Inicio > Opinión > Nadav Shragai: Guerra total por la sucesión de Mahmud Abbas

Nadav Shragai: Guerra total por la sucesión de Mahmud Abbas

Entre el “Crimen del siglo”, es decir, la Declaración Balfour, y el “enigma de la muerte de Arafat”, una respuesta que deberá ofrecer una comisión de investigación nombrada por el Presidente de la Autoridad Palestina. El supuesto “envenenador” es, afirman los seguidores de Abbas “como es lógico”, su gran rival, Mohammed Dahlan. Esta semana, en Ramallah, trataron también con una cuestión más práctica: ¿Quién sucederá a Abbas? En otras palabras: cuestionaron la pregunta sobre el día después.

La Séptima Conferencia de Fatah fue celebrada esta semana en Ramallah y se reunió, no por casualidad, el 29 de noviembre, el mismo día en el que se produjo la resolución de la ONU sobre el establecimiento de un estado judío en Israel, hace 69 años. En dicha conferencia se esperaba recibir respuestas autorizadas para el enigma sobre el sucesor de Abbas. El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha sido elegido una vez más al frente de la organización Fatah, pero es dudoso que planee terminar un nuevo mandato de cinco años. Abbas, de 81 años de edad, hace apenas dos meses ha sufrido otro cateterismo cardíaco, no es un hombre sano, y en los últimos años, a menudo, expresó su deseo de retirarse.

La elección de la dirigencia del Fatah le permitiría a Abbas cumplir con sus deseos evidentes cuando decida que ha llegado el momento. Estas elecciones marcan por primera vez y de forma oficial a Marwan Barghouti y a Jibril Rajoub como posibles sucesores de Abbas, y ponen a ambos en buena posición de partida para dicha sucesión. También estas elecciones marcan a Dahlan como alguien que fue expulsado por Mahmud Abbas, cruda y abiertamente.

Dahlan, sin embargo, aún no ha dicho su última palabra. Tiene mucha fuerza en el terreno. Él está respaldado por Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, y también socava en público la propia legitimidad de la conferencia de Fatah y por supuesto sus resultados. Dahlan amenaza ahora con establecer desde afuera un “Verdadero Fatah”. A través de sus allegados ataca ahora a Mahmud Abbas directamente. Si lo quisiese, Dahlan es capaz de encender la Cisjordania. Sus partidarios armados en los campos de refugiados ya han demostrado lo que son capaces.

dahlan

Dahlan aún no ha dicho la última palabra

Los dos grandes ganadores en las elecciones actuales de Fatah son Barghouti y Rajoub. Barghouti está encerrado en Israel cumpliendo una pena de prisión de cinco cadenas perpetuas consecutivas y otros 40 años de prisión por actos de terrorismo en donde fueron asesinados y heridos muchos israelíes. Rajoub, el ex jefe del aparato de seguridad preventiva de la Autoridad Palestina, conocido por su papel como presidente del Comité Olímpico Palestino y como presidente de la Asociación del fútbol Palestino, es conocido como alguien que dirigió la lucha agresiva contra el deporte israelí. En los últimos años, Rajoub apoya abiertamente al terrorismo y alabó abiertamente a terroristas en programas de la televisión palestina. Hace pocos años prometió que si los palestinos tuviesen armas nucleares, las usarían inmediatamente.

Barghouti es probablemente el líder más popular de la Autoridad Palestina en la actualidad. En las encuestas de opinión publicadas de vez en cuando por el Centro Palestino para los estudios políticos, encabezado por el Prof. Khalil Shikaki, Barghouti derrota a cada uno de los candidatos, incluso si se trata del propio Abbas y también frente al hombre fuerte y gobernante del Hamás en Gaza, Ismail Haniyeh.

Barghouti es identificado en la calle palestina como el “Jefe de Estado de la Segunda Intifada”, un líder popular surgido desde abajo, y que ha establecido una alternativa a la nobleza de “Túnez”, la misma que ha llegado desde el exilio y que tomó el control de la zona durante los acuerdos de Oslo.

