Inicio > Opinión > Manuel Malaver: La calma de Diosdado suena a saqueos

Manuel Malaver: La calma de Diosdado suena a saqueos

 

Diosdado Cabello, anduvo ayer por Ciudad Bolívar y la encontró y dejó en “perfecta calma”. Claro, como conviene a su percepción para quien, ver decenas de negocios saqueados e incendiados, una cifra no determinada de muertos (los dictadores odian los números), cientos de heridos y miles de familias destruidas.

Y es que, en una hora –o quizá menos-pudo catar el vice la destrucción que Chávez primero, y Maduro después, le han ocasionado a Venezuela y siempre con la colaboración, aplauso y su apoyo irrestricto, asiduo predicador de la guerra, del odio, de la división que, ciertamente, no producen sino Alepo, La Habana, Ciudad Bolívar o víctimas inocentes como los que ayer fueron asesinadas en Berlín mientras celebraban la Navidad y por terroristas de la clase de Bashar Al Asad, y Raúl Castro.

Encontrarse con la muerte en Ciudad Bolívar y el Estado Bolívar, los saqueos y la sangre nos dibujan el panorama de la Venezuela que ha ido desapareciendo y terminaran reduciendo a polvo y cenizas.

Esa la calma que celebran: La del silencio, la de los saqueos, la de los muertos, la de la demolición.

Nada, entonces, como ver disminuidos en proceso a la nada a esta ciudad y a este Estado que, hasta hace 20 años, simbolizaron el sueño de una Venezuela más allá del petróleo, de la tecnología de punta y la edificación de un urbanismo que se consustanciara con el país minero, la hidroelectricidad y el paisaje sobrecogedor de ríos caudalosos como el Orinoco, el Caroní y el Caura.

El Estado que, geográficamente, es la cuarta parte del país y por sus reservas forestal y acuífera, el primero.
Pero después de 17 años, reducido a ruinas por el socialismo y la revolución, refugio de mafias de todo tipo, escondite de malhechores y reino de un corrupto que llaman “el virrey”, que nada en oro, coca y diamantes y está detrás de todas las fechorías que se perpetran en el Estado.

Es el hombre que ha movido los hilos para los saqueos, los muertos y heridos en Ciudad Bolívar, como también los hizo en las dos masacres sucedidas en Tumeremo este mismo año y que arrojaron 50 asesinados y estaba ayer acompañando a Cabello por la calles saqueadas de la ciudad epónima del Libertador y seguramente que repitiendo: “Todo está en calma”.

@MMalaverM

 

Te puede interesar

Compartir