Inicio > Economía > Francisco Faraco: Venezuela ha sido desde el principio; desde el primer día un negociado de los militares que han estado en el gobierno; para llenarse los bolsillos, por Enrique Meléndez

Francisco Faraco: Venezuela ha sido desde el principio; desde el primer día un negociado de los militares que han estado en el gobierno; para llenarse los bolsillos, por Enrique Meléndez

 

Algunos economistas han señalado que hay un terrible problema de liquidez. ¿Nos pudiera explicar?

-Hay una trampa de liquidez. Es decir, en Venezuela hay un volumen escandaloso de liquidez, y una ausencia escandalosa de productos, incluyendo la divisa. Eso ha hecho que la inflación se haya disparado, y que no sea posible contenerla. Ahora, ¿quién es el responsable de que haya un volumen escandaloso de liquidez? El gobierno, que decidió desde el 2011 comenzar a financiarse de manera masiva con el BCV.

-La disponibilidad de recursos en manos del público entre el cierre de 2010, y el cierre de 2015 se multiplicó por trece. En tanto que el Producto Interno, a precios corrientes, se multiplicó por tres. Eso creó un desbalance enorme en el mercado; que se comienza a manifestar ahora con estas inflaciones, que hemos estado viendo en los dos últimos años, y que continuaremos viviendo en el futuro.

-Porque si tú no tomas en cuenta eso, es decir, que el 48% de los haberes del público, del activo de la banca; que es el pasivo de la banca con el público, está en disponibilidades; está en líquido y disponible, tú no puedes seguir hablando de ajustes de ninguna naturaleza; mucho menos de ajuste cambiario.

-Porque cuando anuncies un programa la gente va a los bancos; reclama su depósito, y lo convierte en dólares; de modo que eso se vuelve añicos. Es que, además, si el BCV actúa con moderación, y le pone un encaje enorme a esos recursos, y los esteriliza; pues eso no importa, ya que la gente va a reclamar a reclamar sus haberes, y los bancos no tienen con qué devolverlos.

-Entonces, no le queda al BCV más camino, que financiar la fuga de capitales; como ya se hizo en los primeros meses de la crisis bancaria de 1994; que se manejó tan mal, que dio como resultado eso. ¡Ese es el problema! Porque aquí nos metimos en una trampa de liquidez. Los economistas conocemos como trampa de liquidez el hecho de que tú incrementes la tasa monetaria, y eso no tenga ningún efecto sobre la inversión, ni sobre las tasas de interés; entonces, lo que tienes es un dinero sobrante, excesivo en la economía, que te va a impulsar los precios.

-Eso es lo que estamos viviendo en Venezuela; consecuencia del enorme desorden fiscal del gobierno; que comenzó mucho antes, pero que en el  2011 se hizo grave; porque fue en este año. cuando se anuncia la enfermedad de Chávez. Lo que dijo Giordani fue verdad: ellos se volvieron locos en el 2011, y comenzaron a financiarse con el BCV de una manera grotesca, y, por esta vía, quintuplicaron el saldo deudor con el BCV.

¿Eso fue lo que llevó a la crisis de efectivo?

-No, la verdad es que lo llevó a la crisis de efectivo fue una estupidez; de quienes manejaron el problema de los billetes en Venezuela. Cuando en enero del año 2016 moneda y billetes era el 11% de la liquidez monetaria. Cuando Maduro anuncia la medida de eliminación del billete de cien bolívares, en medio de lo que yo llamo “el diciembre negro”; monedas y billetes era el 4% de la liquidez; una caída de 7%, y del 90% de ese 4%, eran billetes de cien.

-Es decir, la medida de Maduro le deja al venezolano 1.8% de efectivo y billetes. Y no hay cosa más estúpida que esa. Eso es sólo comparable con la Devaluación del Bellón en España. Se trata de una de las estupideces más increíbles que hayan cometido en Venezuela, y la hizo el presidente solo. Porque tengo entendido que el BCV se enteró igual que tú y yo por la televisión.