Barghouti ha anunciado oficialmente su intención de postularse para presidente de la autoridad cuando Mahmud Abbas abandone su puesto, pero la probabilidad que las elecciones se lleven a cabo en breve no son muy altas.  Abbas, que teme la victoria de Hamás, no tiene la intención de permitir tal elección. Incluso es poco probable la posibilidad que un nuevo presidente sea elegido solamente por los electores de Cisjordania, sin la participación de la población de Gaza o por la población de Jerusalén Este. Lo que es aún menos probable es que Israel libere a Barghouti de la cárcel y le permita circular como un agente libre para postularse a presidente. Si, a pesar de todo, y aparentemente contra todo pronóstico, se llevasen a cabo unas próximas elecciones y Barghouti fuese elegido presidente, Israel se encontrará bajo una severa presión internacional para que sea puesto en libertad y para que comience una nueva vida como socio palestino.

Barghouti es querido, pero está encerrado.

Marwan Barghouti sigue encarcelado en la prisión de Hadarim, preparándose durante años para el día que sea liberado. Él apoya la reconciliación con Hamás, exige que Abbas abandone la cooperación de seguridad con Israel, está a favor de una solución de dos estados, y formuló durante estos años una doctrina sistemática basada en la “desobediencia civil palestina no violenta contra Israel”, durante la cual cientos de miles marcharán en marchas masivas hacia Jerusalén y hacia otros centros de población israelíes.

Diputados árabes israelíes como Ayman Odeh, líder de la Lista Conjunta, se aseguran de visitar a Barghouti en la prisión, y algunos amigos israelíes se mantienen en contacto con él. Antes del estallido de la segunda Intifada, Barghouti fue detectado como un “activista pacifista” y mantenía relaciones con los ex jefes del Shin Bet, Carmi Gillon y Ami Ayalon, con el ex líder de Meretz Jaim Oron y con el ex ministro Jaim Ramon. Cuando surgió la posibilidad de liberarle apareció una fuerte oposición por parte de Moshe Yaalon, ex ministro de Defensa, y Avi Dichter, ex jefe del Shin Bet y ahora presidente del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset.

El ex primer ministro Ariel Sharon acordó hace 12 años liberar a Barghouti de la prisión como parte de un posible acuerdo con los Estados Unidos, a cambio de la liberación de Yonathan Pollard, pero los estadounidenses rechazaron la propuesta. Un gobierno israelí que quiera, en el futuro, liberar a Barghouti tendrá que explicarle al público cómo se libera a un prisionero de por vida que lideró las células terroristas del Tanzim y las Brigadas de los Mártires de Aqsa; que ayudó a financiar y a armar a las células terroristas, que aprobó la realización de ataques y que fue acusado ​​por el gobierno de estar involucrado en no menos de 37 ataques y actos de terrorismo.

afp_324342978324324987324987342873232

Jibril Rajoub, otro de los candidatos a suceder a Abbas

Pero los palestinos ven las cosas de manera diferente. No es de extrañar, Barghouti ha sido elegido en primer lugar para el Comité Central de Fatah (el cuerpo principal del movimiento). Seguido, por un margen de menos de 100 votos, fue elegido Jibril Rajoub. En cuanto a los palestinos, Barghouti es quizás el más deseado pero saben que no está disponible ya que está encerrado. Su prisión transforma a Rajoub en un destacado candidato para el cargo de secretario general del Comité central, lo que es lo mismo que un posible sucesor de Abbas y el “número dos” en la práctica.

Rajoub también tiene un pasado problemático aunque lo que preocupa más a Israel es también su presente problemático. Se trata de un prisionero de por vida que fue liberado en el marco del Acuerdo Jibril en 1985, una persona que participó en la primera Intifada, fue deportado al Líbano en 1992 y regresó a Israel después de los Acuerdos de Oslo en 1994. En su calidad de jefe de la Seguridad Preventiva de la Autoridad Palestina, Rajoub ha ayudado a frustrar varios ataques contra Israel y ha impedido que sus hombres participasen en terrorismo hasta que su sede fue destruida por el ejército israelí durante la Operación Escudo Defensivo.

En los últimos años, Rajoub ha renovado su apoyo al terrorismo, o la “Shaada” (Martirio), como lo define él. Él no tuvo problema en decir durante la reciente ola de terrorismo que alababa a los terroristas en programas de televisión. Habla en un idioma más suave frente a los israelíes y en un idioma diferente frente a los oídos palestinos.

Las elecciones celebradas esta semana durante la Conferencia de Fatah, Rajoub fue apoyado por la rica Qatar, que se menciona como el lugar en donde en el futuro se retirará Abbas. Qatar, que ayudó a los EE.UU. durante la Guerra del Golfo para liberar a Kuwait después de la ocupación de Irak, y que sirve como plataforma para la aviación estadounidense involucrada en los ataques aéreos contra ISIS en Siria e Irak, fue también el principal patrocinador del régimen de los Hermanos Musulmanes y de Mohamed Morsi en Egipto. Actualmente es considerada como una enemiga del régimen militar en Egipto, encabezado por Abed El-Fataj A-Sisi.

