Inicio > El pizarrón de Fran > Mario Valdez: La muerte del Magistrado y las mermeladas de Odebrecht

Mario Valdez: La muerte del Magistrado y las mermeladas de Odebrecht

Teori Albino Zavaski, nació en Faxinal do Guedes el 15 de agosto de 1948, en 1971, se graduó de abogado, fue profesor universitario, Doctor en Derecho Procesal Civil, fue juez Federal y Estadal. El 2012, se juramentó como Ministro del Superior Tribunal de Justicia, dictó sentencia sobre muchos casos importantes. El 6 de marzo 2015, acordó la apertura de la investigación de 47 políticos sospechosos de estar incursos y haber formado parte del esquema de corrupción de la empresa estatal Petrobras, en la conocida “Operación Lava Jato”.  Hasta el 19 de enero 2016, fecha en que murió el magistrado cuando la avioneta donde viajaba cayó al mar, se desempeño como profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Brasilia.

El avión explotó en el aire, accidente o atentado?

Aun hoy sigo preguntándome, si sería un accidente o un atentado lo sucedido el 19 de enero del año que avanza, donde perdió la vida el magistrado del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Teori Zavascki, quien era el instructor de la investigación de la mega red de corrupción internacional conocida como operación “Lava Jato”, el más grande caso de corrupción de ese país, que trasciende las fronteras del continente americano, donde aparecen involucradas las empresas Odebrecht y sus filiales, así como la petrolera Petrobras, salpicando al mundo político y empresarial. Según documentos publicados el 21 de diciembre de 2016, por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, funcionarios de la empresa investigada admitieron haber pagado aproximadamente US$ 788 millones de dólares, en sobornos y coimas a políticos, empresarios y mermeleros en 12 países de América Latina y África.

En el momento que recibí la noticia, que había caído al mar una avioneta a escasos dos kilómetros de la pista de aterrizaje, en el litoral de Paraty, Brasil, y que en ella  iba el magistrado y tres acompañantes más, inmediatamente me vino a la memoria, cuando en julio de 1981, el avión donde viajaba el presidente de Panamá, Omar Torrijos, explotó en el aire, convirtiéndose  en llamas y se vino a tierra. Tiempo después Perkins, uno de los autores materiales de la voladura del avión, confesó como pusieron la bomba, el motivo: la entrega del Canal de Panamá. Igualmente recordé, el “suicidio” de Alberto Nisman, el Fiscal argentino que había denunciado a la ex presidenta Kirchner; tiempo atrás había solicitado el procesamiento del entonces gobernador de Buenos Aires Mauricio Macri, hoy presidente de Argentina.

La muerte no retraso la homologación de las 800 confesiones

Se quedaron con los crespos hechos los que creyeron que con la muerte del magistrado Teori Zavaski, podía retrasarse la investigación de la red internacional de corrupción, ya que al momento de su muerte estaba estudiando la homologación de las 800 confesiones que habían hecho los ex ejecutivos arrepentidos de Odebrecht, a cambio de obtener beneficios procesales y rebajas de las penas y condenas. Según información filtrada a la prensa aparecen citados políticos del más alto nivel. Ese es el proceso de corrupción más grande del continente, donde están involucrados cerca de 200 políticos de los principales partidos de Brasil, acusados de haber recibido coimas y sobornos, a cambio de jugosos contratos y entregar información privilegiada para beneficiar al consorcio en cuestión y sus empresas filiales.

El 30 de enero 2017, se disiparon todas las sospechas y conspiraciones que se habían generalizado sobre el retraso que sufriría el proceso en beneficio de los investigados, cuando la magistrada Carmen lucia Antunez Rocha, presidenta del Supremo Tribunal Federal de Brasil, de manera sorpresiva, aún en vacaciones se adelantó, no espero que el presidente Temer, nombrara el sustituto del magistrado fallecido, no le hizo caso a las presiones del gobierno y los políticos que le pidieron que esperará el trámite formal, para que se conformara el supremo tribunal y se escogiera el nuevo magistrado que estaría al frente de la investigación, la estrategia era clara, que el caso siguiera paralizado y se retrasara la homologación por tiempo indefinido.

La Magistrada Antunez Rocha, con el poder y las facultades constitucionales que le da su cargo, tomó la valiente decisión de aprobar la homologación del acuerdo de delación premiada que 77 ex ejecutivos de la compañía Odebrecht suscribieron con la justicia brasileña para a cambio obtener beneficios y rebajas de condena.

Las delaciones del fin del mundo

Así ha bautizado  la prensa, las delaciones de los ejecutivos arrepentidos de la principal empresa investigada, quienes no solo han confesado su participación en este hecho criminal, sino que han aportado las pruebas y documentos que configuran los hechos ilícitos cometidos.  Delataron todo lo que sabían, nombres de políticos,  empresarios, testaferros, periodistas y mermeladas que fueron beneficiados con sobornos, “obsequios y regalos”, que participaron en la red de corrupción. Donde inclusive la empresa montó una administración paralela, especie de un ministerio, donde llevaban la contabilidad de los dólares entregados para los sobornos y pagos a los “beneficiarios y favorecidos”, y a toda la fauna de doble moral que gravita en torno a la política y los negocios, no sólo en Brasil sino en casi todo el continente americano. Por eso son muchos los infartados y de poco dormir, los que están angustiados esperando los resultados de “Las delaciones del fin del mundo”.

Las confesiones harán temblar el continente

Las confesiones homologadas y toda la documentación de Odebrecht, ya deberían estar en las oficinas del doctor Rodrigo Janot, Procurador General de la República de Brasil, quien estudiará el expediente y se pronunciará pidiendo más investigaciones o presentará acusaciones concretas contra los implicados. Los jueces y fiscales podrán darle plena validez jurídica a las confesiones homologadas, pudiendo utilizarlas en los juicios existentes y en los que estén por venir tanto en Brasil como en el exterior. Esos testimonios que se encuentran incorporados válidamente al proceso, harán temblar el continente, la pestilencia putrefacta de la corrupción traerá consecuencias inimaginables.

“Si algo sucede a alguien de mi familia, ya saben dónde buscar”

En junio de 2016, el hijo del magistrado Francisco Prehn Zavashi, advirtió de las presuntas amenazas contra la vida de su padre. Publicó en la Web: “Si algo le sucede a alguien de mi familia, ya saben dónde buscar”.  En el momento de la tragedia, pidió una investigación a fondo, “porque sería malo para el país tener un juez asesinado”, dijo. La hermana del magistrado Delci, dijo: “Teori siempre nos dijo que tuviésemos calma porque teníamos muchos guardias de seguridad”, “Tengo miedo de que puedan haber muchas cosas detrás. Quiero que hagan una buena investigación”, “La familia siempre estuvo preocupada”, señalo.

El abogado penalista Mario Amoretti, presidente del Colegio de Abogados de Lima, Perú, se mostró preocupado por la muerte del magistrado y al respecto señaló: “Si no se trata de una muerte accidental, sino de una muerte premeditada por quienes están interesados en que no se conozca la magnitud o las personas que se encuentran involucradas, estaríamos no solo frente a una investigación internacional vinculada a actos de corrupción, sino también criminal”.

Te puede interesar

Compartir