Inicio > Opinión > Jesús Silva: Billete de 20 mil es mejor para las mafias

Jesús Silva: Billete de 20 mil es mejor para las mafias

 

Dentro de un billete de 20 mil bolívares caben doscientos billetes de 100 bolívares, es decir, el poder delictivo del billete se multiplica por 200.

En efecto, de ahora en adelante acaparando o traficando con el nuevo billete grande, los supuestos mafiosos de cuello blanco que atacan a Venezuela podrán hacerle peor daño al país acumulando mayor valor monetario con menor cantidad de papel moneda.

En este contexto, los economistas de todos los colores pasan 6 meses diciendo lo que va a pasar y 6 meses justificando por qué no pasó. No necesito ser economista para saber lo que pasa en Venezuela, me basta ser un chavista de a pie que sufro con el pueblo la dura realidad de la calle y tengo el valor de contarla porque para un verdadero revolucionario: “la verdad es la más hermosa de las acusaciones”.

El país llega a la mitad de diciembre de 2016 con DolarToday a 2.500 bolívares. Es una locura la especulación monetaria cometida por ese grupo fascineroso pues a principios del mismo mes esa website reflejaba la tasa de cambio a casi 5.000 bolívares.

Nuestro valiente gobierno revolucionario ha decretado la eliminación del billete de cien bolívares y cierre de frontera con Colombia (país que acobija miles de casas de cambio), esto es interesante porque tales medidas le han generado un golpe devastador a los traficantes de Dolartoday durante la temporada decembrina.

Sólo queda una interrogante: ¿Es este el final de Dolartoday o renacerá una vez más de sus cenizas con técnicas más sofisticadas para fregarnos la vida?

Lo diré criollamente: el problema de las medidas de choque (acciones drásticas y tremendistas) es que sólo funcionan con el factor sorpresa y una vez que la contraparte sabe lo que preparan contra ella, no vuelve a poner la cabeza para que le den el palo.

Si luego de unas semanas, o un par de meses, vuelve la pesadilla paralela ilegal, o sea, que estos aliados de Dolartoday empiecen a acaparar el nuevo billete de 20.000 bolívares para sus operaciones, entonces el padecimiento del pueblo será peor.

Mal podemos esperar que cada tres meses nuestro gobierno vaya a producir nuevos billetes para al corto tiempo sacarlos de circulación y con ello golpear a las elites que los acaparan.

Sencillamente sería peor el remedio que la enfermedad pues nuestro pueblo venezolano humilde viviría a cada rato la angustia que actualmente sufre en bancos y comercios con el apresurado cambio de papel moneda.

En caso de no aplicarse medidas estructurales en la economía, 2017 será todavía más caótico. Es evidente que Venezuela no puede pasar todo el año aislada, con fronteras cerradas ni negada al comercio internacional por doce meses.

La Patria no puede aspirar un autobloqueo económico para que nadie se lleve sus billetes al exterior, porque Venezuela no se autoabastece sino que necesita importar bienes esenciales (comercio internacional) para sobrevivir (alimentos y medicinas) de tal manera que estamos muy lejos como nación de poder divorciarnos del mundo e impedir que en el futuro habilidosas mafias comerciales nos hagan con billetes más grandes lo que supuestamente ya nos han hecho con el de difunto billete de 100.

En toda esta locura, inestabilidad y futuro económico incierto, el pueblo pobre es el que paga y los señores cuello blanco del capitalismo estatal y privado gozan.

Ciertamente, imprimir y eliminar nuevos billetes cada 3 meses no es una solución mágica contra la emergencia económica actual ni maroma suficiente para ganar elecciones. Por cierto ¿usted ya ha tenido en sus manos el nuevo billete? Responda a mi cuenta Twitter: @Jesus_Silva_R

 

Te puede interesar