Inicio > Política > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Con la Iglesia hemos topado (06-12-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Con la Iglesia hemos topado (06-12-2016)

Amanece confuso este día, cuando corresponde la nueva reunión de diálogo entre el Gobierno y la MUD. No se puede estar seguros de nada y están a la orden las sorpresas ¿Se mantendrá sentada la MUD o pateará finalmente la mesa? ¿Cuál será la actitud de los facilitadores, después de la famosa carta confidencial que el Vaticano enviara a Nicolás Maduro y a ellos mismos, con copia para la alianza opositora? ¿Cuál es el tenor de esa comunicación que alegra a la derecha? Algunas de estas interrogantes acaso tengan respuesta hoy mismo, otras quizá no.

Las señales más recientes parecen indicar que hay una resurrección de los más radicales en los predios de la oposición. Las amenazas de gente como Chuo Torrealba y Ramos Allup de abandonar el diálogo hoy “si no hay resultados” están a la orden del día, mientras los extremistas montan un show. Mitzy de Ledezma, Lilian Tintori y Antonietta López, la madre del delincuente preso Leopoldo López, se encadenaron a las puertas del Vaticano en Roma (¿acción concertada con los curas?) y alimentan la sospecha de que el pequeño Estado dictatorial regentado por los católicos adelanta una jugarreta para favorecer a la derecha. Mitzy de Ledezma carga directamente contra el diálogo y afirma que “Vemos que el gobierno de Maduro se burla hasta de la Iglesia católica, convirtiendo la Mesa de Diálogo en una burla, donde lo que se quiere es ganar tiempo para seguir destruyendo al país y seguir hundiendo en la pobreza a todos los venezolanos” y también: “Es una manera de respaldar a nuestra iglesia, porque sabemos que tiene la más noble intención, pero esa forma de manejar esta Mesa ha sido un fraude y exigimos rectificaciones, soluciones, que desde ahora mismo se defina una salida electoral, tal como lo solicitamos cuando firmamos para revocar a Maduro”. Bien, todo esto se afirma sin que el Papa ni nadie más en el Vaticano digan ni pío.

Por otra parte, catorce políticos presos, recluidos en la sede del SEBIN en el Helicoide, se declararon ayer en “huelga de hambre indefinida”: “14 de los presos políticos que se encuentran en el SEBIN se declaran en huelga de hambre para exigir cumplimiento de acuerdos del diálogo”, escribió la diputada opositora Adriana Pichardo en su cuenta de Twitter. Y también el diputado por la MUD Rosmit Mantilla y Rosa Orozco, madre de Geraldine Moreno, fallecida durante las guarimbas de 2014, se encadenaron ayer en las inmediaciones de la Nunciatura Apostólica de Caracas para apoyar la liberación de los “presos políticos”. Estamos ante una acción concertada para atentar contra el diálogo, aparentemente con el apoyo tácito del Vaticano.

Sin embargo, para contribuir a la confusión general, Chuo Torrealba es ambiguo y no termina de decir si se va o no se va de la mesa: “Seguimos con nuestra posición, como sale en el comunicado (del 30 de noviembre), de que si no se produce el cumplimiento del Gobierno, nosotros vamos a revisar nuestra participación en ese diálogo”. En ese comunicado, la MUD aseveró que permanecerá en contacto permanente con los representantes del Gobierno, así como con los acompañantes del Vaticano y de Unasur, para verificar el cumplimiento de los acuerdos, “y de esa forma poder continuar con la agenda de la mesa de diálogo”.

Por su parte, el presidente Maduro ha asegurado que “Hay maniobras para implosionar la mesa del diálogo con la complicidad de uno de los factores acompañantes que invitamos al diálogo, tengo las pruebas en mis manos, las tengo, están tratando de implosionar la mesa, la derecha que ha decidido irse al golpe de Estado otra vez en diciembre”. Ya todos sabemos quién es el cómplice al cual se refiere el Presidente. Tal complicidad es dejada en claro por Henry Ramos Allup, el presidente derechista de la Asamblea Nacional, quien expresó que “Si mañana martes, 6 de diciembre, el régimen no cumple los compromisos que se plantearon en la mesa de diálogo, Acción Democrática se retirará. Estamos de acuerdo en 100% con la carta enviada por el Vaticano, que ahora es acusado por Maduro como ‘infiltrado’ y ‘saboteador’, por haber emplazado al régimen a cumplir los compromisos adquiridos”.

Y Torrealba: “La única persona que está haciendo todo lo que está a su alcance para implosionar el diálogo es Maduro. Puedo afirmar que el contenido de la carta del Vaticano desmiente la postura del gobierno”. De manera que el Vaticano es ahora un invitado abusador y fastidioso en la fiesta que dio inicio el 30 de octubre en el Museo Alejandro Otero, como esos borrachos pendencieros que comienzan a importunar en casa ajena.

El dirigente socialista Diosdado Cabello trata de desvincular al Papa de la jugada: “El Papa no ha mandado ninguna carta, quien mandó la carta fue el señor Pietro Parolin, falta de respeto, irresponsable, creer que desde El Vaticano van a condenar a Venezuela, usted está equivocado”. Esta declaración se entiende políticamente, pero en realidad Parolin es el canciller del Vaticano, así que cuesta imaginar que Francisco no conozca y apruebe la tal misiva, aun ignota para todos nosotros. Cabello dijo además que “El Vaticano está ahí como invitado, un facilitador, no tiene derecho a veto, ni hacer propuestas, debería ser totalmente objetivo, oyó Pietro Parolin”. También refirió que Parolin, cuando era nuncio apostólico en Venezuela, se reunía frecuentemente con la derecha.

Pietro Parolin es un viejo burócrata del Vaticano (desde 1986, hace treinta años) a quien el Papa Francisco no ha hecho sino darle más y más poder. Lo nombró miembro de la Congregación para los Obispos el 16 de diciembre de 2013; miembro del Comité de supervisión de los cardenales en el Instituto para las Obras de Religión el 15 de enero de 2014; miembro de la Congregación para las Iglesias Orientales el 19 de febrero de 2014; miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos el 22 de mayo de 2014 y miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 28 de mayo de 2014. Después de participar en varias reuniones del Consejo de Cardenales, cuerpo establecido por Francisco para asesorar sobre la reforma de la Curia, se convirtió en miembro de hecho, pasando de un total de ocho a nueve el número de cardenales que participan. Ahora es su Secretario de Estado (el John Kerry católico, pues, pero con más poder)  El secretario de Estado es el máximo exponente de la actividad tanto diplomática como política de la Santa Sede, y puede llegar a representar al propio Papa, una especie de vice Papa ¿Vamos a seguir creyendo que Francisco no tiene las manos metidas en la trapisonda? Evocaremos aquí el famoso pasaje del Quijote:

-Con la iglesia hemos dado, Sancho.

-Ya lo veo -respondió Sancho-, y plega a Dios que no demos con nuestra sepultura…

Nosotros no creemos ni en Papas ni en curas, gracias a Dios.

Te puede interesar