Inicio > Economía > Sabana Grande: cuando se acaben los inventarios; por Yorman Guerrero

Sabana Grande: cuando se acaben los inventarios; por Yorman Guerrero

Uno de los comercios fiscalizados cerca de la estación del Metro Plaza Venezuela / Fotografía de Andrés Kerese

A Ricardo lo detuvieron a las 2:30 de la tarde del sábado 3 de diciembre. El bulevar de Sabana Grande, corredor comercial del este de Caracas, estaba abarrotado de gente. El hombre alto y delgado supervisaba el ingreso de compradores a la tienda cuando irrumpió un grupo de funcionarios, policías y militares, quienes le exigieron bajar 30% los precios de toda la mercancía.

Por Yorman Guerrero

Las autoridades llegaron acompañadas por una muchedumbre que invadió el frente del negocio de ropa y zapatos. Ricardo no entendió la imposición. Se valió de sus funciones de supervisor y pidió a los hombres vestidos de civil su identificación. Recibió una amenaza cargada de altanería: “tú no sabes quién soy yo”.

Eran fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y formaban parte de un operativo ordenado por el presidente Nicolás Maduro para bajar el precio de “los estrenos”, tres semanas antes de Navidad. Ricardo no lo sabía. Pidió a sus empleados bajar la santamaría para impedir la entrada del tumulto de cazadores de rebajas. Los fiscalizadores interpretaron aquello como desobediencia y aumentó la tensión en la entrada de la tienda: empujones, manotazos, palabrotas, amenazas.

Minutos después, una nueva orden contrarió la instrucción que Ricardo había dado a sus empleados: “me suben las santamarías y me bajan los precios”. Era William Contreras, superintendente de precios justos, que acompañado por un grupo de camarógrafos de la Sundde, se mostró renuente a discutir márgenes de ganancias con el encargado de la tienda.

Más compradores se aglutinaron en la puerta del local. Los curiosos miraban expectantes el ambiente confuso del interior de la tienda, otros más decididos esperaban para entrar. Contreras lanzó nuevamente la orden a sus subalternos: “no se pongan a sacar cuentas, es bajar los precios. No pidan factura porque nos van a caer a coba. ¡Es bajar los precios!”. Y enseguida ordenó a sus policías escoltas que detuvieran a Ricardo.

akasabgde-14-of-16

Algunos negocios trabajaron con las santamarías entreabiertas para controlar el flujo de compradores / Fotografía de Andrés Kerese

Las órdenes de Contreras se escucharon en varias tiendas del bulevar. También los regaños a sus ayudantes y los golpes sobre los mostradores fueron una constante.“todas estas tiendas se comieron la luz”. Llamó “sicarios económicos” a los comerciantes que remarcaron los precios “con el argumento del dólar criminal”, para referirse al salto de más del 300% del dólar en el mercado paralelo desde octubre a principios de diciembre.

Comerciantes confirmaron a Prodavinci que los precios habían aumentado al ritmo del dólar negro durante las tres semanas previas a la fiscalización. “¿Cómo hacemos? Les compramos a proveedores nacionales que a su vez utilizan dólares para importar la mercancía. Tenemos que ajustar nuestros precios al valor que ellos nos vendan. No podemos trabajar a pérdida”.

Los trabajadores

Un aviso pegado en la puerta de una pequeña oficina advierte que sólo puede entrar personal autorizado. Dentro, una mujer joven se identifica como la encargada de una zapatería. “El jueves antes de que viniera la Sundde, nos visitaron varios organismos del gobierno para revisar las facturas, las órdenes de compra y los precios de los zapatos. Todo estaba en orden”, recordó. “No entiendo por qué dos días después vino ese señor con esa actitud a mandar a bajar el precio de todo. Ni siquiera revisaron las facturas. Fue una orden ‘a lo macho’”, manifestó.

En medio del bulevar, una tienda exhibe en su vidriera varios disfraces para niños. Indumentarias de princesas, héroes y personajes famosos reposan en pequeños maniquíes tras el gigantesco ventanal. A diferencia de la mayoría de los comercios, nadie hace cola en sus puertas. “¿Qué va a comprar la gente si no nos queda casi nada?”, cuestionó el encargado. Ese sábado, luego de la fiscalización de la Sundde, un grupo de compradores se llevó buena parte del inventario a precios rebajados. “La Sundde crea a los bachaqueros. Esa gente vino a comprar para luego vender más caro. A ellos no les ponen el ojo, a los que trabajamos legalmente sí”, denunció.

Otro trabajador de una tienda de artículos deportivos intercala sus labores entre vender y vigilar a todos los que entran a la tienda. “Estas colas se prestan mucho para robar. La gente entra desesperada y si no estás pendiente se llevan las cosas. Aquí estamos esperando vender todo para cerrar indefinidamente. No podemos reponer la mercancía”.

