Inicio > El pizarrón de Fran > Oscar Henrrique Fuenmayor: ¡Canje pelo a pelo por los sobrinos!

Oscar Henrrique Fuenmayor: ¡Canje pelo a pelo por los sobrinos!

Cualquier persona se da cuenta que la liberación de Oscar López Rivera por Obama es una decisión del Gobierno de los Estados Unidos totalmente independiente de lo que ocurre o deja de ocurrir aquí en nuestro país. No estaba pensando el premio nobel genocida en un intercambios tan asimétrico como el que ahora algunos le exigen que cumpla al Presidente Maduro, y que respetando su propia palabra cuando le proponía a Obama un cambio “pelo a pelo” del héroe puertorriqueño por el fascista Leopoldo López, mejor conocido en los bajos fondos como el monstruo de Ramo Verde.

En aquella oportunidad nadie tomó en serio al Presidente Maduro allá en el imperio, ni aquí  en los predios opositores, ni tampoco en los medios críticos de la izquierda que no lo acompañan en tarea neoliberal capitalista desde Miraflores. El propio Presidente Maduro sabía que no hablaba en serio, como tantas otras veces en las que prometió algo que sabía que no iba a cumplir, de tal modo que ni él mismo se tomó en serio. Todo se redujo a un exceso verbal más cuando hay cámaras presentes y deseos de impresionar y lucir más socialista que Carlos Marx.

Lo cierto es que el hombre que decide casi todo lo que ocurre en Venezuela por ser el Presidente de la República, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Rector alfa en el CNE y máximo magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, administrador de salarios y pensiones, lo que en aquella ocasión proponía, medio en serio y medio en broma  era, como el mismo lo expresó, un canje, “pelo a pelo”, algo así como un asunto entre gobierno y gobierno. Pero el invasor y destructor de Pueblos no aceptó tal proposición y las palabras del Jefe y señor feudal del Arco Minero se perdieron en la nebulosa mediática, exhumadas ahora por las ocurrencias mordaces de sus críticos y opositores.

Así pues, que Obama no aceptó el canje propuesto por el Presidente Maduro y, éste no está obligado a soltar a Leopoldo López.

Nuestro Presidente y su Gobierno son pródigos en ocurrencias mediáticas y leguleyas y estoy seguro que ya le encontrarán la vuelta de tuerca a este asunto y, mas temprano que tarde, como suele decir el Presidente Maduro, recibamos la sorpresa de la liberación de Leopoldo López a cambio del regreso de los desafortunados sobrinos, presos políticos del imperio.

Te puede interesar

Compartir