Inicio > Política > Néstor Francia / Análisis de Entorno: La pólvora mojada (24-11-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: La pólvora mojada (24-11-2016)

En la comedia del cine estadounidense “Mentiroso mentiroso” (Liar liar, en inglés), protagonizada por Jim Carrey, un hombre sufre un hechizo que le impide por algún tiempo mentir y le obliga a decir solo la verdad, lo cual desata una serie de enredos y situaciones cómicas. A la oposición venezolana parece ocurrirle lo contrario: su maldición es verse impedida de hablar con la verdad y actual consuetudinariamente como mentirosa compulsiva.

Dicen que la mentira tiene las patas cortas, pero esto no le importa mucho al mentiroso patológico. Nunca reconoce que ha mentido ni se arrepiente, ni se disculpa. A veces hasta se cree sus propias invenciones y, si no, las justifica de alguna manera. Veamos el caso de ayer.

La oposición regó por distintos medios que el Gobierno había decidido abandonar la mesa de diálogo. Fue una verdadera cayapa contra la verdad, una canallada más que pretende manipular al pueblo y adentrarlo en una terrible realidad virtual en la que solo se avizora conflicto y violencia.

La cosa empezó con una declaración ofrecida ayer por Chuo Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, a medios internacionales: “Puedo confirmar que el Gobierno, de manera irresponsable, congeló el proceso de diálogo al dejar de asistir a dos reuniones de la comisiones técnicas convocadas para anoche”. Si acaso fuese cierto lo de la inasistencia ¿por qué de manera tan expedita se asimilaría esto a un congelamiento del diálogo?

Más tarde, el irresponsable Capriles Radonski (en este caso sí cabe plenamente el calificativo), “informó” al país que el Gobierno había decidido salirse de la mesa de diálogo. Dijo haber recibido y confirmado esta información de parte de los ex presidentes que participan como acompañantes internacionales en el proceso de diálogo político, pese a admitir que… ¡no habló directamente con ellos! (¿?).

Muy pronto se alborotó el avispero de los opositores y salieron distintos voceros, crédulos y acaso felices por creer que el Gobierno les había hecho un gran favor, al sacarlos del entrampamiento en el que se encuentran, atascados entre la obligación del diálogo y el fracaso recurrente de la conspiración.

El diputado adeco Freddy Valera sentenció que “La disolución de la Mesa de Diálogo por parte de Maduro, evidencia el carácter dictatorial del régimen y profundiza aún más el aislamiento que viene sufriendo Venezuela de la comunidad internacional”.

Otro, el diputado de Primero Justicia Tomás Guanipa, envalentonado por las mentiras de Capriles, fanfarroneó emplazando a los facilitadores internacionales: “Hoy queremos emplazar a los mediadores para que digan si es cierto o falso que la razón de pararse de la mesa es o no es el debate que ayer se dio en la AN sobre familiares de importantes personajes de este gobierno condenados por tráfico de drogas”.

El secretario general de Primero Justicia en el estado Carabobo, Armando Amengual, también puso lo suyo y opinó que la “huida” del Gobierno de la mesa de diálogo demostraría que “esta es una lucha entre democracia y dictadura, entre el bien  y el mal”, y celebrando a destiempo agregó que Maduro habría quedado “en evidencia frente al mundo”.

Otro más, el “dirigente” de Voluntad Popular en Carabobo, Salvatore Lucchese: “El gobierno se quitó la máscara ante la Santa Sede, porque ya nosotros los conocemos y sabemos quiénes son y qué esperar de ellos. Lo que querían era que la gente se desmovilizara y que la Asamblea Nacional no cumpliese con sus funciones constitucionales. ¿Qué pretendían, que se pasase bajo la mesa el caso de los narcosobrinos y la sentencia emitida en contra de ellos? ¿Que la Asamblea dejase de legislar? ¿Qué no hablasen de la corrupción en PDVSA?”. Y así, unos cuantos más de la derecha vociferaron opiniones parecidas.

La verdad, cuesta creer que esta gente, con relaciones tan complicadas entre ellos, se haya puesto de acuerdo para montar este show. Esto parece más un barranco que puso allí Capriles en su incurable exhibicionismo ambicioso, por el que los demás rodaron creyendo que el Gobierno les había hecho un gran favor. Porque ahora el diálogo va a continuar y les costará mucho más salirse de él después de todo lo que dijeron ayer. De aquí a pocos días la mentira de Capriles solo será un mal recuerdo para ellos y estarán más entrampados que nunca.

Anoche mismo, nuestro Presidente, de lo más orondo y celebrando su cumpleaños, se retrató al lado de Rodríguez Zapatero y confirmó que el diálogo sigue y avanza: “La mesa de diálogo sigue avanzando, se irá consolidado y recibiremos el año con una mesa de diálogo fortalecida”. Por su parte, el ex presidente español afirmó que “Debo felicitar al presidente por su cumpleaños y por su afirmación de compromiso con la mesa de diálogo”

Por supuesto, la derecha ahora trata de corregir la barrabasada apelando a nuevas mentiras, y posicionaban anoche la idea de que Maduro “reculó” por presiones de los mediadores. Todo esto que ocurre, esta especie de espectáculo de mal gusto que dan todos los días los opositores, solo confirma el muy mal momento político que atraviesan. Acaso tratarán de quemar en los próximos días sus últimos cartuchos del año. Lo malo para ellos es que la pólvora está mojada.

Te puede interesar

Compartir