Inicio > Opinión > Cristian Silva: ¡No quiero más nunca una navidad así…!

Cristian Silva: ¡No quiero más nunca una navidad así…!

Mis tres pares de zapatos  están rotos y las sandalias de baño también… Los pantalones y camisas que me regalaron hace cuatro años están desgastados y no he podido comprar otros nuevos; mientras mis dos vehículos también están parados por no conseguir a tiempo las piezas para repararlos y rogando a Dios no se me dañe la batería……… ¡No padre, no quiero más nunca una navidad así!

De las hallacas ni hablar. Si no hay harina de maíz, cochino, los pollos se ven en fotografías: las alcaparras, aceitunas, pasitas, productos importados, ¿imagínese su precio?

Por todo teníamos cien mil bolívares en efectivo y el Presidente nos obligó a depositarlos; pero ahora nos dice que podemos usarlos hasta el dos de enero del año 2.017 porque le hicieron una guerra no permitiéndoles traer los nuevos billetes… ¡Dios mío, no entiendo!… Tantos militares, tan numerosa fuerza pública, funcionarios de inteligencia, contrainteligencia. Y al parecer,  hasta los niños juegan con nuestro apreciado y respetado Presidente haciéndole todo tipo de guerras:  guerra económica, financiera, mediática, las mafias de Cúcuta,  Maicao, Brasil; la oposición, la MUD; Henry Ramos Allup  y Julio Borges lo llevan loco… Entonces pregunto, ¿qué clase de Presidente tenemos los venezolanos?

Necesito  por favor una explicación a la desgracia humana y socialista que envuelve toda la república.

Necesito saber las razones por las cuales no hay juguetes en Venezuela y los pocos existentes son inalcanzables; porque imagínese Usted,  si mi único capital disponible para pasar la navidad son cien mil bolívares, ¿cómo voy a comprarle una muñeca “barbie” a mi hija en 120.000?… ¿Cómo?

Está llegando en Venezuela “la hora loca” o ya estamos sobre ella. ¿De qué sirven  los aumentos de sueldos realizados durante el transcurso del año si sumando todos los ingresos de todos los integrantes  de una familia, apenas  alcanza para medio comer y eso, cuando se  consigue la escasa comida existente después de hacer colas y colas y visitar infinitos abastos, supermercados, mercales, pdvales, los claps?

¡Qué alegría tengo hoy!… Mi mujer consiguió un tubo de pasta dental.  Teníamos dos semanas cepillándonos con bicarbonato de soda. Ahora vamos a ver como conseguimos un desodorante… ¡NO!… Así no era la Venezuela de los cuarenta años continuos de democracia antes de triunfar electoralmente este fenómeno  diabólico llamado socialismo-comunismo.

¡El país pide cambio; la gente pide cambio; el hambre pide cambio; la falta de medicinas pide cambio y los pobres en Venezuela –QUE YA SOMOS TODOS- también pedimos cambio…. LIBERTAD Y DEMOCRACIA.

Yo sueño una Venezuela donde pueda a ver a mi vecino sin odio y sin temor aunque no sea de su partido ni de su proceso revolucionario. Un país donde aprendamos a reconocernos y respetarnos. Un país sin inflación o con un proceso inflacionario moderado, controlable; donde existan nuevamente muchas empresas produciendo todo tipo de bienes y servicios sin restricciones y sin la angustia de  expropiaciones, cierres,  control de cambio y de todo tipo.  Un país donde mis amigos productores agrícolas de Acarigua, Turén, Calabozo,  Apure, Barinas y otras regiones llaneras y de toda Venezuela puedan dedicarse libremente a sembrar maíz, sorgo, arroz, etc., porque conseguirán a tiempo y sin problemas, financiamiento, semillas, fertilizantes, maquinarias, repuestos para las mismas y demás insumos necesarios para la producción.

Quiero ver a mi Cumaná bonita….¡Con bastante pescado y barato como era antes!… Con su flota atunera –la más grande de Venezuela y una de las más grandes del pacífico en otros tiempos- trabajando a máxima capacidad…… ¡CANDELA!

Te puede interesar

Compartir