Inicio > Opinión > Los Domingos de Eleazar Díaz Rangel: El cambio de poder

Los Domingos de Eleazar Díaz Rangel: El cambio de poder

Reciente editorial del Washington Post afirmaba que durante el gobierno de Donald Trump, Estados Unidos perderá el liderazgo mundial que ha mantenido durante 100 años, desde el comienzo de la II Guerra Mundial. Si el famoso diario estadounidense tiene razón, es buena la oportunidad para aclarar que no es un liderazgo de 100 años, sino de 200.

Expliquemos. Según Market Watch, Francia y España fueron reemplazados por Gran Bretaña en 1815, “a partir de la batalla de Waterloo” y de la quiebra de la economía francesa. A su vez, Inglaterra fue gradualmente desplazado por Estados Unidos. “A través de la historia, el poder político y militar han dependido siempre del poder económico. Gran Bretaña fue el motor del mundo hasta que su poder económico colapsó. Los previos poderes hegemónicos del mundo, como Francia y España, corrieron la misma suerte”, dice en su artículo Brett Arends en Market Watch de hace dos años.

La pregunta pertinente ahora es: ¿por qué y cómo se produce esa pérdida de liderazgo? La respuesta del Post es unilateral, pues todo lo atribuye al futuro gobierno de Trump. Olvida que se ha venido desarrollando un proceso de descomposición y de deterioro de EEUU. El presidente Chávez, antes que ningún mandatario latinoamericano, en varias ocasiones planteó la desaparición del unilateralismo, y se pronunció por un mundo multilateral, que es lo que ha venido ocurriendo, aunque no lo vean en Washington.

¿Quién asume esas posiciones que comienza a perder Estados Unidos? ¿China? ¿Alemania? ¿Rusia?

Regresemos al informe de Market Watch de diciembre de 2014, según el cual “…en términos económicos reales China producirá este año 17,6 billones de dólares comparados con los 17,4 billones de Estados Unidos” (se supone que hoy en día debe ser mayor la diferencia).

El informe sigue: “China ahora significa el 18,5% de la economía mundial en términos de poder de compra comparada con 16,3% de Estados Unidos”. En 2013, China había superado a EEUU en términos de comercio global, lo que permitió asegurar que China es la primera potencia mundial desde octubre pasado” (2014). Sencillamente, lo que ocurría era un “terremoto político” que pocos advirtieron.

Un libro aparecido en 2006, China, S.A., de Ted C. Fishman, descubre “cómo la nueva potencia industrial desafía al mundo” y, desbordado como está de datos de interés, les muestro este:

“Un recuento reciente de los alumnos de chino en los centros de secundaria (en EEUU) revelaba que solo había 56 mil alumnos, mientras que en China hay tantas personas que aprenden inglés como segunda lengua como personas que hablan inglés como primera lengua en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña juntas”. ¿Cuál es el país que mira al futuro?

Los cambios ocurridos en China eran de tal naturaleza cuando Den Shiao Ping asumió el poder, que el escritor cubano Lisandro Otero afirmaba hace algunos años que “en la actualidad, solamente un tercio de la economía se encuentra bajo control del Estado”, casi todo lo demás lo dominan las transnacionales, que a vuelta de equis años deben traspasar todo al Estado chino.

El caso es que China comienza a sustituir a EEUU como potencia económica, y que la transición no solo será lenta, tal es el poder político, militar y tecnológico que conserva EEUU, sino porque las condiciones de la geopolítica han cambiado tanto que ya es imposible que pueda existir alguna potencia unilateral.
El mundo se ha vuelto multilateral y cada vez con más firmes perfiles.

Fidel en Caracas

Después del ascenso de Hugo Chávez al poder, Fidel Castro visitó Venezuela más que a ningún otro país. Pero también Venezuela fue el primer país donde estuvo en su primer viaje fuera de Cuba; lo hizo en marzo de 1948, como promotor de un congreso estudiantil continental que debía celebrarse en Bogotá, simultáneo con una conferencia panamericana donde se fundaría la OEA.

Aquí en Caracas se reunió con una comisión de jóvenes de AD, coordinada por César Rondón Lovera, y luego fue entrevistado por Omar Pérez para el diario El País.

El presidente Rómulo Gallegos lo recibió en La Viñeta, residencia presidencial vacacional, donde obtuvo garantías de la asistencia de una delegación venezolana.

Seguidamente partió hacia Colombia, donde el 9 de abril, cuando debía entrevistarse con el líder liberal Jorge Gaitán, este fue asesinado y generó la indignación popular que se expresó en el Bogotazo que casi destruye la ciudad. Aparece en una foto en plena convulsión, y fue señalado, junto a los comunistas (¡como siempre!), como autores del levantamiento.

¿Qué decían que sucedería a la muerte de Fidel? Que se acabaría la revolución, que habría estallidos sociales, acciones populares desestabilizadoras, etc… Nada ocurrió. Otro de sus méritos fue lograr que esa transición se desarrollara pacíficamente y con más fuerzas para impulsar la revolución.

Creo que es a la Defensoría del Pueblo a la que le corresponde una ojeada por algunos tribunales de menores. Trasciende que opera una mafia que descaradamente cobra hasta Bs 300 mil por la autorización a un menor para viajar.

Supongo que haber escogido el 6 de diciembre para la tercera Mesa de Diálogo, no lo hicieron para celebrar el aniversario de las elecciones parlamentarias que ganó la oposición.

Pocos políticos tan polémicos como Luis Miquilena. Desde joven, como líder autobusero, hasta su múltiple militancia comunista en tres partidos, y después de años de prisión en la dictadura, reaparece en 1958, con URD, y años más tarde, al lado de Hugo Chávez en el MVR, hasta su ruptura en 2002. Fui su amigo, compartimos calabozos en el cuartel San Carlos, y por última vez hablamos en el velorio de Manuel Quijada.

Nueva reunión del Consejo de Defensa de Unasur, pero como en otras ocasiones sus resultados son confidenciales, secretos, no se divulgan. ¿De dónde ese secretismo si los servicios de inteligencia de países con gobiernos no amigos (Brasil, Argentina, Paraguay, Chile, Perú y Colombia) los conocerán, pero para los venezolanos son secretos?

Les extrañará saber que Donald Trump tuvo una reunión con los más importantes medios, y cuando todos creían que buscaba la reconciliación, les hizo las más duras críticas que pueden hacerse a tan poderoso sector. Pero las agencias no han dicho nada.

Guardar

Guardar

Guardar

Te puede interesar

Compartir