Inicio > Economía > Bolsas-cajas Clap: Una limosna a cambio de finanzas muy líquidas a sus creadores, promotores y jefes

Bolsas-cajas Clap: Una limosna a cambio de finanzas muy líquidas a sus creadores, promotores y jefes

Con la bosa CLAP unos se enriquecen y miles engordan. Hambre contra racionamiento, dólares contra bolívares

 

De la hiperinflación al dólar paralelo, y del racionamiento al hambre y como se enriquece un Ministro Cualquiera. Recuerde mientras tanto que todo eso son síntomas de la misma enfermedad, el socialismo, una manera de empobrecer y convertir al ciudadano a la servidumbre del Estado.

Por Alexander Guerrero E. / Economista PhD / @AlexGuerreroE

Fenómeno que enloquece tanto al gobierno con la ideología del socialismo carnívoro, pero también a vastos sectores de la oposición con la ideología del, socialismo vegetariano, pero socialismo. No olvide que también hay socialismo caviar…para los que nutren la corrupción y la sociedad mercantilista en los márgenes del socialismo.

Para comenzar esta trayectoria del CLAP al dólar paralelo, pasando por la corrupción, escojamos las enseñanzas de nuestras madres, de mi madre, quien nos decía cuando éramos niños, que “no se cogía puntada sin dedal”. ¿Ante mi pregunta de por qué?, mi madre respondía, si no se ponen dedales se puyan los dedos. Ahora con la sabiduría que esa respuesta transmite, llevemos esa enseñanza, a la economía, y el socialismo a la política, porque esta define precios, elimina mercados, acaba con la propiedad privada y así depreda al ciudadano, y finalmente lo convierte en servil, obligado a comprar una CLAP con un carnet por la Patria.

Así podemos comprender como un gobierno, ministros, militares al mando, mercaderes del socialismo, burócratas aguas abajo construirán mecanismos financieros, comerciales, redistributivos, todos creados con mucha propaganda, como es el caso del CLAP, para crear un esquema de reparto social que le permita simultáneamente convertir una limosna a una familia a cambio de finanzas muy liquidas a sus creadores, promotores y jefes, depredare a un ciudadano, quien con hambre compra la bolsa CLAP por diez mil bolívares, una bolsa que contiene 12 Kilogramos de alimentos, de los cuales 98% son carbohidratos, y 2% proteínas enlatadas en bolsas.

El mecanismo de depredación de esa familia venezolana se activa a través del racionamiento, porque como el gobierno eliminó el mercado, reguló y fijo precios, y se quedó sin petrodólares, ya había depredado a la industria petrolera, le quedan solo bolívares hiperinflacionarios con los cuales no podrá comprar ni en México Canadá y USA los alimentos de la bolsa CLAP. Así manteniendo el control de precios, el control de cambio, y obligando a una libreta de racionamiento que tiene forma de carnet (de la Patria) el gobierno establece un rudo control político, social y económico envuelto en una bolsa CLAP de engorde, 98% de carbohidratos y solo 2% de proteínas.

Con el racionamiento en el extremo, dado que, con un salario mínimo, más el bono alimentario, solo podrá comprar para el mes diez bolsas CLAP, con el equilibrado bolo alimenticio de engorde. Como lo muestra la bolsa CLAP, un instrumento dirigido a 15 millones de venezolanos, la hambrina generada por el socialismo, toma el 50% de la población, con lo cual podrá darse cuenta amigo lector que del racionamiento a la hambruna ya no hay sino trecho que andar, lo hemos andado todo, ahora llego la hora de administrarla, a la hambruna.

Ahora con la enseñanza de que no se coge puntada sin dedal, podemos concluir el Ministro Cualquiera ha creado un mecanismo de fuertes incentivos con que alimentar la corrupción, Y para hacerlo más vistoso, digamos que, al costo, -por consecuencia no intencionada e intencionada (agenda política)- de un esquema administrativo que desmonta las reglas de la economía para empoderarse a depredar con exacerbados incentivos por la corrupción. Acotamos que una tomografía de diez y siete años de políticas públicas, sin mercado y sin derechos de propiedad, la corrupción ha acabado con el capital privado y arruinado activos públicos, comenzando por la industria petrolera, y reduciendo el tamaño económico de Venezuela a la cuarta parte de lo que éramos hace 20 anos. ¿Comprende UD amigo lector? Rápidamente concluimos en primer vuelo que detrás de la bolsa CLAP encontraremos una de los esquemas de corrupción más violentos de la historia económica y política de Venezuela. Veamos unos números para explicarlo numéricamente.

La bolsa CLAP es más claro esquema donde se revuelcan los incentivos de una corrupción que ha contado con poder, armas, petrodólares -los cuales ya se gastó) es un magnífico ejemplo de todas estas deformaciones que circunscribimos en corrupción, rentismo, circo, servilismo, crimen, todo eso en una sola palabra, socialismo, cualquiera de ellos. Véanos las deseconomías o economías externas, mas acertadamente en costos de transacción que hicieron posible que el trabajo, el capital el mercado y la propiedad desaparecieran y con ello su capacidad para crear riqueza, al mismo tiempo que de destruyo la riqueza acumulada durante anos, por un régimen que trajo el socialismo de mano de la política y el Estado para destruirla; la Bolsa CLAP nos condensa toda historia de destrucción, que nos trajo a estas condiciones de hambruna.

