Inicio > Economía > Producción de harina de maíz depende solo de materia prima importada

Producción de harina de maíz depende solo de materia prima importada

 

Las 27 plantas de harina de maíz precocida instaladas en Venezuela dependen ahora exclusivamente de la importación de materia prima ya que la nacional se agotó a principios de año, según informan en las empresas encargadas del procesamiento.

Según cifras de Fedeagro la cosecha de maíz blanco para el año pasado fue de 400.000 toneladas, es decir solo 25% de la demanda de la industria de harina precocida que es de 1,6 millones de toneladas para abastecer el mercado.

El resto a duras penas se solventó con maíz importado que se asignó a las plantas determinadas por el Ejecutivo Nacional, quien se encarga de la importación de todas las materia primas que no se producen en suelo criollo.

Las tres empresas privadas presentes en el parque industrial de la harina de maíz han denunciado en reiteradas oportunidades que lo asignado por el Gobierno a través de CASA es insuficiente.

En el caso de harina PAN, que paralizó sus plantas por falta de insumos varias veces, para el 2016 les fue asignado un promedio mensual de 46 millones 409 mil 177 kilos de la materia prima cuando lo requerido está sobre los 70 millones de kilos. Esta insuficiencia causó la no producción de 112 millones 178 mil 226 kilos del rubro al término del 2016.

Estatizadas siguen con baja producción

A diferencia de las empresas del sector privado, la producción de las plantas estatizadas no es publicada con frecuencia, incluso en la Memoria y Cuenta del Ministerio de Alimentación solo se habla de las 12 de Venalcasa.

El último informe productivo concluyó que al término de 2015 la docena de plantas produjo solo 24.164 toneladas, solo 14,7% de su capacidad instalada, que es de 163.410 toneladas anuales.

Cultivo del maíz “no es rentable”

Los trabajadores de las plantas temen que el sector agrario tire la toalla debido a lo poco rentable que es la producción de maíz blanco. Según Fedeagro el Gobierno le ha dado la espalda a los agroproductores y quedó rectificado en la fijación del precio del kilo para el productor en Bs. 200 cuando se solicitó Bs. 260 para que el precio al consumidor final se fijara en Bs. 770, pero no se cumplió y en cambio la Sundde aprobó Bs. 639 y Bs. 400 para la red pública.

Realidad en los hogares

A través de una encuesta realizada por Datanálisis el año pasado se evidenció que la mayoría de los venezolanos (77,7%) señaló a la marca P.A.N. como la harina que más se consigue, mientras que las estatizadas Juana y Venezuela quedaron por debajo en el ranking.

En el caso particular de Vargas los comerciantes aseguran que la marca que llega semanalmente es la de Alimentos Polar, pero Juana, única del Gobierno que les llega, tarda entre seis y ocho meses para despachar y en cantidades que no superan los 20 bultos.

La marca Venezuela solo es posible conseguirla en la red pública de alimentación sobre todo en los módulos de Pdmercal donde la venden hasta de a cuatro kilos por usuario. Las bolsas del CLAP solo venden dos kilos del rubro y es de la marca privada.

Al no conseguir algo muchos varguenses han optado por darle vuelta atrás al reloj, desempolvar sus molinos y comprar el kilo de maíz pilado a Bs. 1.900 para hacer las tradicionales arepas. Quienes son más prácticos zanquean en plazas y mercados la masa ya preparada a Bs. 1.500 de donde salen solo 8 arepas.

Fuente: /laverdaddevargas

 

Te puede interesar

Compartir