Inicio > Política > Franco Silvio: El MAS se niega a llegar a acuerdos que ratifiquen el modo tradicional de hacer política en Venezuela; por Enrique Meléndez

Franco Silvio: El MAS se niega a llegar a acuerdos que ratifiquen el modo tradicional de hacer política en Venezuela; por Enrique Meléndez

 

Franco Silvio, dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS), expresa que su partido por el momento no está interesado en participar en ningún acuerdo con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), con independencia de que haya anunciado una reestructuración, con miras a hacer más amplia su integración; hasta tanto no se produzca una ruptura con el modo de hacer política en Venezuela, que ha imperado durante cien años.

¿El MAS estaría dispuesto a participar de la MUD más amplia que se ha anunciado, una vez que proceda a su reestructuración?

-El MAS tiene una propuesta de generar un espacio político que sea una nueva alternativa en materia de responderle a las necesidades, que hoy tiene el país y a las circunstancias que vivimos y a cosas más profundas. Incluirnos en acuerdos estrictamente partidistas sin discutir, como uno dice, la política, para nosotros es muy complicado, si no hay una discusión más severa de qué es lo que se plantea.

-Porque en el caso mío, yo tengo una propuesta de ruptura con todo lo que es la política tradicional, incluido mi mismo partido, y, en ese sentido, yo creo que hay que revisar elementos básicos; que son carencias que tiene por cien años un modelo político que nadie ha podido superar. Ni siquiera el proyecto de Rómulo Betancourt.

-El proyecto Betancourt arrastra una cosa perniciosa para el país, que es la madre de muchos de sus desastres, como lo es el presidencialismo, y eso en Venezuela debe tener un punto final, y comenzar otra cosa. Pero, además, así como yo puedo decir esto hoy, y pareciera que como complicado, para tener posibilidad, yo creo que hay una oportunidad importante para generar un acuerdo nacional en el país y un acuerdo de todos.

-Pero no un acuerdo partidocrático, sino en función de las necesidades del país que, no sólo es la circunstancia que vivimos, esto es, lo superficial. Los llamados a sacar a Nicolás Maduro y poner a otro, en su defecto, es la historia de cien años en Venezuela, y nosotros no podemos seguir en ese plan. No quiero decir con esto que Maduro sea bueno o sea mal. Seguramente habrá que superar a Maduro, y poner a otro dirigente, pero ese no es el problema fundamental de la política.

-El país primero tiene que definir en contra de lo que dice la lógica de la política tradicional del presidencialismo: el destino del ingreso petrolero. Porque ni la MUD ni el gobierno lo resuelven porque lo mantienen en el viejo esquema de los cien años. El problema de la proporcionalidad política. Porque no puede haber ampliación de la democracia, si no hay pluralidad política.

-Eso es fundamental. Hoy estamos ante el hecho de que estamos amenazados todas las organizaciones políticas, prácticamente, por una severa decisión del Tribunal Supremo de Justicia, y en esta semana se van a generar acciones, inclusive, con varios de esos partidos de la MUD y del Polo Patriótico, con respecto a eso, ya que se trata de una decisión muy severa.

-Además, hay un parámetro que nosotros consideramos fundamental, y es que en Venezuela, para poder generar una diversidad económica, sobre todo, dentro de la dificultad que tiene un país monoproductor, en nuestro caso de petróleo, hay que tener un altísimo desarrollo en ciencia e investigación y creación tecnológica, que genere un desarrollo de las fuerzas productivas, como hacen las naciones de primera.

-Precisamente, nosotros hemos elaborado un documento, donde hablamos que hay que construir una nación de primera y superar al país inútil que hemos sido por cien años, y en el cual el soporte fundamental de esa inutilidad ha sido la lógica de la política tradicional. Eso es una cosa difícil de comprender.

-Pero como nosotros no estamos en el plano de derrotar a la MUD ni de derrotar al chavismo, sino de convencerlos, sin descalificarlos, de que el país puede, si nos ponemos de acuerdo todos, y en un acuerdo mucho más amplio que la participación de los políticos generar las bases, para construir una nación de primera. Eso lo podemos construir entre todos.

-De modo que todos esos esfuerzos, que son en el fondo para sustituir a la MUD, si no tienen un carácter, que toque los elementos fundamentales; que permitan cambiar las carencias que tiene la nación desde Gómez al día de hoy, constituye sencillamente un juego de habilidad, para tratar de sacar más votos que esa MUD.

