Inicio > Economía > ¿Qué está pasando con la inflación y el tipo de cambio?

¿Qué está pasando con la inflación y el tipo de cambio?

En los últimos meses del 2016, Venezuela ha padecido un empeoramiento de la inflación y un repunte de la cotización del dólar paralelo. Esto ha obedecido a un cambio claro en la política económica del país, que ha producido un incremento desmedido de estas variables.

La moderación económica de principios de año

Para los primeros meses de 2016, Venezuela enfrentaba una situación complicada: el precio del petróleo venía en caída desde junio del 2014, y había alcanzado mínimos históricos en febrero del 2016, cuando el WTI llegó a cotizarse por debajo de $30 por barril. A esto se sumaba un complicado panorama en el pago de la deuda externa.

Bajo la influencia de Miguel Pérez Abad, quien en aquel momento era vicepresidente económico, el gobierno implementó una serie de medidas diseñadas para garantizar el pago de sus compromisos externos y tratar de contener el empeoramiento de la economía.

Entre estas medidas se realizaron recortes dramáticos en las importaciones, se controló la expansión de la liquidez monetaria (la cantidad de dinero en circulación), se anunció un aumento del precio de la gasolina y de los precios de algunos rubros controlados, y se estrenó un nuevo sistema cambiario (DIPRO/DICOM) que vino acompañado de una devaluación de ambas tasas de cambio oficiales para acercarlas a un equilibrio cambiario.

Los resultados de estas medidas fueron mixtos.

PDVSA y la República cumplieron con sus compromisos de deuda externa de forma satisfactoria y el tipo de cambio paralelo frenó dramáticamente su depreciación, incluso llegando a apreciarse. Sin embargo, la inflación continúo aumentando su ritmo de crecimiento, llevando a algunos comentaristas incluso a hablar de un serio riesgo de entrar en hiperinflación.

La reversión de agosto

Entre julio y agosto, esta política de sinceración fue abandonada. El 2 de agosto, Miguel Pérez Abad fue removido de su cargo y las políticas de moderación de las que era abanderado comenzaron a revertirse. Su salida coincidió con un auge en la influencia del economista español Alfredo Serrano, cuyas ideas económicas distan mucho de ser ortodoxas.

Entre los aspectos más observables de esta reversión, se puede observar que la moderación en la política monetaria, que había caracterizado a los primeros meses del año, ha dado paso a un relajamiento en la expansión de la liquidez.

Crecimiento_de_la_liquidez monetaria

Durante 2015 el promedio del crecimiento mensual de la liquidez monetaria había estado en aproximadamente 6%.

Durante los primeros 8 meses del 2016, este valor había caído a 5% mensual; sin embargo, los meses siguientes la liquidez comenzó a crecer de forma más acelerada. El promedio mensual de este crecimiento ha sido de 12% entre agosto y diciembre.

Financiamiento_a_PDVSA

Esto también se ha visto reflejado en el financiamiento del Banco Central de Venezuela a PDVSA. Cuando PDVSA enfrenta problemas de caja para cumplir con sus compromisos internos denominados en Bolívares, BCV tiene la opción de financiar a la petrolera; esto, sin embargo, implica aumentar la base monetaria, lo que puede influir sobre la inflación.

El financiamiento de BCV a PDVSA no había superado un crecimiento mensual de 18% entre enero del 2015 y junio del 2016. A partir de dicho mes, ha crecido mensualmente a un promedio de casi 29%, alcanzando 39,34% en octubre. En 5 meses, la cifra adeudada se ha multiplicado en más de tres veces.

Por otro lado, se encuentra el brusco freno al SIMADI/DICOM. El DICOM fue anunciado en marzo y perseguía la idea de un tipo de cambio oficial que se encontrara en cercana sintonía con las fuerzas del mercado, con lo que se lograría una sinceración muy necesaria del tipo de cambio.

Cuando se anunció la medida, el SIMADI cotizaba cerca de los 200 Bolívares por Dólar

A partir del anuncio, esta cotización se devaluó aceleradamente, alcanzando los 630 Bolívares por Dólar a finales de junio. A partir de este mes, la sinceración del tipo de cambio se frenó (a la fecha, la tasa se encuentra en Bs. 670 por Dólar).

Las consecuencias de la reversión y los prospectos para inicios de 2017

El período de sinceración en la tasa oficial había creado expectativas de una unificación cambiaria que, en conjunto con la moderación monetaria, había logrado hacer caer la tasa de cambio paralela. Esto se revirtió de forma abrupta en los últimos meses.

Se sabe que la depreciación de la moneda puede tener un efecto rezagado sobre la inflación, de modo que el reciente golpe que ha sufrido el tipo de cambio paralelo en el último mes podría sentirse con mayor fuerza en los primeros meses del año.

La expansión del cono monetario, a pesar de que se realizará de forma progresiva (de acuerdo a declaraciones del BCV) también puede tener un efecto sobre la liquidez y, en consecuencia, sobre la inflación.

Por último, las reservas bancarias excedentes que se han acumulado en los últimos meses también podrían contribuir a una mayor inflación en el primer trimestre del 2017.

Las reservas excedentarias, son recursos que los bancos mantienen con BCV y que resultan improductivos en comparación con los créditos o inversiones en títulos. Si estas son destinadas a aumentar el crédito en el primer trimestre, también podrían impactar la inflación. Más aún, estos excedentes han crecido con especial fuerza en la banca pública, lo que puede indicar a que el gobierno se encuentre preparándose para tratar de estimular la economía por esta vía.

Reservas_Bancarias_Excedentarias

De continuar estas políticas poco ortodoxas, Venezuela corre el riesgo de sufrir una inflación especialmente fuerte en el primer trimestre del 2017.

Fuente: Equipo Boungy

Te puede interesar