Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: De regular para abajo (27-01-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: De regular para abajo (27-01-2017)

Mientras estábamos en República Dominicana no dejamos de estar pendientes de todo lo que ocurría en Venezuela, aunque tuvimos las naturales presiones de la apretada agenda que cumplió la delegación. Ha sido una semana, en nuestra opinión, en a destacaron cuatro asuntos en el ámbito político: el sonoro fracaso de la marcha de la oposición el 23 de enero, la decisión oficial de la MUD de abandonar la mesa de diálogo, el respaldo unánime al diálogo y la paz en Venezuela por parte de la CELAC y los primeros días de gobierno de Donald Trump, sobre todo el anuncio del inicio del muro ignominioso en la frontera con México. Todos estos eventos van a afectar el desempeño de las fuerzas políticas venezolanas en el futuro inmediato.

Al fracaso de la marcha de la MUD hay que sumarle la ridícula, desesperada y fallida acción “sorpresa” de Capriles y Guevara en la autopista Francisco Fajardo. No hay peor acicate de la división interna de una fuerza política que las derrotas. Están abundando las descalificaciones y recriminaciones públicas a la MUD en los medios convencionales y en las redes. El diario derechista 2001 del día martes publicó en primera página, en el cuerpo de texto de la noticia, que la marcha opositora había estado “de regular hacia abajo”. Otro factor mediático de la derecha, la agencia AFP, asentó que “‘Elecciones ya’, es el nuevo lema con que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) intenta reanimar a sus seguidores, pero esta semana sólo logró llevar a la calle a unos 2.000, muy lejos del millón que dijeron haber movilizado en las marchas de septiembre y octubre pasados, cuando exigían: ‘Revocatorio ya’”.

La percepción general es que la MUD ha despilfarrado su victoria del 6D-2016 por una sarta de errores que a la vez son consecuencia de la muy mala lectura de ese resultado, la incoherencia interna, la ausencia de estrategias definidas, de liderazgo y de proyecto presentable. Según AFP, “Para Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, hay pérdida de ‘motivación’, de ‘esperanza de cambio inminente’ y de ‘unidad de liderazgo’”. Pareciera que la oposición se encaminara hacia culminar la concreción de la calificación que le diera Chávez: “La oposición es la nada”.

Por lo antes dicho, no hay que tomarse el anuncio de la MUD de salirse de la mesa de diálogo demasiado en serio. Como hay presión externa en pro del diálogo en Venezuela, lo cual se demuestra con el acuerdo de apoyo a este camino en la CELAC, la MUD trata a su vez de presionar para que el diálogo se reanude en mejores condiciones para ellos, y presenta nuevas condiciones. Sin embargo, aun cuando tales condiciones no se impongan, es probable que la MUD busque la manera para sentarse de nuevo, si el proceso de derrumbe de su ascendente político en el país se acentúa. Una fuerza fracasada es una fuerza derrotada, lo cual le complica intensamente el panorama. Todo indica que tenemos Maduro al menos hasta 2018, de modo que hay tiempo para todo todavía. Claro, el gran enemigo del diálogo, como siempre lo hemos dicho, es la intensa lucha por el poder que se libra en Venezuela y eso va a continuar por más que la “nadificación” de la MUD se incremente.

Por su parte, pareciera que Donald Trump hubiese llegado para ayudarnos a la luz de sus primeras decisiones, como la odiosa construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access, vetados durante el gobierno de Barack  Obama, la eliminación del Obamacare, las medidas retrógradas en el tema del medioambiente y sobre todo, en el caso de América Latina, la construcción del muro en la frontera con México, seguido de la amenaza de comenzar a cobrar nuevos aranceles para los productos importados de ese país con aumentos hasta del 20%, que sería la forma de hacer pagar a los mexicanos por algo que solo interesa a los Estados Unidos y, más específicamente, a sus gobernantes. Esto ha generado una reacción inmediata de la Nación mexicana en sus distintos estratos, incluido el presidente Peña Nieto.

También ha amenazado con frenar el proceso de acercamiento con Cuba y con abandonar las Naciones Unidas si no se producen cambios en esta organización, esto vinculado sin duda a las posiciones mayoritarias a favor los derechos nacionales de Palestina y a las decisiones en torno al bloqueo de Estados Unidos a Cuba. Estas perspectivas de Trump, acordes con sus anuncios de campaña, unirán más a nuestros pueblos y a otros pueblos del mundo en defensa de su soberanía, pues uno de los objetivos del nuevo presidente yanqui de hacer Estados Unidos “grande otra vez” es lograrlo pasándole por encima a los derechos de otros países y pueblos del planeta. Más enseñe el imperialismo su rostro más perverso, más favorecidos saldremos los queluchamos contra él.

Te puede interesar

Compartir