber sobre el sarro

Esas manchas o costras que se acumulan detrás de los dientes están formadas por alimentos y sales minerales de la saliva.

La superficie rugosa de las piezas se convierten en el hábitat perfecto para estas partículas y desechos. De esta manera se repite un ciclo de formación y acumulación de sarro.

Es fácil advertir su presencia, ya que es de color amarillo y de aspecto rugoso al tacto. Es bueno saber que, más allá de un problema estético, el sarro interactúa con ciertos alimentos, desprende un ácido y produce caries.

El consumo de café, refrescos o té así como también fumar o beber alcohol ocasionan manchas en los dientes y fomentan la aparición de sarro.
Lo mismo sucede cuando no nos cepillamos como corresponde.
Un tercer motivo es la predisposición genética.

Remedios caseros para el sarro de los dientes

La técnica más eficaz para eliminar el sarro crónico es hacer una visita al dentista para que realice una limpieza profunda.

Si no hay demasiada acumulación o debemos esperar hasta la consulta con el profesional, podemos aprovechar las bondades de ciertos remedios caseros:

Bicarbonato de sodio

Muchas personas lo usan como dentífrico natural y se trata de una receta casera antigua para mantener los dientes limpios y blancos.

Si nunca lo has probado te aconsejamos que lo mezcles con agua, ya que puede ser bastante salado o de sabor desagradable.

Ingredientes
1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
1 cucharadita de sal (5 g)

Preparación

En un recipiente coloca el bicarbonato y la sal.
Moja el cepillo de dientes con agua tibia.
Remoja las cerdas en la mezcla de bicarbonato y sal.
Cepilla como haces todos los días, pero prestando más atención a las áreas con sarro.
Repite, al menos, 2 veces al día (mañana y noche).

Limón

Es otro de los blanqueadores dentales por excelencia. Ten cuidado y úsalo únicamente durante la noche, porque el contacto con el sol puede provocar más manchas.

El ácido del limón a su vez podría dañar o debilitar las piezas dentales; por lo tanto, deberás usar esta receta como máximo una vez a la semana.

Ingredientes

El jugo de ½ limón
½ taza de agua tibia (125 ml)

Preparación

Calienta el agua y exprime el limón.
Coloca el agua y el jugo en un vaso o taza y remueve.
Haz buches por toda la boca antes de irte a la cama.
Enjuaga con un poco de agua tibia para que no te quede el sabor ácido.

Agua oxigenada

En tercer lugar tenemos este elemento que no puede faltar en ninguna casa y que sirve para aclarar los dientes y eliminar el sarro.

Puedes usar este remedio casero hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado normal.

Ingredientes
¼ taza de agua tibia (62 ml)
2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml)

Preparación

Coloca agua tibia en un vaso y agrega el agua oxigenada.
Remueve bien y enjuaga la boca haciendo buches durante 1 minuto.
Escupe y limpia con agua fresca.

Semillas de sésamo

Son ideales para desprender la suciedad acumulada de los dientes. ¡Y además es una técnica muy simple!

Solo precisas un puñado de semillas de sésamo, las cuales masticarás durante dos minutos.
No las tragues pasado ese tiempo.
Luego usa el cepillo seco y frota en todas las piezas dentales.
Para terminar enjuaga con una buena cantidad de agua.

Perejil

Esta hierba aromática que se usa en cientos de platillos tiene la capacidad de desprender el sarro que se ha acumulado detrás de los dientes.

Ingredientes

1 puñado de hojas de perejil (20 g)
1 cucharada de agua (10 ml)

Preparación

Lava y pica bien las hojas de perejil.
Mézclalo con el agua hasta formar una pasta.
Colócala sobre los dientes y deja que actúe unos minutos.
Enjuaga con suficiente agua tibia.

Frutas para eliminar el sarro de los dientes

Algunas de ellas tienen la capacidad para blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro adherido hace tiempo.

Para que este método resulte deberás consumirlas crudas y morderlas (no cortarlas con cuchillo).

La manzana, el melón y la fresa son tres alternativas perfectas para tener las encías sanas, evitar la acumulación de alimentos y prevenir el sangrado que aparece con el cepillado.

La primera debes comerla con cáscara. Son un limpiador excelente (sobre todo después de las comidas).

También puedes hacer un “cepillado de fresas” muy simple.

Ingredientes

2 fresas

Preparación

Corta las fresas en rebanadas.
Frota sobre los dientes durante 7 minutos, sin olvidarte la parte de atrás.
Enjuaga con abundante agua tibia.
Repite este procedimiento todos los días antes de dormir.
Por su parte, los tomates actúan de forma similar a las fresas. Corta uno en rebanadas y frota sobre los dientes. Deja pasar 5 minutos antes de consumir cualquier comida.

Otra receta interesante consiste en frotar la parte interna de la cáscara de ciertas frutas: naranja y plátano para ser más precisos.

¡No las arrojes a la basura y aprovéchalas para quitar el sarro de tus dientes!

Fuente: Mejor con salud

Te puede interesar

Compartir