Inicio > Cultura > Imhotep, primer arquitecto de la historia

Imhotep, primer arquitecto de la historia

Pirámide escalonada, Pirámides

Imhotep vivió entre el 2690 y 2610 a.C. y fue un sabio y erudito egipcio que profundizó en la medicina y la astronomía, antes de convertirse en el primer arquitecto conocido de la historia. Llegó a ser el sumo sacerdote de Heliópolis y diseñó la Pirámide escalonada de Saqqara para el faraón Zoser.

Imhotep, el médico

Su importancia como médico radica en que sus enseñanzas se transcribieron a un papiro en el que se hablaba de todo tipo de tratamientos para dolencias, con recetas farmacológicas y aunque en aquella época la medicina y la magia se solían mezclar (con resultados a veces no demasiado buenos para los pacientes), Imhotep fue el primero en intentar registrar casos clínicos racionalizando, es decir, sin mencionar causas ni curas mágicas, siendo el primero en aportar un enfoque racional al tratamiento de enfermedades y heridas. Sus remedios, descubiertos en el denominado papiro Edwin Smith, incluían el uso de opiáceos como anestesia y múltiples observaciones anatómicas y prácticas quirúrgicas.

Imhotep, el arquitecto

El nombre de Imhotep significa “el que viene en paz” y haciendo gala del mismo además de dedicarse, como hemos visto, a la medicina, estudió también la astronomía, pudiendo desarrollar gracias a esta última conocimientos de aritmética y geometría que  le servirían como arquitecto.

La principal obra de Imhotep fue el complejo funerario de la “Pirámide Escalonada” de Saqqara, cerca de Menfis. Ésta construcción necesitó la extracción, transporte y montaje de literalmente miles de toneladas de piedra caliza, un material que hasta entonces nunca se había utilizado en grandes construcciones.

El peso de estas piedras, era una auténtica pesadilla logística que Imhotep solucionó usando bloques pequeños fáciles de transportar y manejar, creando la base rectangular de la pirámide de 140 x 118 metros, con su lado mayor de este a oeste con una altura original de sesenta metros.

Imhotep situó la cámara  funeraria del faraón Zoser en el centro, en el fondo de un pozo de 28 metros de profundidad y siete de anchura, construida con granito y yeso y sellada con un gigantesco bloque granítico de 3.500 kilos, convirtiéndose en el prototipo de las pirámides de

Fuente: revistadehistoria.es

Te puede interesar

Compartir