Qatar también está apoyando declaradamente a Hamás, acoge en su territorio de forma permanente a Khaled Mashal, jefe de la oficina política de Hamás. En el mes de octubre pasado recibieron con entusiasmo a Abbas durante su visita allí. Mashal, al contrario del Hamás en Gaza, desde su base en Qatar felicitó la séptima conferencia de Fatah, lo que sugiere una posible coordinación entre Rajoub, avalado por los qataríes,tanto por su influyente actividad deportiva como por la política. Hay que recordar que Qatar será la sede de la Copa Mundial en el 2022 y que además Egipto, que es la gran rival de Qatar, apoya al más odiado enemigo de Abbas – Mohammed Dahlan.

¿Dahlan vengará el insulto?

Tanto como si las cosas tengan o no fundamento o bien sean refutadas – Mahmoud Abbas actuó de forma veloz contra Dahlan antes de la conferencia. Rechazó firmemente una propuesta de Egipto para mediar entre Dahlan y él, expulsó de Fatah a cientos de participantes de la conferencia que eran seguidores de Dahlan. También se aseguró de limitar el número de participantes presentes en la conferencia a 1400 (en comparación con los 2.500 que participaron en la conferencia anterior de 2009 en Belén), todo ello para evitar la opción que seguidores de Dahlan se infiltrasen en la sala.

Hace un mes, Mahmoud Abbas despidió de Fatah a Yihad Tamila, que organizó una conferencia de apoyo a Dahlan en el campamento de refugiados de Al-Amari, y de pasó le dejó de pagar los sueldos a decenas de seguidores de Dahlan. Abbas decidió recientemente cancelar también una visita a la zona de Jenin, que es un enorme foco de apoyo de Dahlan después que sus guardaespaldas le advirtieran que no podían garantizar su seguridad allí.

La posibilidad que el herido Dahlan rompa todo y que se lance a una verdadera revuelta contra Abbas es uno de los escenarios guardados en los cajones de los analistas de inteligencia israelíes. Este escenario se basa en enfrentamientos que ya han ocurrido principalmente en los campos de refugiados de Nablus, Jenin y Ramallah, entre los partidarios de los partidarios de Abbas y los de Dahlan.

ap_32478324673248737284324324

Barghouti. Se prepara durante años para el día que quede en libertad…

El propio Dahlan, aunque ha declarado públicamente su apoyo a Barghouti, no se está sentado de brazos cruzados ante su expulsión de Fatah. Mohammed Rashid, ex colaborador cercano de Dahlan y asesor de Arafat, publicó un artículo crítico contra Abbas, a quien calificó como un “cadáver que espera su sepultura política”. Rashid acusó a Mahmoud Abbas afirmando que sus esfuerzos para regular su retiro político se encuentra muy alejado de lo que desea Fatah y el pueblo palestino. La respuesta de Abbas fue rápida. El editor del diario oficial de la Autoridad Palestina “Al-Hayat al-Jadida” Mahmoud Abu Al-Higia, atacó a Rashid. Entre otras cosas, escribió: “No hay nada más cansino que un ladrón que habla de honestidad y de pureza de las manos, que se ha enriquecido por la intermediación y que robó de los fondos públicos”.

Seguidores de Dahlan también organizaron dos conferencias alternativas a la convención de Fatah en el balneario egipcio de Al-Ein Sajne y otra conferencia en Bruselas. Los partidarios de Mahmud Abbas en Egipto fueron excluidos de ambas conferencias en donde discutieron el futuro de Fatah y el futuro de Palestina. La conferencia en Bruselas, informó esta semana “MEMRI”, terminó en un ataque frontal contra la política de Abbas con respecto a Dahlan y sus seguidores.

Dahlan mismo anunció que está operando para celebrar otra conferencia nacional para resolver el conflicto palestino, que jugará un papel importante su patrón, Egipto. El Cairo, junto con los Emiratos Arabes Unidos, la sede en el exilio de Dahlan – sigue apoyando a Dahlan y las relaciones de ellos con Abbas se han enfriado. Ellos no ocultan su opinión que Abbas debe nombrar a un sucesor. Egipto advierte en contra de la creación de un vacío si Abbas desaparece y advierte que Hamás se hará cargo de los asuntos de la Ribera Occidental si esto sucediese.

