Inicio > Opinión > Juan Carlos Parisca: Liderazgo, estrategia y programa

Juan Carlos Parisca: Liderazgo, estrategia y programa

 

El liderazgo de la Revolución Bolivariana tiene pendiente presentar al pueblo el plan estratégico para el presente lapso de gobierno, comenzando por la caracterización de la situación del país y sus problemas inmediatos, en un discurso cuyo contenido es la guía para la acción que espera el pueblo chavista.

El conjunto de señalamientos que hacemos en este artículo reclama respuesta inmediata. Así lo ven las masas revolucionarias que vienen acompañando a la dirección a lo largo de este proceso.

La revolución, por otro lado, se enfrenta al conjunto de fuerzas agrupadas por la oposición en preparación del enfrentamiento electoral para la elección de gobernadores, prevista en el cronograma electoral aprobado por el CNE para fines del primer semestre del 2017.

El papel de la dirección entraña una responsabilidad de liderazgo a doble propósito. Por un lado, está la formulación conceptual de los lineamientos estratégicos y su difusión en el seno del pueblo. Y por el otro, encabezar victoriosamente el enfrentamiento en el próximo evento electoral, sin escatimar los esfuerzos para garantizar una amplia difusión de la estrategia y el programa político en el seno del pueblo.

La formulación de la estrategia entraña un trabajo, cuya responsabilidad atañe a la dirección política. Es necesario dominar conceptualmente cuáles son las clases o fuerzas sociales que se enfrentarán en cada región del país, y cómo están vinculadas unas contra otras.

La estrategia debe ser objeto de una amplia discusión entre los revolucionarios por parte de la dirección, lacual tiene, por una parte, que difundir los problemas, sus soluciones y sus causas. Y cuando no se tengan al alcance el logro de las metas trazadas, explicar al pueblo la problemática para preservar su apoyo, aun cuando no se puedan cumplir las metas.

Para la investigación y el trazado de la estrategia debemos manejar aspectos metodológicos como: valorar las relaciones mutuas entre los sectores de la derecha, las cuales emanan de las condiciones de vida de cada clase social. Aprovechando este conocimiento las instancias intermedias y las bases serán capaces de prever el curso que posiblemente adopte la lucha y determinar el camino a seguir para alcanzar resultados exitosos.

El Gobierno Nacional presentó recientemente un plan de corto plazo que contempla objetivos y metas, todos de muy alta prioridad:

  • Producción y comercialización de petróleo y sus derivados. Defensa de los precios.
  • Pleno abastecimiento de bienes de consumo primario. Alimentos. Medicinas.
  • Plan nacional de seguridad.
  • Mantenimiento de la inversión social, particularmente de las metas de vivienda.
  • Estabilidad económica. Control del valor de la moneda.
  • Generación eléctrica ante la próxima temporada de sequía.
  • Organización de las fuerzas revolucionarias para garantizar la victoria. El partido de la revolución.
  • Presentar de inmediato un plan para la lucha contra la corrupción y el castigo a los corruptos.

Estos objetivos y metas deben ser objeto de la presentación minuciosa y articulada, dejando clara la importancia que tienen para el triunfo en los procesos electorales de 2017 y 2018.

La creación del programa político debe obedecer a determinados elementos metodológicos. Un programa político “es la explicación clara y precisa de las metas que el pueblo aspira”. En consecuencia, tienen una “enorme importancia” para la “actividad cohesionada”.

El programa constituye una síntesis científica fundamentada del rumbo a seguir y de las metas por alcanzar dentro de la presente etapa. Es, de hecho, “un anticipo científico del posible e inevitable fruto de las transformaciones políticas”.

El programa debe expresar los conceptos fundamentales acerca de su concepción de la sociedad, del papel del pueblo en ella y del sistema social de la explotación.

Debe fijar con exactitud las tareas políticas y señalar las reivindicaciones más cercanas, que son las que determinan el contenido de la labor de agitación a favor de las reivindicaciones para modificar en el sistema de dominación imperante.

La parte del programa, que se refiere a las metas que persigue el pueblo, son en última instancia: suprimir el régimen de producción capitalista e instaurar el socialismo.

En Venezuela, en la etapa actual, está el cumplimiento de las metas de producción destinadas a sustituir las importaciones.

En la Revolución Bolivariana el programa es un instrumento de lucha del pueblo, y en primer lugar de la vanguardia. En este caso, el PSUV y el Polo Patriótico.

Al no contar con un liderazgo que maneje el programa, el cual sea a su vez contentivo de la estrategia revolucionaria, surge una grave amenaza para el proceso en su conjunto, que llega a plantear  incluso el grave riesgo de nuevas derrotas.

 

Te puede interesar

Compartir