Inicio > Opinión > Vladimir Villegas: Derechos humanos; La guagua va en reversa

Vladimir Villegas: Derechos humanos; La guagua va en reversa

 

En días recientes el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, decía, con motivo de un nuevo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que la rápida reacción de los organismos del Estado venezolanos frente a las masacres ocurridas en Cariaco y Barlovento son evidencia de lo avanzados que estamos en Venezuela en materia de derechos humanos.

Es una forma respetable de ver el vaso medio lleno. O medio vacío. Yo diría que esas masacres muestran que algo anda muy mal y muy podrido en nuestros cuerpos de seguridad, civiles y militares. Hay mucho que escarbar. Según diversas  organizaciones de derechos humanos hay denuncias de numerosas ejecuciones extrajudiciales, que reposan en la gaveta de algún burócrata temeroso de tocar alguna tecla que pegue corriente. Es más que obvio que matanzas de esa naturaleza, dadas sus dimensiones, no puedan pase agachadas ante la opinión pública. Son muchas las víctimas y muchos los involucrados.

Pero ya aquí parece una costumbre aceptada que nadie dude de los partes policiales. Y cuando digo nadie me refiero a las instituciones que tienen que ocuparse de esos hechos, de un seguimiento riguroso, de una paciente investigación, de recolectar testimonios, de confrontar versiones, de pedir exhumaciones, de verificar los informes forenses.

Por eso, mi querido Tarek, aquí no hay mucho que celebrar en materia de derechos humanos. Todo lo contrario. Hay personas con medidas de libertad concedidas por tribunales que siguen presas, porque la policía política parece estar por encima de los jueces y fiscales. Imagino que lo sabes. Funcionarios del Ministerio Público y de la propia Defensoría del Pueblo son limitados en el ejercicio de sus funciones. Hay un desequilibrio institucional  y por donde revienta esa cuerda es precisamente en el tema que nos ocupa.  Hay denuncias de torturas físicas y psicológicas. También lo sabes. Entonces no somos modelo en materia de derechos humanos. Estamos más cerca de ser un anti modelo, y el gobierno no ayuda a revertir esta situación, mí querido amigo. Y eso que allí están muchos perseguidos y presos de otro tiempo, entre ellos el  propio Jefe del Estado.

No hay jabón que lave la cara a las arbitrariedades que ocurren en nuestro país. Las cárceles son una monumental vergüenza. Allí la vida no vale nada, y la dignidad del ser humano se va por las cañerías de aguas negras con las cuales conviven muchos jóvenes venezolanos que no tienen otro futuro. Entonces, repito, nada que celebrar en ese campo. El retardo procesal es otro lunar peludo en el rostro de la democracia venezolana. No hay justicia oportuna. Por lo tanto, ninguna copa que levantar por los derechos humanos.

Un tema indeludible, mi querido Tarek. En Venezuela hay presos políticos. De eso no cabe ninguna duda. Y algunos, de acuerdo a lo que se ha hecho público, estaban o están  en huelga de hambre en el Sebin y por ellos sufrieron represalias, según denunciaron sus familiares.  Una democracia con presos políticos da mucho que pensar.

El decadente estado de los hospitales públicos es capítulo aparte. La salud como derecho en Venezuela vive un tiempo más que nublado. Y el gobierno se da un largo postín para aceptar que lleguen donaciones de medicamentos solo bajo la figura de préstamo, tu sabes, para que no digan que un país petrolero anda de pedigüeño por el mundo porque malbarataron los petrodólares. Pero bueno. Así estamos.

Y si seguimos poniendo ejemplo pudiéramos llegar s escribir un libro sobre las derechos que son vulnerados en Venezuela. Pero tan solo uno más. Muchos compatriotas hurgan en la basura en busca de desperdicios que puedan sustituir uno de los tres golpes. Y ni hablar de los indígenas. Todavía los vemos pidiendo dinero con una lata.  Si no me crees acércate a Los Dos Caminos cualquier mañana de estas.

En fin, el carro de los derechos humanos en Venezuela es como la guagua que va en reversa, con el permiso de Juan Luis Guerra.

 

Te puede interesar

Compartir