-Es normal que uno se meta en esos acuerdos, pero hasta qué punto vale la pena hacerlo, donde se van a conservar todos los valores, parámetros y estereotipos de la política tradicional, y va a conservar; aunque sea con otro iluminado (Leopoldo López, Henrique Capriles, Henry Ramos), al país inútil que hemos sido durante cien años.

-La convocatoria que nosotros hacemos es tratar de construir un espacio de acuerdo nacional, que incluya a los partidos polarizados, a los no polarizados, de los cuales nosotros formamos parte; a los medios de comunicación; a los sectores productivos y financieros, así como a la fuerza armada nacional bolivariana.

¿Cómo van a hacer ustedes ese llamado, si precisamente no participan de la MUD?

-Nosotros no somos mochos, nosotros hemos estado haciendo ese llamado. Para lo cual nos hemos reunido con una siete u ocho organizaciones: a veces va Claudio Fermín, a veces va Eduardo Fernández. Hay grupos disidentes del chavismo que van, y que conversamos eso, y eso tiene su tiempo. Ahí no hay que ir apresurado. Nosotros proponemos una política, y el documento del cual te hablé tiene que ver con eso. Hay otro documento. Yo no lo cargo aquí, que ya tenemos aprobado todas las organizaciones que tiene una propuesta, para avanzar hacia otra cosa.

-Nosotros no podemos meternos en algo donde la diferencia política fundamental sea si el destino del ingreso petrolero es para la inversión social o para el ingreso productivo. Las dos tienen un carácter populista y regalador de plata, y en cien años ha sido así, y es por eso que el país está como está. Aquí el chavismo se diferencia porque dice que tiene el plan de redención en la inversión social y los otros en la inversión reproductiva. Las dos han fracasado en Venezuela. Entonces discutir en el fondo el destino del ingreso petrolero es fundamental, para lo que vamos a hacer.

-La mayor redención social que tú le puedes hoy es educarlo; ofrecerle investigación científica, investigación tecnológica, para que tú tengas trabajadores calificados; pues ya basta que la gente tienda la mano, para que le den un subsidio. Yo no digo que los subsidios deban eliminarse.

-Pero, cuando a los padres tú le preguntas que qué es lo mejor que ellos han podido hacer por sus hijos, la respuesta adecuada es el hecho de haberles dado educación. En ese sentido, el Estado venezolano debe tener la obligación de educar a la sociedad venezolana.

Pero entre las críticas que se le hacen al MAS es que se salió de la MUD, para hacerle el juego al gobierno. ¿Qué responde usted?

-El proponente de la salida del MAS de la MUD soy yo, quien fue el primero que asomó esa día. Yo estaba tranquilamente en Margarita en una especie de retiro; aunque del MAS tú nunca te vas; de modo que Felipe Mujica y Segundo Meléndez me llamaron, y me manifestaron que ellos querían que yo los ayudara, y yo les puse como condición, para reactivar mi militancia, que había que irse de la MUD. Yo no tengo nada que ver con el chavismo.

-Aparte de que yo le dije que no estaba dispuesto a hacer política de acuerdo a la lógica política tradicional; de lo que te he venido hablando; pues a mí me parece que esa lógica padece del síndrome del teléfono analógico; que es un teléfono que te permite llamar para todas partes del mundo; sólo que se trata de un teléfono que no te permite entrar a las cosas del mundo moderno: interné, twitter, facebook, washtsaap, mensajerías de texto, transferencias bancarias.

-Lo mismo sucede con Venezuela: la lógica de la política tradicional no te permite llevar al país al mundo contemporáneo, que necesitamos y que todos queremos exista en Venezuela.

Pero, con independencia de eso, ¿cuáles son las razones por las que usted consideró que hay que salirse de la MUD?

-Eso fue hace tres años. Eso es historia vieja, e incluso en el MAS había el criterio generalizado de que eso iba a fracasar. Tú me dices a mí que nuestro partido es aliado del gobierno. Te repito: no es un aliado del gobierno. Pero, además, yo te pregunto a ti: ¿cuál es el mejor aliado que tiene el gobierno en estos últimos años, si no es la MUD? ¡La MUD ha sido el mejor aliado que ha tenido el gobierno!

Entonces, ¿usted cree que en la MUD los intereses particulares de los dirigentes de los partidos, que la integran, están por encima del interés general de los venezolanos?