Hay también candidatos alternativos

Formalmente, el que se supone que debe tomar el lugar de Abbas en caso que éste no pueda continuar es el presidente del Parlamento palestino, que se reunió hace ya nueve años. El líder del Parlamento es el miembro de Hamás Sheikh Aziz Dueck. Fatah no tiene intención de permitir que Dueck ejerza esta opción y así la elección de un sucesor de Abbas es considerado como la tarea más urgente.

Ahora, después que 18 miembros del comité central fuesen electos, encabezados estos por Barghouti y Rajoub, se adjuntará a cuatro miembros de Fatah que serán elegidos por el propio Mahmoud Abbas. Estos elegirán al Secretario General del Comité Central, que es considerado como el vicepresidente de Fatah, es decir, el adjunto de Mahmoud Abbas. Este puesto parece ahora mismo destinado a Jibril Rajoub, que está fuera de la cárcel, y que ahora mismo es el número dos de Abbas y que se visto como un candidato natural para que lo sustituya algún día.

En Israel vigilan con aprensión e interés la inestabilidad en la Autoridad Palestina. Hace unos días, advirtió el jefe de la inteligencia militar, mayor general Hertzi Halevy, que los acontecimientos de 2017 nos mostrarán a una Autoridad Palestina no estable.

En el Departamento de Inteligencia temen el colapso de la Abbas o por una lucha todos contra todos que explote después que Abbas se vaya. En esta guerra, el miedo en Israel es que allí van a participar Rajoub, Dahlan y Hamás, cada uno tratará de tomar el control de la Autoridad Palestina. A este respecto, la reelección de Mahmud Abbas como presidente de Fatah da a Israel, y a todos los lados que luchan entre ellos, tiempo para planificar la forma que piensan reemplazar a Abbas el día después.

Una de las hipótesis consideradas, y que a menudo ha sido advertida por el Ministro Zeev Elkin, es el colapso de la Autoridad Palestina. El primer ministro Binyamin Netanyahu cree que Israel debe actuar para evitar un colapso, pero la posibilidad que una vez que ésta se produzca, el gobierno de Jerusalén no tendrá la capacidad de impedirla. La alternativa, según funcionarios de seguridad, podría ser peor, tanto si Barghouti sigue encarcelado y es elegido presidente, lo mismos que si son elegidos Rajoub o Dahlan. El Coordinador de Actividades en los Territorios, el mayor general Yoav (Poli) Mordejai, estimó hace unos meses que cualquiera que reemplace al líder palestino ejecutará una política más dura hacia Israel.

Y también, para el puesto de candidatos para reemplazar a Mahmoud Abbas o para el de integrar el nuevo liderazgo que vendrá después de él, aparecen en la bolsa de las apuestas otras figuras de compromiso, pero de segundo nivel, o entre los círculos de asociados a Abbas. Entre estos está la cabeza de la inteligencia palestina Majed Faraj, o Hussein el-Sheikh, un estrecho colaborador de Rajoub que es aceptable para Israel. Mohammed A-Staiah, otro hombre de confianza de Rajoub y Tawfik Tirawi, un rival de Rajoub, que logró ser elegido para el comité central.

Tirawi, ex jefe de las fuerzas de seguridad palestinas, fue anteriormente un allegado tanto de Abbas como de Dahlan, pero su relación con los dos ha empeorado. Israel ha acusado a Tirawi de ser el responsable de muchas de las operaciones terroristas en su contra. Otra de las figuras cuyas acciones se cotizaron es Nasser Al-Kuduweh, sobrino de Arafat y el ex canciller de la Autoridad Palestina.

Y, por último, otro escenario sobre el que hablan en Ramallah es el siguiente: En un intento para evitar el caos y un posible enfrentamiento entre Rajoub, Tirawi y otros futuros líderes, Abbas puede designar como secretario del Comité Central a su hombre de confianza, Saeb Erekat.

Erekat acumuló muchas horas de negociaciones con los representantes de Israel, y en el pasado calificó a la demanda de Israel para reconocerla como un estado judío de “exigir una violación grotesca de la ley internacional”. Él apoya abiertamente el derecho al retorno e impulsó el actual intento palestino de apelar a la ONU para mejorar el status internacional de la Autoridad Palestina para actuar a través de esta organización en contra de Israel.

Te puede interesar

Compartir