Fotografía de Andrés Kerese

Tras la medida las tiendas avisaban la mercancía que se iba agotando con carteles / Fotografía de Andrés Kerese

Para Víctor, vendedor de una zapatería contigua a la estación de Metro Chacaíto, las autoridades son responsables por el desempleo que desencadena el cierre de tiendas. “Nuestros jefes dijeron que lo lamentaban mucho, pero no saben si abrirán de nuevo en enero. Con estos precios es imposible volver a comprar mercancía al costo que venden los proveedores. ¿Qué hace uno si se queda sin trabajo en este país?”, se preguntó en medio de la incertidumbre de no saber qué pasará cuando se agote el inventario.

Mientras buscaba varias tallas de calzado para tres clientas, el joven explica cómo la medida de la Sundde complicó sus condiciones de trabajo. “Mira cómo estamos trabajando desde el sábado. La cantidad de gente aumentó. Tenemos policías dentro de la tienda para evitar que nos roben. El día que llegó la Sundde, el cúmulo de gente entró desesperada y dañaron las exhibiciones”.

Los compradores

Pasan las horas y las filas aumentan. Cerca del mediodía el horizonte del bulevar se transforma en una marejada de personas. Hombres, mujeres, niños, vendedores informales, mendigos y policías convergen en el bulevar. Los murmullos entre transeúntes se convierten en ruidosas conversaciones. Van de un lado a otro cazando la mejor oferta o la cola más corta, lo que consigan primero.

Un cartel rojo decora la entrada de una tienda de zapatos. El mensaje del pequeño letrero anuncia rebajas en toda la mercancía: Oferta Sundde. En los alrededores del negocio, varias decenas de personas se ordenan en fila bajo el sol para aprovechar los descuentos. Dentro del establecimiento, los empleados se arreglan para atender al tumulto que entra de cinco en cinco.

Fotografía de Andrés Kerese

Los carteles en las puertas condicionaban las compras / Fotografía de Andrés Kerese

Yunni es una de las mujeres que aguarda turno en la gigantesca fila al frente de la tienda. Suda, desde hace varias horas espera para entrar a la zapatería. Aunque se muestra tímida, revela su postura frente a la medida: “me parece bien que bajen los precios”. Aseguró que ha recorrido otros sitios de Caracas como La Hoyada y el Mercado Popular del Sur en busca de mejores propuestas. “Vengo a comprarles un regalo a mi hija y mis dos nietas. Espero todo el año para aprovechar los precios de diciembre. Pensé que no iba a poder comprar, pero luego de que mandaron a bajar los precios me decidí a salir”.

Más adelante, en otra nutrida fila de gente, Mariana aguarda con su mamá y su hermana para entrar a una tienda de ropa. “¿Cuáles son las ofertas? Yo sigo viendo todo caro”.

La incertidumbre

A Ricardo no le imputaron delitos, pero considera que lo ocurrido fue “muy grave”. Supone que su resistencia motivó a las autoridades a imponerle rebajas del 40%, diez puntos porcentuales más que en la mayoría de las tiendas visitadas por Prodavinci cuatro días después del procedimiento que se ejecutó en varias zonas comerciales de Caracas, el primer fin de semana de diciembre, cuando tradicionalmente registran las mayores ganancias del año.

Para Ricardo y otros vendedores, el operativo fue un “segundo dakazo”, en alusión a la orden que dictó Maduro en cadena nacional en noviembre de 2013 para ocupar las tiendas Daka en toda Venezuela y vender sus productos a “precios justos”. En aquel momento la decisión se extendió a otros negocios dedicados a la venta de electrodomésticos y línea blanca. Este año solo se aplicó en comercios de ropa y zapatos. Aquella medida se ejecutó con la intención de erradicar la inflación y la especulación de precios. Los números muestran su fracaso como política antinflacionaria. La inflación acumulada desde el “dakazo” hasta septiembre de 2016 es de 2.405%, según datos de la firma ODH.

Fotografía de Andrés Kerese

Varios comercios del lugar no abrieron sus puertas / Fotografía de Andrés Kerese

A pesar de estas cifras, la estrategia de la Sundde continúa. Por órdenes de Contreras, seis días después de la primera tanda de fiscalizaciones en Sabana Grande, decomisaron casi cuatro millones de juguetes de los galpones de la distribuidora Kreisel ubicados en Boleíta y la Candelaria, en Caracas y Guarenas en el estado Miranda. El superintendente declaró que la distribución de los juguetes estará a cargo de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). También anunció que hay una orden de arresto sobre el gerente de la compañía.

Desde el bulevar, Ricardo, de vuelta en la tienda donde trabaja, replica con sus palabras lo que piensan otros trabajadores: “desconocemos cómo se surtirá la tienda cuando se agote toda la mercancía”. Al igual que en 2013, las tiendas venderán el inventario a precio regulado. Nadie sabe qué pasará en enero.

 

Te puede interesar