Inicio > Interés > Comenzaron los traslados a Belén para la misa del gallo

Comenzaron los traslados a Belén para la misa del gallo

La multitud acudía este sábado a Belén para las celebraciones de la Nochebuena y la misa del gallo a la medianoche, en donde se espera una afluencia mayor que en 2015 cuando las fiestas estuvieron marcadas por una ola de violencia. AFPDocenas de palestinos y turistas confluían a la plaza del Pesebre cerca de la Basílica de la Natividad, construida en el lugar en donde la tradición cristiana dice que nació Jesús de Nazaret, en la parte de Cisjordania ocupada por Israel y a muy pocos kilómetros de Jersualén.

A pesar de una fina lluvia, la atmósfera era mucho más festiva que el año pasado.

La Navidad de 2015 se llevó a cabo en medio de una ola de violencia en los territorios ocupados y en Israel, que dejó en tres meses 150 muertos.

El sábado, a pesar del despliegue de las fuerzas de seguridad palestinas en las calles del centro de Belén, el ambiente festivo dominaba.

Los feligreses y turistas se sacaban fotos cerca del árbol de Navidad gigante colocado en la plaza del Pesebre y con los scouts palestinos que marchaban al son de gaitas.

“Es formidable estar en Belén para mi primera Navidad fuera de casa”, se entusiasma Valeria, una estadounidense de 21 años.

Ramzi Al Durzi, un jordano cristiano, vino con su dos hijos para visitar a la familia de su mujer que vive cerca de Ramalá. “Es mi primera visita a Belén y en Palestina, la atmósfera es fantástica”, dijo.

Luego de una procesión, el patriarca latino celebrará la tradicional misa de medianoche con la presencia de numerosos dignatarios religiosos y representantes políticos palestinos, entre ellos el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Según el ministerio de Turismo israelí, se esperaba en diciembre la llegada de unos 120.000 turistas, la mitad cristianos.

Por su lado, los responsables palestinos prevén más visitantes que en el mismo periodo del año pasado e indicaron que las reservas de hoteles estaban en alza.

La ola de violencia en la que murieron 246 palestinos, 36 israelíes, dos estadounidenses, un jordano, un eritreo y un sudanés desde el 1 de octubre de 2015 no cesó, pero disminuyó a medida que pasaron los meses.

Para alcanzar la Basílica de la Natividad, los visitantes que llegan de Israel deben cruzar el muro que separa el Estado hebreo de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde hace más de cincuenta años.

Belen1

 

Te puede interesar