Inicio > Opinión > Luis Britto García: “Insubsistencias de la moneda”

Luis Britto García: “Insubsistencias de la moneda”

1) No es la primera vez que en Venezuela queda sin valor parte de la moneda. En la colonia, la falta de numerario obligó a usar como circulante oro, perlas, tabaco y cacao. Durante el siglo XVIII exportamos cacao hacia la Nueva España: parte del circulante quedó constituido por moneda acuñada en México, la llamada macuquina de plata.

2) La Constitución Federal de 1811 dispone que “El Congreso tendrá pleno poder y autoridad (…) De acuñar y batir moneda, determinar su valor y el de las extranjeras, introducir la de papel si fuere necesario, y fixar uniformemente los pesos y medidas en toda la extensión de la Confederación”. Luego el Congreso autoriza a emitir un millón de pesos de una nueva moneda, pero ésta es de papel, sin respaldo, falsificable, y tan rechazada que Bolívar escribe en el Manifiesto de Cartagena, que éstos “llamaron al Comandante de las tropas españolas, para que viniese a librarlos de una moneda que veían con más horror que la servidumbre”.

3) Monteverde restablece la circulación de las especies españolas. Cuando Bolívar libera Caracas, el marqués de Casa León ordena acuñar piezas de cobre con “las 40 o 42 libras de este metal que se hallan existentes y de la moneda de plata macuquina en los términos que previene el Sr. General”. Tras la derrota en la segunda batalla de La Puerta, a su llegada a Caracas ordena Bolívar que se acuñe la plata de las iglesias. Cuando los realistas toman la capital, declaran esa moneda insubsistente y reintroducen los macuquinos. Morillo se refiere al circulante patriota diciendo que “La moneda que ellos acuñaban era la macuquina nuestra sin haber alterado cosa alguna en la ley ni en el tiempo, y con algún mayor peso que aquella: ésta circulaba en toda la Provincia, y Bobes la dejaba correr en los pueblos que allanaba socorriendo a sus tropas con ella”. Morillo la prohíbe, y acuña con sello monárquico otra moneda parecida, llamada “la Morillera”.

4) Petión aporta numerario para la expedición de Los Cayos, y Bolívar dispone que “se nacionalizaran y revaluaran dichas monedas de plata haitiana, estampándoles un pequeño resello”, para sustituir las “Morilleras”. Páez, en 1817, decreta en El Yagual que se le entregase “toda la plata que tuvieran los emigrados para devolvérsela acuñada y sellada”, y funde con ella una moneda imperfecta, cuya circulación prohíbe Bolívar en toda la República menos en Barinas.

5) El 8 de septiembre de 1820, en marcha hacia Ocaña, Bolívar comunica al vicepresidente Santander que “He mandado al gobernador Gual que organice ambas provincias; he prohibido la circulación de la mala moneda”. Pues abundan las falsificaciones y el uso de especies extranjeras, hasta que Antonio Guzmán Blanco impone en 1879 el bolívar plata como moneda oficial y veta las divisas foráneas. Pero en el país se instalan diversos bancos y cada uno imprime su papel moneda particular, con lo cual la circulación deviene caótica e insegura. La quiebra del banco implica la de los tenedores de sus billetes. Con la creación del Banco Central de Venezuela, en 1941, se atribuye a éste la competencia exclusiva de acuñar e imprimir moneda.

6) No paran aquí los avatares de nuestro signo monetario. Betancourt desaparece las monedas de plata. En su segunda presidencia, CAP lanza un billete de un bolívar, llamado “el Tinoquito”. Imprimirlo cuesta más que su valor nominal, y desaparece ante la inflación. En 1992, en su segundo mandato, Rafael Caldera preside la más grande crisis financiera del país, porque los banqueros, que habían abandonado la intermediación financiera para recibir intereses cercanos al cien por ciento anual por los “bonos cero cupón”, huyen robándose más de la mitad del circulante. En 2008 el “bolívar fuerte” deja insubsistentes los demás cuños e impresiones. Todo pasa, hasta el papel, que lo aguanta todo.

Te puede interesar