Inicio > Cultura > “La televisión en América latina es más realista que en EEUU”

“La televisión en América latina es más realista que en EEUU”

Charles McDougall en Buenos Aires el pasado agosto. Gentileza El mentor

El realizador critica que en Hollywood “todo gira alrededor del dinero” y disfruta salir a dar clases para “trabajar con gente que simplemente quiere hacer películas”

El británico Charles McDougall está detrás de varios episodios de grandes éxitos televisivos como House of Cards, The Office, Sex and The City, Queer as Folk y Desperate Housewives, entre otras. Pero desde hace una década, este prolífico director, productor y guionista abandona cada año durante unas semanas Los Ángeles y viaja a Cuba para enseñar a futuros cineastas en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. Este agosto se desplazó a Buenos Aires y guió los pasos de ocho jóvenes ganadores de un concurso organizado por el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos en la realización de su cortometraje. El acelerado proceso de creación queda expuesto en El mentor, que se emite ahora por la Televisión Pública argentina. “Las semanas que dedico a la enseñanza son las mejores del año”, asegura McDougall en una entrevista telefónica con EL PAÍS. “Es muy refrescante, porque siempre ves ideas nuevas y la gente trabaja de forma muy diferente a Hollywood”, agrega sobre la experiencia, “en Hollywood todo gira alrededor del dinero, por eso para mí es un alivio trabajar con gente que simplemente quiere hacer películas”.

McDougall advierte que es director, no profesor, así que en El mentor ofreció a sus alumnos argentinos un taller intensivo durante el que durmieron poco y trabajaron mucho, ya que en pocos días tuvieron que redactar un guión, seleccionar locaciones, hacer el casting, elegir vestuario y atrezzo, tomar decisiones sobre fotografía y sonido, y grabar. “Les dije que si no querían trabajar duro se fueran a casa. Nadie se fue”, recuerda.

“Todos rotaron de director a cámara, director de arte, sonidista. Así, aunque sean directores toda su vida, podrán valorar el esfuerzo de cada uno durante el rodaje”, dice el realizador británico, quien considera indispensable cuidar a los actores y a todo el equipo y aprender a conservar la energía y entusiasmo iniciales durante todo el rodaje, ya que a menudo es extenuante. Él participó también de todos los roles y, a diferencia de lo que es habitual, en el reality argentino se le ve delante de la cámara. “Me siento más cómodo detrás de la cámara, pero lo disfruté mucho”, confiesa.

Curiosidad y sentido visual

A su juicio, un buen cineasta debe “ser muy curioso, hacerse preguntas sobre lo que ocurre a su alrededor y tener un fuerte sentido visual para poder transformar las historias en imágenes”. Con el fin de potenciar ese último rasgo, los participantes de El mentor visitaron las posibles locaciones en las que iban a poder rodar incluso antes de redactar el guión. McDougall les guió también para que las historias que elijan contar sean a la vez “personales y universales”. “Lo que busco son puntos de vista fuertes del director -que incluyan la geografía propia, sus experiencias- sobre temas universales”, detalla, al señalar que el amor, la soledad, la traición o la ambición son sentimientos que no entienden de fronteras.

Sus críticas a Hollywood tienen que ver también con las historias que llegan a la pequeña pantalla, porque cree que a menudo carecen de realismo. “Las historias en Los Ángeles se basan en situaciones falsas, en las que los criminales siempre son capturados. La vida real es mucho más interesante. Por lo que he visto, la televisión latinoamericana está basada en historias humanas reales y es algo que aprecio mucho porque crecí en Londres, donde la televisión es mucho más social y realista. Puedes ver la vida real en la pantalla, eso no ocurre demasiado en Los Ángeles”.

Este año regresó a su tierra natal para dirigir los tres episodios de Secret Agent, la adaptación de la novela homónima de Joseph Conrad, y define la experiencia como “maravillosa”. “La TV británica, comparada con la de Estados Unidos, no tiene mucho dinero y se trabaja de forma más eficiente”, afirma. Los equipos son más reducidos, algo que también facilita el trabajo. Además, ve con buenos ojos todos los cambios generados en la industria televisiva desde la irrupción de las nuevas plataformas online como Netflix: “Es positivo a nivel creativo. Antes había siete u ocho grandes productoras de contenidos, hoy existen cientos de plataformas y surgen nuevas formas de narrar”.

Aunque admite no conocer demasiado la televisión latinoamericana, McDougall está interesado en filmar a actores en español y no descarta rodar en la región si encuentra un guión que le interese. “Cuando estoy en América Latina veo historias por todos lados, en la calle, en los mercados, en los cines… Sólo tienes que tener los ojos abiertos y aparecen muchas historias humanas a tu alrededor”, asegura.

Te puede interesar

Compartir