Contando que la tasa oficial de cambio son 10 Bs/$ no debemos olvidar que de los petrodólares que puedan restar, el precio que el gobierno paga por un dólar es una relación de 1:1; un bolívar por un dólar, A la bolsa CLAP se le colocan doce kilogramos (12 Kg) en alimentos -4 de arroz, 2.6 espagueti, 1 litro de aceite, 800 gr de atún, 500 gr salsa tomate y mayonesa, 3 kg de granos, 1 de azúcar, 2 de harina para arepas, 500 gr leche- bolsa que el gobierno vende a la gente en condición se servilismo via “carnet de la patria” en Bs 10.000,00. Como se paga en dólares; acotemos que la bolsa CLAP a una tasa de cambio de 10 Bs/$, realmente se le vende a $1.000 !!.

La corrupción comenzó acá, -para comodidad de la contabilidad y análisis- y homologamos en volúmenes, tendríamos que cada kilogramo de CLAP tiene uin precio de 83 Bs, lo cual equivale -a la tasa de cambio oficial de Bs 10/$- de $8.3/Kg, el equivalente a 3 Kg de carne picada para tacos en México, o para hamburguesas en USA, o si lo prefiere, a unos mil dólares por bolsa, cada hamburguesa gringa a un precio de 166 4/hamburguesa, las más caras del mundo. Lo siento amigo lector ese es el socialismo que impusieron en estos 17 años, cada kilogramo alimento por 83.3 dólares! De lo que sume, o reste o multiplique amigo lector con esos kilogramos, bolívares y dólares, tenga por seguro que esa magia se monta para depredar la familia y así el Ministro Cualquiera y sus compinches se enriquecerán al infinito. Pero no termina allí sigamos con las cuentas.

A partir de este momento comienza la segunda fase de la magia de los números del socialismo, como la repartición de los panes y el trago de vino y la única tilapia del rio, Veamos. Si Juan Perez, tiene un salario mínimo de cien mil bolívares, incluido el bono alentaría, podrá adquirir del comisario encargado de su posición servil, unas diez bolsas CLAP, que vendidas en el mercado secundario, arbitrando un precio del dólar en el mercado paralelo en tres mil quinientos bolívares por dólar (Bs3.500,00/$) en tres millones quinientos mil bolívares (Bs.3.500.000) con los cuales el podrá adquirir unas trescientas cincuenta bolsas (350) CLAP con 12 Kg de alimentos cada bolsa y con un beneficio nominal de 10.350 bolsas CLAP con precios relacionados entre ambas transacciones, unas treinta cinco veces más!!.

Como en la economía la convergencia a un precio de equilibrio es requerido, en un mercado secundario, con tantos ofertantes de bolsas CLAP a diez mil bolívares (Bs 10.000 por bolsa sus precios tenderían a alcanzar el precio de equilibrio del dólar – a la fecha de Bs 3.500 por dólar americano, que al mismo tiempo nos diría cual es el poder de compra del bolívar, o cuantos bolívares en condiciones de libre convertibilidad se requerirían para comprar un dólar. El ejercicio que estoy realizando está dirigido a aquellos que dice que el dólar caerá cuando los controles “exploten o revienten” olvidando que no es el dólar el que baja o sube en relación al bolívar, sino este envilecido por un proceso hiperinflacionario pierde poder de compra diariamente,

Así tenemos que Juan Perez, quien compro una bolsa CLAP que al gobierno le costó 1000 dólares a la tasa oficial de 10 Bs/$, y que él se las arregló para llegar al dólar paralelo, en Cúcuta o en Caracas, y pasar por la maga socialista de llevar 1000 dólares americanos a tres millones quinientos mil bolívares para luego adquirir 350 bolsas CLAP adicionales por el precio de 10 dólares, es decir, cada bolsa a 35 dólares, un 350%. Lo interesante del ejercicio es que el precio de equilibrio a esas transacciones estaría realizándose es al precio del dólar libre. Llamamos dólar libre aquel l dólar que a un precio de mercado podemos comprar cuantos dólares pueda nuestro bolsillo. Con esos incentivos en el mercado es evidente que la operación no la haría Juan Perez sino el comisario encargado de la servidumbre de Juan, un militante de confianza de los encargados del CLAP., desde el propio Presidente hasta el funcionario encargado de hacer las transacciones.

Es importante aprender que para hacer todas estas transacciones el comisario político encargado -su jefe político- no tiene ni siquiera que comprar las bolsas de plástico donde los chinos, pues con solo trasnferir los dólares y recibir los bolívares en la misma operación el comisario estaría beneficiando en una 350% en dólares! Ya si los dólares los habría multiplicado por 350%. ¿Magia socialista? ¿Y cómo es que esta magia funciona?

¡Muy sencillo, mete la mano en el Tesoro, saca los 350 dólares” realengos” del petroleo y los mete en el sombrero del Mago, lo hará entretenido al Mago sacar 350 dólares un sombrero, habiéndolos metido en el sombrero el primer momento en que la audiencia se descuida! ¿Qué cantidad de dólares pudo haber salido de ese sombrero durante estos diez y siete años en los cuales la revolución nos ha pasado por encima? Tome un lápiz amigo lector y échele número, luego me envía un mensaje y me dice cuánto le cuesta un dólar de esos que el CLAP pare como por acto de birlibirloque.

Alexander Guerrero E Economista PhD

@AlexGuerreroE

 

Te puede interesar

Compartir