-Claro, en el BCV hay directores, conectados directamente con el gobierno, que sí lo sabían. Ahora, esta es una decisión, no de un inexperto, sino de un tipo que no se molestó en preguntar la consecuencia de esa medida, más allá de su objetivo, y que sería convertir a diciembre en un mes muerto, sobre todo, para el comercio; pues recuérdese que diciembre es un mes comercial. Este fue un diciembre negro.

Se dice que eso tiene que ver con la salida de Nelson Merentes del BCV; pues él, y que le vendió la idea a Maduro, de que los billetes los sacaban de contrabando hacia algunos países europeos. ¿Qué sabe usted?

-Eso no es verdad. Eso es una conseja de los militares. ¿Quién quiere un billete de cien en Venezuela? Yo acabo de comprar una mandarina ahí en la esquina: ¿tú sabes cuánto vale una mandarina? Cien bolívares. ¿Quién va a querer en Suiza un billete venezolano? Ni el espacio que llena en una bóveda se remunera con ese billete. Eso fue una movida de los militares, y de alguna gente, totalmente, ignorante.

-Lejos de mí cualquier simpatía por Merentes: ¿Ah? Yo les dejo la simpatía por Merentes a las muchachas de Naiguatá. Pero, en primer lugar, Merentes planteó varias veces en el transcurso del año, que había que imprimir billetes de mayor denominación. Repuesta de los sabios del gobierno: eso pone en evidencia de que existe la inflación. ¡Como si la gente no fuera al mercado! ¡Como si yo no supiera que hace una semana una mandarina costaba 50 bolívares y hoy cuesta 100!

-Esa es una cosa estúpida; como todos ellos. En segundo lugar, Merentes planteó que los billetes pequeños de dos, cinco, diez, veinte, cincuenta y cien se transformasen en moneda metálica: tampoco quisieron. A Merentes la sacrifican; como sacrifican a cualquier chivo expiatorio.

-Ahora, por eso no han debido sacrificar a Merentes. Lo han debido sacrificar por su irresponsabilidad en el manejo de la política monetaria. Pero, ¿qué ocurre? Que él actúo irresponsablemente a pedido del gobierno.

¿Qué piensa de la llegada de Ricardo Sanguino al BCV; un hombre que dice que un banco central no tiene por qué gozar de autonomía?

-Bueno como lo que es: se trata de un personaje totalmente obsecuente con eso que se llama la revolución, y con su gobierno. Entonces, mal puede ser un presidente del BCV independiente. Eso es como si pusiéramos a un sujeto, como “Petróleo Crudo”, que era un hampón de la década de 1960, a dirigir una cárcel: ahí no hay orden.

-Yo no voy a pronunciarme sobre sus características personales; ni sobre sus credenciales académicas. El caso es que un presidente que se proclame desde el primer día enemigo de la autonomía del BCV, no sabe lo que es un banco central y el rol que desempeña este tipo de institución en la estabilidad de precios en este momento.

Extraoficialmente se conoce, que el BCV maneja la cifra de 350%, algo así, de inflación acumulada de 2016. ¿Le parece maquillada esta cifra?

-Por supuesto que sí. Hay fuentes, estadísticas en el mundo. Lo que pasa es que nosotros somos muy flojos. El outlook del Fondo Monetario Internacional, correspondiente a la última medición del mes de octubre, creo, trae cifras de inflación de Venezuela; lo mismo que el del Banco de Pagos de Basilea. Esas cifras de inflación andan por el orden de los 450%.

-Ahora, en el caso de la gente que hace cálculos en Venezuela; que son fuentes secundarias, estamos hablando de 800%. El FMI estima para este año, que comenzó, 1 mil 600 por ciento. Los economistas, que hacemos cálculos en Venezuela, la estimamos en 2 mil por ciento. Y esto porque no hay manera de ponerle coto al flagelo inflacionario.

-La revolución bolivariana es un proceso de estrangulamiento externo, de caída interna de la producción, de inflación y de latrocinio. Yo no había tenido noticias nunca de un gobierno, de un partido, de una persona; que se haya robado, lo que se ha robado en Venezuela.

