Inicio > El pizarrón de Fran > Cristian Silva: ¡No me calo más una cola de pan en Venezuela!

Cristian Silva: ¡No me calo más una cola de pan en Venezuela!

El actual gobierno venezolano siguiendo lineamientos del régimen cubano para desarticular, neutralizar y poner en situación de indefensión la a población civil, está utilizando “el hambre” como arma política obligando a los ciudadanos a hacer colas hasta de ocho horas diarias para conseguir dos panes que no alcanzan para alimentar una sola persona.

Ojalá no estemos cerca del momento cuando las madres negocien vender la virginidad de sus hijas menores de doce y catorce años por cien dólares o cuando los esposos manden a sus mujeres a “rebuscarse” con los turistas.

Dios permita no estemos cerca de la situación cuando no se considere a la prostitución como degradación social sino como una manera de subsistir, tal como viene ocurriendo –lamentablemente-  en Cuba desde hace sesenta años.

Mantener en la pobreza y la miseria a la población es la primera estrategia de gobiernos autoritarios, esclavistas y comunistas como el existente en Venezuela… Dictadura no me calo.

Ser rico es malo, dicen los boliburgueses chavistas; pero para ustedes, -el pueblo hipnotizado con la esperanza vaga de igualdad social- no para nosotros; quienes vivimos como reyes saqueando  la república en nombre del socialismo.

Que levanten el control de cambio, liberen el dólar para que veas como por arte de magia habrá pan en todo el país hasta “para tirar para arriba”, por cuanto los propietarios de molinos importarán todo el trigo necesario; y no como sucede ahora, cuando los falsos bolivarianos traen con toda la mala intención solo una mínima cantidad para provocar el hambre y la zozobra.

¡NO ME CALO MÁS UNA COLA DE PAN!  Debe ser la consigna y la actitud de todo venezolano en cualquier parte del territorio nacional donde se encuentre en una panadería esperando su turno, con el brazo marcado como animal y  con varias peleas a cuesta; con la tensión baja y  debilidad generalizada por el cansancio físico, el sol, la depresión e impotencia.

A los “ángeles del purgatorio”,  representados por la primera línea de mando socialista, les interesa y les conviene tu silencio, tu miedo a ser detenido, enjuiciado, encarcelado, torturado o eliminado físicamente.  Pero a nosotros, los auténticos  protagonistas del hambre y la desdicha, callar, sería la muerte en vida.  Sin presión no hay solución… ¡A la calle, pacífica y constitucionalmente!

Como residente de Cumaná y  conocedor de mi región, desmiento públicamente las irresponsables declaraciones del gobernador de Sucre en el programa de televisión “Vladimir a la 1” el día 17 de enero 2.017, cuando dijo:  “aquí no hay hambre, los claps, pdval, mercal y la red bicentenaria suplen satisfactoriamente los requerimientos alimenticios de la población”.

¡Que indolencia! Es necesario ser bastante “bola fría” para no darse cuenta como   los hombres se disputan las bolsas de basura con los perros buscando comida; a los pescadores artesanales la Guardia Nacional les pone trabas para el suministro de gasolina y cuando salen a faenar, el miedo a la muerte les atormenta por la acción vandálica de los piratas del mar, quienes les roban sus motores, la pesca, las redes y hasta la vida.

Igualmente el Gobernador de Sucre posee el record de haber gastado en la remodelación de una plaza una suma mayor a todo el costo del Metro de Caracas y junto al Alcalde de Cumaná debe responder por las obras inconclusas de los 500 años.

La libertad tiene su precio… Para salir del hambre, la dictadura y el comunismo debemos arriesgarnos y protestar… No nos queda otra…. ¡CANDELA!… (Un abrazo—Reenvíalo).

Te puede interesar

Compartir