Inicio > Opinión > Roberto Malaver: Secretario, sírvase verificar si hay quórum

Roberto Malaver: Secretario, sírvase verificar si hay quórum

Henry Ramos Allup toma la palabra: “Les confieso una vaina, después de 36 sesiones suspendidas en la Asamblea Nacional, por lo único que me gustaría entregarle la presidencia al compañero lechuguino Borges, es porque ya no quiero decir más eso de secretario, sírvase verificar si hay quórum, porque me da una temblequera. Dígame esa última vaina que nos echaron los diputados William Barrientos, Ricardo Fernández y Adolfo Superlano, eso es una burla. Estamos en desacato, es verdad, también es verdad que las vainas que aprobamos no tienen sentido, pero hay que aprobar cosas para hacerle creer a la gente que estamos trabajando. Allí en esa Asamblea la única persona que está trabajando es Diana”.

Después de esta última frase, los otros miembros caídos de la Mud sonrieron. Además, el balance que estaba haciendo el presidente de la Asamblea era demoledor. 36 sesiones suspendidas.

Cuando Romualdo García, el mesonero de la tasca Puerto de Palos, donde siempre hay un Colón, se acercó a la mesa destartalada de la unidad, donde se encontraban los parlamentarios Ismael García, Julio Borges, Edgard Zambrano, Ramos Allup, y Guanipa, que llegó a última hora porque le “informaron que estaban allí haciendo un negocio”, preguntó: “¿Cuál es el considerando de hoy?” Ismael García lo vio como si estuviera viendo a Didalco Bolívar, que ya es bastante, y estuvo a punto de decirle algo, pero Ramos Allup lo contuvo diciendo: “Mesonero, sírvase verificar si hay quórum para deglutir una langosta con una botella de whisky”. Y todos levantaron la mano. Romualdo, sonriendo, dijo: “Aprobado por vagabundería, perdón, por unanimidad”. Y se fue a la cocina.

“Aquí lo que hay que hacer es decir que todos estamos en desacato. El pueblo está en desacato”- dijo Borges.- Y siguió: “Asumir lo que nos dice el Tribunal Supremo, pero con el pueblo, y salir a la calle con esa consigna: Todos en desacato. Y le aplicamos su misma medicina”. Edgar Zambrano, sonriendo, le preguntó. “¿Y dónde está ese pueblo, Julito?”

Llegó Romualdo con la botella de whisky y empezó a servir. “A los defensores de las mejores causas. Brindo con honor y valentía”. Así iba diciendo mientras servía los tragos. “Nunca un pueblo fue tan defendido, como ahora, porque cuenta con hombres como estos, que están dispuestos a dar la vida por las mayorías….” “Cállate desgraciao, que me va a  dar un infarto, coño”- gritó Ismael García.

Se retiró asustado Romualdo ante la repentina salida del diputado García, y tomó la palabra Ramos Allup: “Si hacemos un balance de lo que hemos hecho en la Asamblea nos ponemos a llorar. Lo único que he hecho hasta ahora fue sacar las fotos de Chávez del hemiciclo. Más nada. Y Diana que ha llevado gente de la tercera edad para que conozca esa Asamblea, ah, y también llevó a unos carajitos de un liceo. Eso es todo, porque lo demás ha sido pena, penita pena, y vergüenza, mucha vergüenza”.

Entonces Ismael García tomó la palabra: “Lo que pasa Henry es que tú eres muy modesto, no te olvides del discurso de Nacho el día de la Juventud, esa vaina fue histórica, nunca se había dicho un discurso así en esa Asamblea. Ese Nacho es un patriota. Se botó de verdad verdad. Esa decisión tuya fue muy acertada.” Ramos Allup no supo si García se estaba burlando o lo estaba tomando en serio.

En eso llegó Romualdo y empezó a servir la langosta. Y dijo: “Es un honor… “Yaaaaaaaaa” Le dijo Ismael García: “Tú no puedes tener nunca esa boca tranquila”. El hombre se quedó tranquilito y terminó de servir los platos. Cuando se retiraba, Ramos Allup lo llamó y le dijo: “Mesonero, sírvase verificar si hay quórum para iniciar la comelona”. Todos levantaron la mano y Romualdo contestó: “Si hay quórum, presidente”.

Te puede interesar

Compartir