Inicio > Opinión > Mariano Crespo Colina: Chavismo Crítico, Polarización Y Mesa De Diálogo

Mariano Crespo Colina: Chavismo Crítico, Polarización Y Mesa De Diálogo

La Mesa de Diálogo auspiciada por los representantes del  Vaticano, por UNASUR, y por los ex presidentes Zapatero, Fernández y Torrijos y con la anuencia del Departamento de Estado norteamericano, la cual viene funcionando desde semanas atrás,  es una expresión palmaria y evidente de la polarización de la política venezolana Gob/PSUV – MUD, la integran de manera exclusiva, a parte de los acompañantes externo citados, los representantes del  Gob/PSUV y de la MUD, es decir en ella participa un sector reducido de la sociedad venezolana representada en ambos polos,  amplios sectores de la izquierda chavista, y no chavista, descontentos con la gestión del presidente Maduro, y del chavismo crítico, también de la derecha no  afín a la MUD, y de los llamados eufemísticamente Ni-Ni, no participan de de Mesa de Diálogo, esta exclusión de suyo  constituye una profunda deficiencia y debilidad de la Mesa de Diálogo  para llegar a acuerdos válidos que realmente favorezcan a  la sociedad venezolana en su conjunto.

El Gob/PSUV y la MUD se manejan en un acuerdo soterrado (pacto secreto?… ¡), a nuestra manera de entender después de leer e interpretar la realidad de lo que ocurre en lo que concierne    para mantener la polarización con el visto bueno del Departamento de Estado, de  la alta jerarquía eclesiástica, así como también de  las cúpulas mencionada, suponemos de igual manera  que con el propósito de garantizar La Paz…?, y la gobernabilidad,  ello pasa naturalmente por mantener el Establishment, valga decir las relaciones de poder de los sectores económicos dominantes y de la supremacía del Capital sobre el Trabajo, en cuyo caso el Gob/MUD estaría cediendo concesiones de carácter ideológico y político-económico a la burguesía a fin de alargar un poco más su estadía en el Gobierno, reafirman lo que afirmamos el compromiso del gobierno nacional con el Arco Minero  y honrar el pago de la deuda externa hasta el último centavo a pesar del déficit de divisas que afecta gravemente la economía venezolana como país rentista cuya economía se fundamenta en la importación de productos alimentarios, medicinales y de implementos para la industria manufacturera,  como es de inferir ya no se trataría de la disyuntiva o confrontación entre los modelos socialista bolivariano VS  modelo neoliberal,  sino en torno a un acuerdo para la gobernabilidad, incluido la permanencia transitoria en los cargos de gobierno de la cúpula chavista hasta el 2019.

El chavismo crítico  ante la polarización planteamos la construcción de un nuevo referente, no nos sentimos representados por el Gob/PSUV, y mucho menos por la MUD, ese referente debe abrirse paso mediante proposiciones y acciones para la solución de la problemática que afecta profundamente  a la sociedad venezolana,  para el rescate del poder constituyente, ya que entendemos que la democracia participativa y protagónica se ejerce mediante procesos electorales sin retrasos para  la renovación periódica de sus voceros,  para la consulta en referendo de todas aquellas materias de gran interés nacional y de su acción permanente y  directa mediante el poder popular organizado en sus áreas territoriales y sectoriales, todo ello  previsto expresamente   en la CRBV.

En tal sentido planteamos la incorporación del mayor número posible de sectores económicos, políticos y sociales en esa Mesa de Diálogos, o más bien de multidialogo, teles diálogos no puede ser orientados con el propósito fundamental de mantener en los cargos a unos (a la cúpula que ejerce el Gobierno) o para  satisfacer las aspiraciones de otros (en este caso de la MUD)  a ocupar dichos cargos, eso sería un propósito burocrático que se inscribiría  en aquella vieja consigna de “cambiar para que todo siga igual”, e incluso para retroceder ante las conquistas sociales logradas en el Gobierno bolivariano muchas de las cuales tienen que ver con la redistribución de la renta pública a favor de las grandes mayorías de nuestra población, y particularmente para favorecer las condiciones de vida del segmento de mayor empobrecimiento, los propósitos fundamentales del Diálogo deberán orientarse hacia  el establecimiento de un nuevo modelo productivo nacional para sustituir al rentismo, al uso de las divisas provenientes de la  venta de petróleo para impulsar a los sectores agropecuarios, manufactureros, turísticos  y artesanales, para garantizar la salud que actualmente gira entre centros médicos públicos destartalados y carentes de los  insumos médicos y equipamientos necesarios para la debida atención del pueblo, y el mercantilismo  exagerado de las clínicas privadas, con presos obcenos inaccesibles,  también el establecimiento de un sistema educativo para formar al nuevo ciudadano que requiere la Republica, no sólo en términos cuantitativos como se viene cumpliendo, con más de nueve millones de estudiantes, cosa muy buena, sino también en términos cualitativos, que hoy en día deja mucho que desear, para el desarrollo autónomo de la ciencia y de la tecnología, la investigación que se efectúa en el país es muy precaria y el gobierno bolivariano no la favorece y hasta la enmascara con una supuesta trasferencia tecnológica que así como aquella sustitución de importaciones de los años 60’ y 70’ está condenada al fracaso, debemos ir hacia un desarrollo científico-tecnológico propio.

Por todas estas razones y muchas más es que los sectores críticos del chavismo como Marea Socialista y las Plataformas por la defensa de la CRBV,  y del poder soberano constituyente, por la nulidad del decreto del Arco Minero y demás colectivos críticos, repudiamos y combatimos la polarización y en cuanto a la Mesa de Diálogo, exigimos que en la misma sea de  fiel cumplimiento a los propósitos ya establecidos para lo cual se conformaron 4 mesas de especificidad temática,  en el entendido que los mismos,  sin voluntad política real de cumplirlos no pasarán de ser un cuerpo simbólico de contenidos  preñado de buenos propósitos e intenciones pero inaplicables lo cual  alimentaria aún más la frustración y desesperanza de nuestro pueblo venezolano y colocaria al borde del barranco de la violencia, tal como lo ocurrido en nuestra Republica hermana de Colombia, es bueno mirarnos en ese espejo, para no replicar esa experiencia.

Te puede interesar

Compartir