Inicio > Interés > ONU condena colonias israelíes; Obama declina usar veto

ONU condena colonias israelíes; Obama declina usar veto

En esta fotografía proporcionada por las Naciones Unidas, Samantha Power, embajadora estadounidense ante la ONU, habla ante el Consejo de Seguridad después de que ese órgano votó para condenar los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental, el viernes 23 de diciembre de 2016 en la sede de la ONU. (Manuel Elías/Naciones Unidas vía AP)

 

En una sorprendente ruptura con su proceder de antaño, Estados Unidos permitió que el Consejo de Seguridad de la ONU condenara el viernes los asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental como una “flagrante violación” al derecho internacional.

AP

Con esta actuación, el gobierno del mandatario saliente Barack Obama desatendió las exigencias de Donald Trump de que Estados Unidos ejerciera su veto y proporcionó un clímax a años de relaciones gélidas entre Washington e Israel.

La decisión de abstenerse en la votación en el consejo, que fue de 14-0 en contra de los asentamientos israelíes, constituye uno de los mayores rechazos estadounidenses a su antiguo aliado en la memoria reciente. Y podría acarrear consecuencias significativas para el Estado judío, al que obstruiría su posición negociadora en futuras conversaciones de paz.

Ante el rechazo generalizado de la comunidad internacional a las colonias israelíes, la decisión será casi imposible de revertir para cualquiera, incluso Trump.

Sin embargo, el presidente electo de Estados Unidos aseguró en un tuit que “en lo que concierne a la ONU, las cosas serán distintas después del 20 de enero”, fecha en la que él asumirá el poder.

De acuerdo con la resolución, los asentamientos israelíes establecidos en territorios que los palestinos quieren incluir en su futuro Estado “carecen de validez jurídica”. El consejo exigió un alto a esas actividades a fin de “salvar la solución de dos Estados”, uno al lado del otro. Un fuerte aplauso inundó el recinto del Consejo de Seguridad después de que la embajadora estadounidense Samantha Power permitiera que se aprobara la resolución.

La condena del viernes, un día después de que Egipto aplazara de súbito una confrontación programada, coronó días de intensos esfuerzos diplomáticos en distintas capitales en el mundo.

Autoridades estadounidenses habían dejado entrever que estarían dispuestas a permitir que se aprobara la resolución, a pesar de haberlo impedido por años. Funcionarios israelíes dijeron que estaban al tanto de esos planes y habían recurrido al apoyo de Trump. El presidente electo estadounidense exhortó en un tuit al presidente Barack Obama a que bloqueara esa iniciativa en las Naciones Unidas.

Luego Egipto retiró su resolución, y los funcionarios estadounidenses señalaron que ello se debió a las intensas presiones israelíes. Después los funcionarios de Israel acusaron a Obama de coludirse con los palestinos en una “acción vergonzosa” contra el Estado judío. Washington rechazó esa aseveración.

La mayor parte de la comunidad internacional se opone a que Israel construya asentamientos judíos en territorios que conquistó en la Guerra de los Seis Días de 1967. El principal respaldo de Israel en la ONU ha sido Estados Unidos, el cual, aunque considera ilegítimo el establecimiento de las colonias, ha utilizado su poder de veto como miembro permanente del Consejo de Seguridad para bloquear resoluciones de ese tipo, bajo el argumento de que la disputa palestino-israelí debe ser abordada mediante negociaciones.

En una muestra de unidad, la resolución del viernes fue propuesta por naciones de cuatro regiones distintas del mundo: Malasia, Nueva Zelanda, Senegal y Venezuela. Es la primera resolución contra los asentamientos israelíes aprobada en 36 años, dijo el embajador de Malasia ante la ONU, Ramlan Bin Ibrahim.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ordenó varias medidas diplomáticas en represalia: convocó a los embajadores de su país ante Nueva Zelanda y Senegal para consultas, y canceló una visita del canciller senegalés a Israel que estaba programada para enero. También puso fin a los programas israelíes de ayuda a ese país africano.

“Israel rechaza está vergonzosa resolución anti israelí en la ONU y no se apegará a lo que señala”, afirmó la oficina de Netanyahu en un comunicado, al tiempo que culpó a Obama por no “proteger a Israel contra esta conspiración en la ONU” e incluso coludirse con sus detractores.

Al explicar el voto de Estados Unidos, Power citó una declaración en 1982 del entonces presidente Ronald Reagan, quien afirmó que Washington “no apoyará la utilización de ningún territorio adicional para el establecimiento de asentamientos”.

En un comunicado, el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, dijo que la votación estuvo guiada por un principio: “preservar la posibilidad de la solución de dos Estados”.

 

Te puede interesar

Compartir