Inicio > Cultura > Vaiana, una princesa de armas tomar

Vaiana, una princesa de armas tomar

  • Disney homenajea a los pueblos del Pacífico Sur y sus culturas milenarias con un filme de aventuras protagonizado por una guerrera polinesa

Tras cuatro décadas en Disney, con títulos como La sirenita (1989), Aladdin (1992), Hércules (1997) o Tiana y el sapo (2007), la pareja de directores que conforman Ron Clements y John Musker vuelve a la carga con Vaiana, otra joya concebida en el estudio de animación más legendario. “No parece que hayan pasado 40 años, ya que apenas hemos cambiado”, bromea Ron Clements (Sioux City, Iowa, 1953). “Vaiana es una aventura oceánica de la que nos sentimos orgullosos de formar parte”, añade John Musker (Chicago, 1953).

JOSÉ IGNACIO CUENCA desde LOS ÁNGELES

“Nos inspiramos mucho en un viaje que hicimos al Pacífico Sur”, explica Musker. “Una de las cosas más importantes que descubrimos es el orgullo que sienten sus habitantes al ser los primeros grandes navegantes a través del océano. Antes incluso que los vikingos, cuando mandaron sus barcos a lugares tan distantes como Nueva Guinea, Fiji o Samoa. Por si fuera poco, lo hicieron sin instrumentos de navegación, guiados sólo por la corriente y su conocimiento de las estrellas. Es uno de los logros más extraordinarios de la Historia”.

Maui y Vaiana en un fotograma de la película ‘Vaiana’.

“Otra de las cosas que aprendimos al hablar con los expertos que consultamos”, recuerda Clements, “es que parece que este proceso migratorio se detuvo por algún motivo hace unos 3.000 años durante alrededor de un milenio. El problema es que, como es una cultura oral, nadie entiende hoy por qué se detuvo. Un misterio que incorporamos a la historia con nuestra explicación de fantasía“.

El personaje principal de la película es la joven Vaiana, descrita por Musker como “una chica valiente, fuerte, inteligente y voluntariosa, de grandes ideas. Ha sido un personaje muy entretenido de escribir y llevar a la gran pantalla; primero, en storyboards, después en animación. Ella es el corazón y el alma de nuestra película; la persona que siente que el océano la llama y cuyo ADN la empuja a ser una exploradora aunque Tui, su padre, esté en contra”.

“Tui”, continúa Ron Clements, “tiene una regla sencilla y fundamental que aplica a rajatabla: nadie puede ir más allá del arrecife de coral que rodea la isla. Es tan peligroso que ningún habitante de la isla lo ha hecho en años. Por tanto, el principal objetivo de Tui es proteger a su gente y, en especial, a su hija Vaiana”.

Un pueblo navegante

Pero Tala, la abuela de Vaiana, tiene un punto de vista distinto, ya que piensa que su pueblo ha perdido una parte de su identidad al huir de la navegación. Tala es una cuentacuentos que, desde que Vaiana era una niña, le ha revelado la leyenda del semidiós Maui, que robó la piedra preciosa que representaba el corazón de la diosa Te Fiti. Será de hecho Tala quien un día le desvele a su nieta la verdadera historia de su pueblo. En palabras de Clements: “la lleva a una cueva en la isla donde por fin Vaiana entiende quiénes son de verdad y por qué siente esa irresistible atracción hacia el océano”.

El monstruo de lava en la película ‘Vaiana’.

“Vaiana se entusiasma al descubrir que en realidad son viajeros”, continúa Musker. “Es entonces cuando entiende que ella también tiene la misión de surcar el océano. Su abuela le entrega el corazón de Te Fiti, ofrecido por el propio mar a su nieta, y la anima a embarcarse en la misión de encontrar a Maui y convencerla para que devuelva esta piedra preciosa a su lugar de origen antes de que sea tarde, ya que así retornaría la paz al océano”.

Con su último aliento, Tala le pide que salga en busca de Maui. Algo que hace la chica para descubrir que las cosas van a ser una poco más complicadas de lo que había imaginado, ya que el semidiós termina siendo un ser algo arrogante y ególatra. Otro personaje es el gallo Heihei, que acompaña a Vaiana en su odisea, descrito por Musker como: “¡probablemente uno de los personajes menos inteligentes de la historia de Disney! Tras superar una terrible tormenta, Vaiana y Heihei desembarcarán en una isla donde conocerán a Maui”.

Vaiana terminará convenciendo a Maui a unirse a ella y, juntos, se embarcarán en una fantástica aventura llena de obstáculos y peligros con la misión de restablecer el corazón de Te Fiti. Entre los enemigos con los que se cruzarán están los temibles piratas de coco conocidos como Kakamora que, como bien explica Musker, “parecen muy monos, pero no lo son. ¡Más bien todo lo contrario! Yo creo que para esa secuencia nuestro animador principal se inspiró en la última película de Mad Max“.

Y prosigue: “En esa relación entre esta joven llena de ilusión y energía y este semidiós tan ególatra se encuentra el corazón de la película. Ambos se enfrentan a grandes peligros, como el cangrejo gigante Tamatoa. Pero juntos se ayudarán a encontrarse también a sí mismos. En el fondo, la historia habla de identidad y de la importancia de descubrir quiénes somos de verdad y aceptarlo”.

En EEUU, la película se estrenó la semana pasada y se colocó directamente en la primera posición de la taquilla, superando con 55 millones de dólares recaudados a Animales fantásticos y dónde encontrarlos. Como curiosidad, en el país norteamericano la película se llama Moana, título que ha cambiado en España al recordar al de una actriz de cine para adultos y modelo italiana célebre en los 90.

El círculo se cierra

“Con este filme hemos completado de alguna manera un proceso que para nosotros empezó con La sirenita“, confiesa Ron Clements, “ya que si Ariel vivía en el océano y quería ir a tierra, a Vaiana le pasa lo contrario”. “Y, si en La sirenita intentamos que el público se identificara con el personaje principal y sus problemas”, confirma Musker, “aquí queríamos hacer lo mismo”.

Otra de las claves del filme, como viene siendo habitual desde hace tiempo en Disney, es la música. Y en ese sentido, Vaiana cuenta con la colaboración de lujo del compositor Mark Mancina y el intérprete Lin-Manuel Miranda, que ha triunfado en Broadway con el musical Hamilton. En palabras de Musker: “siempre hemos creído que la animación y la música van de la mano”.

Y, antes, otra joya en corto

Fotograma del corto ‘Inner Workings’.

El corto que precede a Vaiana se llama Inner Workings y guarda bastantes parecidos con Del revés. Como en aquella película, aquí también comprobamos cómo el personaje principal se mueve al ritmo de su propio cuerpo. En este caso, dando rienda suelta a sus gustos -según le aconsejan su estómago, su corazón o su cerebro, entre otros- frente a una existencia anodina acrecentada por su aburridísimo desempeño en la empresa en la que trabaja como administrativo.

Guardar

Te puede interesar

Compartir