Inicio > El pizarrón de Fran > Rafael Del Naranco: El presidente Trump

Rafael Del Naranco: El presidente Trump

El magnate Donald Trump ya gobierna Estados Unidos. Alcanzó la zona en la que se maniobra el destino planetario: la Casa Blanca.  Quizás nunca pensó asumir ese gravamen. Protegió la idea debido a los embates recibidos y las divergencias electorales de las primarias en su contra, cuando ni su propio partido Republicano le garantizaba nada.

Lo sucedido fue lo más parejo a una arremetida entre los Yankees de Nueva York y los Tigres de Detroit, trayendo al bate una frase conocida: “Si vives pensando en las estadísticas, te limitas. Ahora bien: si tu objetivo es la consistencia, entonces los números te darán el triunfo”.

Con Trump aconteció eso. Añadamos a ello la opinión nuestra al conocerse la victoria del potentado:

“La holgada victoria de Donald Trump ha sido un batacazo histórico, apabullante, demoledor, lanzado sobre los grupos de opinión insertados en los inmovibles aposentos de los Mass Media y que, sin medias tintas, estaban convencidos de poseer un ciclópeo poder sobre la opinión de los ciudadanos, grandiosas corporaciones y organismos gubernativos. Mayúsculo  resbalón”.

Es ahora, instalado ya en el Despacho Oval cuando se puede juzgar al protagonista viendo lo que hace y no a cuento de lo dicho cuando era meramente un ciudadano sin decisión gubernamental.

La inocencia política no es condición limpia cuando se puede erróneamente convertir en una osadía. Gobernar es usar el sentido común por otros cauces: la práctica  inteligente de escuchar  y las lecciones de la historia.

La izquierda europea de variado pelaje está contra Trump al ignorar que los republicanos habitualmente empiezan las conflagraciones y las acaban los demócratas lanzando proyectiles letales.

Mucho antes, al principio del nacimiento de los surcos yanquis con la vigorización del país tras la Guerra de la Secesión, los confederados –esos republicanos y demócratas de hoy– florecían en una sola idea hacia el cambio. Con posteridad existieron matices diversos y graves entre los dos grupos. La esclavitud, el más incendiario. Actualmente no les separa nada. La recesión del año 29 del pasado siglo, es la misma de ahora, sólo que en lugar de Windows y móviles, había utilitarios Ford y en la radio Orson Welles recitaba poemas de Walt Whitman antes que llegara la invención de sus marcianos atacando una granja en “La guerra de dos mundos”.

Suele ser costumbre en algunos pueblos dar a sus gobernantes aupados  al poder cien días de gracia antes de levantar la veda de la lucha frontal.  No creemos que a Trump se le conceda esa prerrogativa no escrita. Primero: su carácter baladrón se lo impide; y segundo: la situación norteamericana tras las elecciones de noviembre ha quedado hondamente dividida como nunca lo ha estado a lo largo de su historia.

A la expresión: “Yo no he votado al presidente, y aún así será el mío tras haber jurado el cargo en la escalinata del Capitolio”, quizás le falte unanimidad; no obstante, al ir trascurriendo los días y conocidas las primeras medidas administrativas salidas del número 1.600 de la Avenida Pensilvania, el viento irascible de hoy se calme y lo veamos convertido en suave brisa.

 

Esta poca empatía quizás se deba a que en los mentideros de Washington se dice que carece de un programa claro al no haber despertado aún del triunfo obtenido.

En ese escenario –exceptuando Rusia– las naciones occidentales se hallan segmentadas ante el nuevo presidente-empresario. La Unión Europea, históricamente unida a Estados Unidos, sobrellevando aún dudas y sorpresas, no ha podido asimilar la arribada de la “era Trump” revestida de incertidumbres.

La primera ofuscación hasta los momentos proveniente de Bruselas y sucedió el lunes. Ese día los miembros comunitarios hicieron frente común ante el flamante inquilino de la Casa Blanca, al haber dicho éste que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), “era una entidad obsoleta”, agregando también que el proteccionismo financiero hacia la UE “acarreaba consecuencias negativas para Norteamérica”.

Al quite de las protervas voces estaba Vladímir Putin saliendo en defensa del nuevo líder, algo dificultoso de asimilar aún tras los encontronazos tenidos con Barack Obama. El “nuevo Zar” de Moscú expresó que Donald “es víctima de una campaña cuyo principal fin es socavar su legitimidad como presidente”.

Y así nos hallamos cuando en la capital belga que vio nacer a Marguerite Yourcenar, autora de “Memorias de Adriano” –libro obligado para cualquier político– alguien recordó la frase que unos sitúan en “El Cantar de Mio Cid” y otros con “Don Quijote”: “¡Cosas veredes!”, cuyo significado sería “Lo que hay que ver”.

En medio, algo evidente: hay incertidumbre con la llegada de Trump. ¿Lanzamos guijarros? Mejor esperar un tiempo prudencial. ¿Y si después de tanto batahola se vuelve un mirlo blanco?

Te puede interesar