Inicio > El pizarrón de Fran > Guillermo García N.: ¿Bachaqueo cambiario?

Guillermo García N.: ¿Bachaqueo cambiario?

El presidente Nicolás Maduro, anunció el pasado domingo que abrirán las primeras ocho casas de cambio en el territorio venezolano fronterizo con Colombia, un paso que da en el marco del decreto de emergencia económica.  El establecimiento de estas casas de cambio en la frontera tendría como objetivo según el gobernador Vielma Mora  “proteger el valor del bolívar con respecto al dólar paralelo y al peso colombiano, ya que Colombia ha permitido la operación de miles de cambistas, al margen de la ley, que dañan la estabilidad económica de Venezuela a lo largo de la frontera”.

Tasa de cambio y procedimiento. La tasa de cambio que va a regir en las transacciones de las casas de cambio de los estados fronterizos  es la fijada por el BCV, la cual fue de 4 pesos x bolívar, lo que sitúa la tasa de cambio implícito en aproximadamente 736 bolívares por dólar. (El tipo de cambio en Italcambio  será de 4 pesos/Bs.  El T/C en Colombia es de 2.945 pesos/$. El T/C implícito Bolívar/$ sería de 736 Bs/$).  En Cúcuta la tasa de cambio es de 1 peso x bolívar. ¿Cuál fue el criterio del BCV para establecer la tasa de 4 pesos x 1 bolívar?

Los residentes  personas naturales en los estados Táchira y Zulia podrán comprar hasta un máximo de pesos colombianos  equivalente a 200 dólares americanos de hacerse la operación en efectivo, y 300 dólares si el método es  por transferencia bancaria, de acuerdo a lo informado por el gobernador tachirense, quien añadió que la Superintendencia para las Instituciones del Sector Bancario Venezolano (Sudeban) será la única responsable de inspeccionar las operaciones de las casas de cambio en las entidades fronterizas con Colombia. Para que los venezolanos residentes en dichos estados puedan comprar o vender pesos, deben solicitar una cita a través de la página oficial de Italcambio, y consignar una serie de documentos: original y copia de cédula de identidad, copia del RIF, un recibo de servicio público a nombre del comprador y la última declaración del ISLR es indispensable.

De las  ocho casas de cambio autorizadas, todas pertenecen  a Italcambio, tres se encuentran en el estado Táchira y cinco en el Zulia, esto crea mucha suspicacia en el mercado, ya que Carlos Dorado, es presidente de Italcambio,  y es integrante del Consejo Nacional de la Economía Productiva como Consejero, por lo que puede estar generándose un conflicto de interés y un monopolio del negocio.

Un elemento primordial para que cualquiera de los esquemas iniciales de flexibilización del esquema cambiario o de levantamiento del control que se establezca funcione, y sea creíble y de éxito, es la confianza. La confianza no se decreta, se establece con acciones y políticas claras y transparentes. Y esto es lo que han carecido las políticas y acciones del gobierno en los últimos años. En mi opinión, el establecimiento de estas casas de cambio no va a ser la solución al grave problema de desequilibrio cambiario producto del control de cambio por 14 años. Un esquema con restricciones a compradores, cantidades solicitadas,  oferta limitada, arbitraje por diferenciales de precios, solo puede crear distorsiones y desarrollo de mercados negros. Es volver a repetir otro Sicad o Simadi que no funcionó. Este esquema de las casas de cambio lo que puede crear es mayor corrupción e incentivos para arbitrar precios de las monedas (peso/Bs, Bs /$). Había otras alternativas mucho más transparentes y eficaces para darle una válvula de escape al mercado, logrando la estabilización del precio del dólar, en un mercado sin restricciones para la compra y la venta, en torno a sus valores de equilibrio, sustentado en un conjunto de medidas que afiancen  las posibilidades de crecimiento económico. Un mercado abierto y libre.

El mercado de valores es una mejor alternativa. En el pasado he sugerido la posibilidad de utilizar al mercado de valores como una muy buena alternativa, que ofrece mucho más transparencia y eficiencia en la asignación de divisas.  En la próxima entrega, me voy a referir a esta opción  para que sea evaluada  como otra alternativa  a la ya planteada  con  las casas de cambio, para oxigenar el mercado y reducir las distorsiones brutales del mercado cambiario y dar acceso más amplio a las divisas.

Te puede interesar

Compartir