-No solamente yo estoy convencido de eso. En Venezuela hay un espacio muy grande de más del 45% de la opinión pública, que está convencido de que eso es un fraude.

Y no obstante se habla de que el MAS terminó convirtiéndose en un partido franquicia. ¿O no?

-El MAS no es un partido de franquicia; puesto que existe en todo el país. Muy pequeño, está muy débil. Trata de sobrevivir. Eso no lo escondemos. Pero yo no te estoy hablando de los intereses de los partidos políticos, en particular. Yo te estoy hablando de la política. La política es algo superior al MAS, a la MUD, al gobierno. Yo te estoy hablando de que en Venezuela hay que deslastrarse de la política tradicional. Tiene cien años conduciendo al país hacia la inutilidad.

-Un país que en cien años no ha podido diversificar su economía, no es sino un país inútil. Diversificar la economía en un país, que ha vivido de la renta petrolera, es una de las cosas más complejas, y con las recetas y los programas de la MUD, y las recetas y los programas del gobierno no lo vamos a hacer.

-El padre Arturo Sosa tiene razón, incluso, por encima de la posición que tiene la Conferencia Episcopal Venezuela que, a mi juicio, está completamente equivocada, cuando destaca este punto.

¿Usted cree que la MUD fracasó en su estrategia política a lo largo de este año 2016?

-Perdió el tiempo. Si tu eres políticamente hábil tú tenías que admitir que no te iban a permitir realizar el revocatorio. Así tú tengas derechos. Tú tienes que saber con quién te estás enfrentando. Estaba cantado que el gobierno no te iba a permitir realizar el revocatorio. En su defecto, tú tenías que diseñar una política que pudiera tener sentido. Estamos en el 2017, y no hubo revocatorio. Se lo dijimos hasta la saciedad.

-A lo mejor, si se hubieran dedicado a plantear la realización de las elecciones de gobernadores, el gobierno también las hubiera negado; pero le hubiera resultado más cuesta arriba adoptar esa decisión. Ahora, hay acuerdos, que se conocen como infieri, que se ven entre la MUD y el gobierno; cuyos resultados tú los notas a lo largo del tiempo; pero que se hacen a espaldas del país, y la consecuencia de todo esto es que hay un 45% de venezolanos que miran a la MUD con indiferencia, y no es que están con Maduro. Nosotros estamos en esa parte.

En una hipotética realización de las elecciones de gobernadores, ¿el MAS hubiera presentado candidatos propios o hubiera apoyado a uno que otro de los dos polos de acuerdo a las circunstancias en las diferentes regiones?

-Hubiéramos participado con candidatos propios; en lo más posible. Ahora, hoy nosotros discutimos si tiene sentido ir a unas elecciones hoy en día. Nosotros creemos que nuestra ruptura con la política tradicional tiene que ser algo determinante.

Algunos voceros oficiales han dicho que, dada la existencia de una guerra económica implacable, no es el momento de realizar eventos electorales. ¿Eso significa, a su modo de ver, que tampoco habrá ningún tipo de elección este año?

-Está cantado que el gobierno va a tratar de no permitir ninguna elección este año. De modo que yo creo que la tarea hoy más importante de la política venezolano es lanzarse en un movimiento, para tratar de llevar a cabo un proceso de legalización de los partidos; tomando en cuenta que todos están cancelados.

-En efecto, el CNE ha pautado las elecciones de gobernadores para dentro de seis meses. Pero ya tú verás que, llegado el momento, ellos van a comenzar a inventar una serie de excusas, y resulta que termina el 2017, y no se han llevado a cabo. Eso es algo que está cantado. Ahora, allá aquéllos que comiencen a hacerse la ilusión de que sí se van a realizar; bueno, que se crean esa fantasía. Yo estoy convencido de que en seis meses no habrá ese proceso electoral. Así como está convencida toda la dirigencia del MAS.

-No es que nosotros nos oponemos a que se lleven a cabo esas elecciones. Pero uno sabe con quien está tratando; las convicciones políticas que tiene la gente que está en el gobierno.

Pero, ¿en el 2018, sí habrán elecciones presidenciales, según su percepción?

-Tiene que haberlas. Pero otra cosa: el deterioro del país pudiera llevar a que sectores importantes del chavismo a replantearse la situación precaria que se vive, sobre todo, a nivel económico, y a lo mejor a llegar a acuerdos con sectores de la MUD.

 

Guardar

Te puede interesar

Compartir