Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: El terrorismo de CNNEE (07-02-2016)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: El terrorismo de CNNEE (07-02-2016)

Ayer referimos la difícil situación que vive la oposición venezolana, que se está ocupando en estos momentos de vender al país la idea de una especie de autocrítica, como una vía para tratar de recuperar credibilidad y reinventarse una imagen potable que le permita reflotar políticamente desde el fondo de los mares silenciosos donde se hunden sus melladas garras. Íbamos a abordar ese tema en el Análisis de hoy, pero se nos ha atravesado otro asunto muy delicado que no podemos dejar pasar. Tal asunto tiene que ver de todas formas con la oposición venezolana, cuya gran esperanza blanca la representa el imperialismo y que este intervenga en Venezuela en cualquier modalidad, y le haga la tarea que tanto le cuesta adelantar.

Hubo un programa el día de ayer en CNN en español que debe prender todas las alertas de la Patria, por el peligro de que la matriz que se intenta establecer pueda ser la vía para que el gobierno de Donald Trump voltee su mirada hacia nosotros con mayor atención, con todos los riesgos que ello implica.

Hablamos del programa “Conclusiones”, una de las principales cloacas de ese canal para verter aguas podridas sobre la Revolución Bolivariana, sin duda recibiendo instrucciones de los sectores más radicales del aparato de seguridad del Estado de los Estados Unidos. El programa se lanza con un título específico que apunta al meollo de su contenido: “Pasaportes en la sombra”, según el cual en Venezuela se ejecuta una vasta conspiración vinculada al terrorismo internacional, uno de los fantasmas del imperialismo para justificar sus desmanes al nivel mundial. Sin duda, el carácter de la olla es terminar relacionando a nuestro Gobierno con el Estado Islámico (ISIS).

El programa es un verdadero modelo de cómo generar una matriz apelando a testimonios de voceros “autorizados” y a trucos típicos de la propaganda planificada. Uno de quienes dan testimonio es nada más y nada menos que Roger Noriega, ex embajador de Estados Unidos en la OEA y uno de los más acérrimos enemigos de Chávez y de la Revolución Bolivariana en ese país. Noriega expresó que “La información que yo tengo es por conversaciones personales con oficiales de alto rango de Chile, Perú, Colombia y Panamá, quienes se quejan de que están reteniendo a decenas de personas con pasaportes venezolanos pero que no hablan español”. Y añadió, oído al tambor, que “Yo no soy enemigo del pueblo venezolano, al contrario mi preocupación es que el pueblo venezolano ha sido abandonado por Estados Unidos y la comunidad internacional”. De modo que la “preocupación” de este sujeto quedaría saldada con cualquier intervención extranjera en nuestra Patria.

Uno de los trucos preferidos de la propaganda planificada es el de incluir cifras “exactas” y “datos duros” para dar credibilidad a sus invectivas. El presentador del programa de marras, Rafael Romo, aseveró que la “investigación” ha determinado que “173 individuos del Medio Oriente obtuvieron pasaportes y cédulas entre 2008 y 2012, entre ellos personas vinculadas al grupo terrorista Hezbollah”, y asomó que este grupo estaría relacionando directamente con Tareck El Aissami, afirmando que el actual Vicepresidente de la República se encargó de “cedular, otorgar visas y nacionalizar a ciudadanos naturales de distintos países, con particular interés en sirios, libaneses, jordanos, iraníes e iraquíes”. La acusación resulta muy conveniente a los fines de la  olla, pues el actual Vice es descendiente de árabes, por lo que la invitación de Romo es a sumar dos más dos y totalizar cuatro.

También se afirmó en “Conclusiones” que el FBI busca a Ghazi Nash Al-Din para ser “interrogado por su esfuerzos de recaudación de fondos con colaboradores de Hezbollah”, haciendo hincapié en que este trabajó en la Embajada de Venezuela en Siria y que “según funcionarios estadounidenses, usó su cargo para facilitar viajes a miembros de Hezbollah desde y hacia Venezuela”.

