Inicio > Opinión > Luis Fuenmayor Toro: Manipulación a través del lenguaje

Luis Fuenmayor Toro: Manipulación a través del lenguaje

El Gobierno de Chávez hizo un uso particular del lenguaje para ajustarlo a sus necesidades de manipulación de la opinión pública y la de sus propios partidarios. Su necesidad de controlar a la gente se basó, al igual que en el pasado adeco copeyano, en la ignorancia, candidez y miseria del pueblo. Utilizó la demagogia y el engaño, ocultos o “suavizados” detrás de palabras, frases o enunciados utilizados aviesamente. No fue original en esto pues los nazis se le adelantaron al igual que los cubanos de Fidel, a quienes escuché decir que “cualquier cosa que se haga se puede explicar de manera de tener siempre la razón”. Así actuó el comandante eterno, aunque entiendo que esto duele y molesta a quienes aún no se percatan de estas verdades y le profesan una veneración digna de mejor causa. Con la verdad no pretendo ofender sino tratar de poner las cosas en su sitio.

Los chavecos son unos ases al analizar y condenar las violaciones de derechos humanos, la represión, la violencia, las acciones paramilitares y las acciones económicas contra el pueblo, cuando se trata de gobiernos extranjeros adversos o no necesariamente amigos. Ven con meridiana claridad la viga en el ojo ajeno, pero son incapaces de verla en el ojo propio. Y me refiero también a quienes los apoyan, a periodistas y letrados que, si hurgaran en sus escritos del pasado, se sorprenderían de estar defendiendo hoy lo que ayer combatieron, simplemente porque actualmente se sienten gobierno. Para los chavecos, la represión de manifestantes negros en EEUU es una muestra de la ausencia de democracia y del racismo en esa nación, mientras la represión de manifestantes en Venezuela es expresión de la defensa gloriosa de la revolución, que realizan nuestras bolivarianas fuerzas del orden público.

Llaman guerra económica al desastre generado por su fracaso, acaparamiento a la escasez, especulación a la inflación, empleo a la buhonería, liberación del pueblo a los asesinatos extrajudiciales, zonas de paz a las de tolerancia del crimen, precios justos a los precios liberados por ellos ante la inflación. Dicen que el reparto de bolsas de comida es la medida más avanzada del mundo, para distribuir alimentos; la agricultura urbana la solución al déficit productivo, la defensa del salario es su bonificación, el combate del rentismo está en la minería intensiva y la nacionalización socialista es la creación de empresas petroleras mixtas con compañías extranjeras. Distorsionan la información y la llaman información veraz. Instrumentan campañas por la paz, el diálogo y el respeto mientras insultan a sus adversarios. Apoyan la amnistía en el país vasco, pero la niegan aquí. Es la misma siniestra conducta de las agencias transnacionales de la comunicación y la desinformación mundial, que dicen enfrentar.

Te puede interesar

Compartir