Inicio > Opinión > Nelson Morán: Venezuela en la guachafita

Nelson Morán: Venezuela en la guachafita

En una versión de “Alicia en el País de las Maravillas” se dice que ella vivía en un reino en fiesta permanente; aquí, en Venezuela, sucede que en una fecha festiva, diciembre, cuando el Ejecutivo se olvida del plan de ahorro energético, por el que sometió a racionamiento de energía eléctrica a la población, y hoy, como si nada, estimula las celebraciones y llama a prender la luz; se ven cosas inimaginables: En cadena nacional el Ejecutivo anuncia, vía decreto, que el billete de Bs 100, saldrá de circulación, en un plazo de 72 horas.

Según el presidente, el objeto del decreto es proteger a la población de las mafias que están dejando al país sin esté billete.

Inmediatamente se forman grandes colas en las entidades bancarias tratando de cambiarlos o depositarlos, todo esto en medio de protestas y desacuerdos. Vienen un conjunto de modificaciones al decreto, y por último le dan vida hasta el 2 de enero de 2017, y no se sabe si lo habilitarán nuevamente, todo puede pasar, como siempre, pero las colas continúan, aún, hasta hoy. ¿Y ls población?  Totalmente desorientada, tratando de entender los sucesos.

La salida de circulación del billete de 100 Bs, el de mayor denominación al momento, viene a dejarnos con 2 billetes en uso, el de 10 y el de 20, ya que los billetes de Bs 2 y 5; desde hace tiempo están fuera de circulación en la práctica, al igual que las monedas; generalmente no son aceptados en comercios o tienen poca utilidad, debido al volumen e incomodidad que significa el utilizarlos, muchas veces los botan y rompen; pero ahora gracias a dicho decreto renacieron, a lo mejor transitoriamente.

Y para seguir la fiesta, el “nuevo cono monetario” no ha llegado, viene por cuotas, solamente sé ha visto, el billete de 500 Bs, en cadenas oficiales; como resultado de esta medida no hay circulante, la gente no encuentra que hacer en medio del desorden, el gobiero logró en 72 horas, lo que no pudieron las mafias: “Dejo sin billetes de 100 a los venezolanos”.

La improvisación gubernamental es una falta de seriedad y, falta al respeto debido a los ciudadanos; esto independientemente de la valoración de la medida, o cómo piensan algunos que mantienen dudas del verdadero objetivo de la misma, se comienza a escuchar otras voces, referidas a los intereses ocultos; aparte del desorden creado ¿Qué más hay detrás?.

Por si fuera poco, en medio de todo ésto, los cajeros de las entidades bancarias, desde el inicio del decreto, entregan billetes de Bs 100; asi que te apresurabas a depositar, cambiar en el acto, o a gastarlos, para no tener que canjearlos.

Más de uno que tenía una cantidad en su casa, después de varios días de ir al banco, necesitó volver a depositarlo, sin alegría.

Toda está angustia sufrida fue innecesaria, por los cambios posteriores.

En éste enredo, los ciudadanos sufren las consecuencias de la improvisación, viéndose obligados a hacer  largas colas para cambiar los billetes, depositarlos, Asi como la del llamado “canje” en el Banco Central de Venezuela, de breve vida por ahora, para dar paso a la prorroga hasta enero 2017, donde la fiesta puede seguir después del 2.

La falta de seriedad gubernamental se refleja en la improvisación manifiesta, donde cambias fechas a cada rato, pones a correr a la gente, actúan a ver si la pegas; el orden no se ve por ningún lado. Una verdadera guachafita.

Todo esté desbarajuste conlleva a una gestión gubernamental ineficiente, donde el país, sus ciudadanos, nosotros, sufrimos las consecuencias, viviendo hoy una situación que jamás nos imaginamos.

Corresponde, entonces, trabajar por un mejor país.

Te puede interesar