Inicio > Política > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Venezuela, líder histórico de la OPEP (01-12-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Venezuela, líder histórico de la OPEP (01-12-2016)

Con la victoria obtenida en Viena por Venezuela, se ha rescatado una vez más el espíritu original de la OPEP, que establece en sus estatutos que la organización “prestará en todo momento debida atención a los intereses de las naciones productoras y a la necesidad de asegurar un ingreso estable a los países productores” y se reafirma el papel de liderazgo histórico de Venezuela, vigente desde su fundación (al margen de las inconsecuencias de los últimos gobiernos de la Cuarta República), tal como veremos más adelante en este Análisis.

Resumamos las buenas noticias, antes de seguir adelante: la OPEP alcanzó en Viena un pacto para reducir su producción de petróleo hasta 32,5 millones de barriles diarios a partir del 1 de enero, lo que supone retirar 1,2 mbd respecto al nivel del pasado octubre. Esta decisión supone una especie de nuevo renacimiento de la organización, después del suscitado a principios del siglo XXI gracias a Hugo Chávez, pues se trata del primer recorte en los últimos ocho años, luego del aplicado por el bloque en diciembre de 2008 en Orán, Argelia, donde se acordó sacar del mercado 2,2 millones de barriles diarios. Las consecuencias del acuerdo se han hecho sentir de inmediato, pues el precio del petróleo se disparó ayer en los mercados internacionales. El barril de petróleo Brent para entrega en enero cerró en el mercado de Londres en $50,47, un incremento de $4,09 frente a la última negociación, cuando acabó en 46,38 dólares. Por su parte, el precio del petróleo de Texas (WTI) cerró en $49,44 el barril, lo que representa un alza de $4,21 respecto al cierre de la última sesión.

Cuando el presidente Maduro emprendió a principios de 2015 su campaña admirable por la recuperación de los precios del petróleo, la derecha criolla y su canalla mediática lo sometieron a escarnio y difamación. Un botón de muestra es cómo reseñaba entonces El Nacional la gira del presidente por 11 países petroleros: “El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a Caracas sin logros concretos que mostrar al país, luego de una gira internacional de 11 días cuya autorización por parte de la Asamblea Nacional todavía es motivo de controversia y que costó más de 1,3 millones de dólares a las finanzas públicas”.

Ha sido una tarea larga y titánica la del Presidente, que insistió con tesón hasta que se ha logrado el acuerdo. Tal como afirmó el ministro para el Petróleo y Minería de Venezuela, Eulogio del Pino, el acuerdo de la OPEP es “un logro más para la revolución y del presidente Maduro que nunca desistió en la defensa del precio del petróleo…Hoy vemos el resultado de la gran jornada de trabajo de Venezuela en defensa del precio justo del petróleo”.

El victorioso presidente venezolano expresó: “Felicito y agradezco a nuestros socios de la OPEP por el importante acuerdo que hemos llegado el día de hoy para estabilizar el mercado… Dos años de esfuerzos para recuperar el mercado y lograr precios justos, realistas y estables. Agradezco también a los países no OPEP”.

Al nivel internacional, hay reacciones que certifican la trascendencia del acuerdo. El analista de ETX Capital Neil Wilson afirmó que “La OPEP ha desconcertado a aquellos que no lo veían posible”. Y Jasper Lawler, analista de CMC Markets: “La cooperación parece haber vencido a la competencia. Incluso Irak ha  aceptado recortar las extracciones, a pesar de las dificultades que afronta el país por la lucha contra el Estado Islámico”.

Otro logro es la decisión de los miembros de la OPEP de crear un comité financiero que permitirá evaluar el desarrollo del mercado de hidrocarburos. Kuwait, Venezuela y Argelia son los países que integran el Comité Monetario Ministerial, que así se denomina la instancia.

Tal como decíamos, es imposible no señalar, una vez más, el papel de destacado liderazgo de Venezuela en los momentos cumbres de la OPEP. En la constitución de la organización jugó un papel fundamental un venezolano, Juan Pablo Pérez Alfonso, considerado uno de los padres de esta influyente alianza. Tanto es así que en 1967, después de siete años de su creación, uno de sus fundadores, el jeque Abdullah Al Tariki, llegó a afirmar que “sin los venezolanos para mantenerla en pie, la OPEP habría fallecido hace largo tiempo”.

A finales de la década de los noventa, la producción de crudo de Venezuela y el resto de los países miembros de la OPEP estuvo muy por encima de las cuotas establecidas por la organización, lo cual originó una caída sustancial en los precios del barril y amenazó la estabilidad económica y social de las naciones productoras y exportadoras de petróleo. A juicio del economista Luis Matos, la cumbre del 2000 en Caracas permitió mostrarle al mundo que Venezuela había dejado de ser un “caballo de Troya dentro del seno de la OPEP, tal y como fue su rol durante la cuarta República, en donde los Gobiernos y la tecnocracia de PDVSA se aliaron con los grandes compradores y consumidores de petróleo, como Estados Unidos, Francia e Inglaterra, para inundar el mercado de crudo y asegurar precios bajos”.

Aquella Cumbre de Caracas se realizó por obra y gracia del gigante Hugo Chávez. Ese encuentro, que tuvo lugar en la capital venezolana entre el 27 y 28 de septiembre de 2000, contribuyó a reafirmar el compromiso de la organización de suministrar el crudo de manera segura y a precios justos. La reunión se produjo 25 años después de la efectuada en Argel (Argelia) en 1975 y correspondió a la iniciativa de Chávez de defender el derecho de los países productores de petróleo a efectuar el manejo soberano de sus recursos, frente a las acciones desestabilizadoras de las grandes naciones consumidoras de energía.

La primera gran gira internacional de Chávez fue precisamente un viaje por los países de la organización para invitar personalmente a los jefes de Estado a asistir a la II Cumbre en Caracas. Con su política petrolera, Hugo Chávez contribuyó de forma decisiva a sacar a la OPEP de una profunda crisis y a elevar los precios del petróleo en cerca de un mil por cien durante sus mandatos.

Ahora, Nicolás Maduro toma el relevo en ese liderazgo, comandando una nueva resurrección de la OPEP. Así es que se gobierna.

Te puede interesar