Inicio > Opinión > César Miguel Rondón: Más que billetes, papelillo

César Miguel Rondón: Más que billetes, papelillo

La conseja ya tiene muchos meses, por no decir más de un año: hay que imprimir nuevos billetes. No se puede seguir funcionando con un cono monetario donde el billete de más alta denominación es de solo 100 bolívares.

Se le insistió mucho al presidente de la república. Cuentan que desde hace tiempo tiene los planes en su escritorio, pero que le daba largas. ¿Por qué? Porque aceptar nuevos billetes significaría que, en efecto, se reconocía un proceso inflacionario trepidante, peligroso y muy muy grave. Pues la realidad, para el iluso presidente, siempre resulta contundente y lapidaria, y, una vez más, no tuvo otra opción que aceptarla y resignarse a que, muy a su pesar, vienen nuevos billetes. Pero está como tan al margen de la operación, de la decisión en sí, que cuando la semana pasada anuncia que vienen los billetes no da por completo el nuevo cono monetario. Quizá por algo de pudor al citar las cifras o quizá, sencillamente, porque las desconocía. Lo cierto es que vamos a un nuevo cono.

El Nacional: “Billetes de 500, 1000, 2000, 5000,10.000 y 20.000 bolívares”. Estos billetes se suman a los existentes. De tal manera que usted tendrá un disparate en sus manos: un billete de 2 bolívares al lado de uno de 20.000. Pero, además, van a imprimir monedas de 10, 50 y 100 bolívares. Y uno se pregunta, ¿para qué? En Konzapata.com, José Manuel Rotondaro escribe: ”Pareciera que, lejos de haber realizado, como dice el comunicado, “estudios técnicos que emplean también otros bancos centrales”, él, o los que tomaron la decisión no conocen lo que han hecho otros bancos centrales en entornos de inflación de entre 10% y 20% mensuales: reducir el número de denominaciones de billetes a no más de 3 y dejar de acuñar monedas. ¿Por qué? Con una inflación tan elevada, pronto habrá necesidad de emitir denominaciones superiores a 20.000 bolívares”. Es decir, el billete de 20.000 bolívares, que ahora puede sonarnos exagerado, según esto, tiene vida corta. Más larga, sin embargo, que la moneditas de 10, 50 y 100 bolívares.

¿Pero por qué se están emitiendo monedas y este tipo de billetes? Recordarán una denuncia que hace unos meses hizo en el programa de radio el diputado y economista José Guerra. Al parecer, hay corruptelas detrás de la emisión de algunos billetes. Tanto se insistió con el de 100 porque, según fundadas sospechas, algunos se beneficiaron con las impresiones de ese tipo de papel.

La prensa hoy qué nos dice. Versión Final, en Maracaibo: “Nuevos billetes confirman la escalada inflacionaria”. El Tiempo, en Valera: “El nuevo cono monetario revela la hiperinflación”. Y el mismo José Guerra declara: “El anuncio del Banco Central con la instauración de un nuevo cono monetario no viene sino a reafirmar y ratificar la propuesta hecha en la Asamblea Nacional en el mes de mayo de actualizar la familia de billetes y monedas de acuerdo con la inflación. La emisión de un billete de bolívares 20.000 refleja el potencial inflacionario acumulado que se estaría gestando, y ya para el 2017 se va a manifestar con toda su intensidad.”

A todas estas se anuncia que para mañana Maduro hará anuncios de ajustes en la política cambiaria, según declaró el Ministro de Comercio e Inversiones Jesús Faría. Hoy es el gran titular en algunos diarios, entre ellos El Universal: “El tema del ajuste cambiario viene siendo abordado hace varias semanas por el seno del Ejecutivo por cuanto el denominado Dólar Today que había sido controlado ha regresado en medio de tanta turbulencia. Precisó Faria que ello impone la evaluación y emisión permanente de las medidas cambiarias para adecuarse y ajustarse a los nuevos desafíos.”.

Gobierno frágil, débil, de papelillos que se lo lleva cualquier leve brisa. ¿Cómo es posible que todo este desastre económico sea culpa de una paginita en la red, el Dólar Today? Esto, asumiendo que es cierto lo que dice el gobierno de dicha página, y que también es cierto que es víctima de una guerra económica que no ha podido ganar.

Por lo pronto, leo en El Nacional: “Hoy se pagan Bs. 14.000 por lo que antes costaba bolívares 100, porque el poder de compra del salario integral cayó 50%. Hace 8 años que el BCV implementó la reconversión monetaria que quitó tres ceros a la moneda. Sin embargo, comparado con el de 2008, es poco lo que se puede comprar con el billete de más alta denominación. El economista y profesor Domingo Sinfontes asegura que “nadie quiere bolívares porque saben que no valen. Si no se cambia el modelo lo que viene será peor”.

Ese, por lo visto, es el porvenir, mucho mucho peor.

Te puede interesar

Compartir