Como una forma bien puñetera de vincular a Venezuela con atentados terroristas que se han perpetrado en distintas partes del mundo, particularmente en Europa, Romo aseveró que “Este pasaporte te permite entrar, por ejemplo, a 26 países de la Unión Europea, así como también a la mayoría de los países latinoamericanos sin la necesidad de tramitar una visa” y además que “Aunque el Gobierno venezolano lo ha negado, hay expertos que sugieren que algunos funcionarios del gobierno colaboran con grupos criminales” ¿“Expertos”? ¿No se parece esto a esas cuñas de la TV en la que aparece un tipo con una bata identificado como odontólogo y recomendando usar tal pasta de dientes?

En el mencionado afán de dar credibilidad a la patraña, la productora del programa, Kay Guerrero, afirmó que “Después de todas estas investigaciones hemos podido esclarecer hasta llegar a lo que presentamos hoy, es un proyecto que nos llevó a 4 países diferentes, más de 13 meses de investigación , miles de documentos, cantidad de reportes en el Congreso de Estados Unidos, quienes están preocupados ante la presunta venta de documentos venezolanos y no solo eso, sino de que esos documentos hayan podido quedar en manos de personas que no son venezolanas y tienen un vinculo terrorista”. También aseguró que realizaron “Más de 40 llamadas a funcionarios y organismos públicos, mas de 25 solicitudes de entrevistas, además de visitas a ministerios y gobernaciones” sin que hubiera respuestas. Igualmente los productores de “Conclusiones” toman como testigo principalísimo a un tránsfuga que debe estar disfrutando a plenitud las monedas de Judas que seguramente obtuvo como pago por su traición. Se trata de Misael López, quien fue Consejero de la embajada de Venezuela en Irak desde 2013 hasta julio de 2015, y quien habría aportado una “una vasta cantidad de documentos” que “prueban” que en la sede la embajada de Venezuela en Bagdad “se vendían pasaportes y visas, y una investigación de CNN ha hallado irregularidades en visas y pasaportes venezolanos”.

Según el susodicho programa, López declaró que “me llegaron a ofrecer hasta 15 mil dólares por una visa” y agregó que se proveía de pasaportes venezolanos a personas relacionadas con el lavado de dinero y el narcotráfico y estas podían circular “libremente por el mundo” Asimismo, los conductores del programa aseguraron tener “una lista con 21 hombres árabes con cédula y pasaporte e identidad venezolanas” alegando que dichos documentos “tenían números consecutivos” y al momento de revisarlos en la página del CNE, correspondieron a personas legitimas venezolanas.

El “testimonio” de López es utilizado para involucrar a la canciller venezolana Delcy Rodríguez en la presunta conspiración. El tránsfuga declaró que envió una denuncia al Embajador quien amenazó con despedirlo, por lo que decidió remitir unos correos electrónicos a la Canciller que explicaban “la expedición fraudulenta de visados, certificados de nacimiento y otros documentos venezolanos”, y expresó que “todavía espera respuestas”.

La reflotación de esta matriz, que ya había sido asomada en otras oportunidades, “coincide” (es un decir) con el avance de las agresivas políticas de Donald Trump contra la inmigración árabe hacia Estados Unidos y los duros ataques contra el  “terrorismo islámico”. En una arenga lanzada por Trump ante miembros de la Fuerza Armada estadounidense, el presidente yanqui afirmó que “Hoy enviamos un mensaje en una sola voz a las fuerzas de la muerte y la destrucción: Estados Unidos y sus aliados los van derrotar… derrotaremos el terrorismo islámico radical y no permitiremos que eche raíces en nuestro país”.

El posicionamiento de una matriz de complicidad de Venezuela con el “terrorismo islámico” busca que los ojos sanguinolentos de Trump volteen hacia nuestro país y que nos convirtamos en víctimas del odio fascista del nuevo presidente imperial.

Te puede interesar

Compartir