¿Qué le parece el hecho de que los aumentos de sueldos y salarios sean cada vez más seguidos?

-¡Cinco se hicieron el año pasado! Pueden hacer cuatro mil. Pueden hacer uno diario. Pero cuando la persona lo cobre, ya lo comió la inflación. ¿Por qué? Porque el sueldo es un costo de producción. Por lo tanto, el productor, pues, recupera sus costos de producción o no produce más. Entonces, esto ha sido desde el principio; desde el primer día un negociado de los militares; que han estado en el gobierno, para llenarse los bolsillos.

-Venezuela en los años sesenta comenzó una política de sustitución de importaciones por producción nacional; en el año 1999 comenzó una política de sustitución de producción nacional por importaciones. Aquí hubo dos robos emblemáticos: el caso del Plan Bolívar 2000; donde robaron unos militares. Eso nunca se investigó, sino que a esos señores los pasaron como embajadores. Y hubo un segundo caso, que fue maravilloso, y que es el que suena el pito, para que comience el partido; a propósito de aquella esquilmada, que se le echó al fisco con una emisión de bonos; que compró una casa de bolsa, con créditos de un banco privado, y se los vendió entonces al Banco Industrial, y la República perdió ahí diez mil millones de bolívares.

-Entonces, lo que hace la Oficina de Asesoría Económica de la Comisión de Finanzas de la AN de esa época, que la dirigía el doctor Francisco Rodríguez, es levantar un informe, donde reporta que aquí hubo un daño patrimonial a la República por parte de esta gente. De modo que la AN acepta el informe; la da por visto; votan a Francisco Rodríguez y eliminan dicha oficina.

-Ese es el pitazo inicial del partido del gran latrocinio y del robo inmenso, que ha sufrido la República en estos tiempos.

¿Qué sabe usted de una emisión de bonos por el orden de los cinco mil millones de dólares, que lanzó el BCV, y que fue adquirida en su totalidad por el Banco de Venezuela (BDV)?

-Eso es verdad, eso lo compró el BCV; luego eso lo compró el BDV, que, a su vez, se los vendió a los chinos.

A un banco de segunda de China, según se dice, y con la intención de obtener recursos, para pagos a proveedores de alimentos y medicinas; aun cuando se dice que eso no representa nada con respecto a la deuda comercial. ¿O no?

-Bueno, yo no sé, para qué era. Yo lo que sé es que a mi no me dieron nada. ¿Quién se los robo? No sé; porque eso no es para nada. Eso es para robárselo. Aquí no hay que creer que las deudas se contrajeron, para pagar algo o para comprar algo; como sí para robárselo. Ahí tenemos la lista de Odrebrecht.

-Mire, yo estimo con base, que en Venezuela se han robado más de 350 mil millones de dólares; entre lo que se robaron por sobreprecio en las importaciones en el sector tanto público, como privado; por concepto de comisiones en la deuda; los contratos. Hay  cosas que no pueden escapar: uno, los chinos y los rusos son grandes corruptos; los rusos llevan adelante la corrupción en la venta de armas.

-Aquí les compramos 100 mil fusiles Kalashnikov a los rusos, y el ministro de la Defensa de la época fue a Rusia a ver los fusiles; como si allí en el estado Táchira se aprendiera mucho de fusiles. ¿A qué fue? No sabe. El presidente Chávez fue igualmente a Rusia, a recibir los Suckoi y los sistemas de armamento. ¿Qué sabía el presidente Chávez de Suckoi y del sistema de armamento moderno? ¿A qué fue él? No sé.

-Con China hemos tenido grandes negocios con materias primas Xi Jimping, el primer ministro chino, está librando una guerra a muerte contra la corrupción en su país, y no le es posible llevarla adelante. Los chinos son enormemente corruptos. Tienen cinco mil años en materia de corrupción escrita. Pero es que aquí no se hace nada. Ahí está el caso de Odrebrecht. ¿Qué hace la Fiscalía en el caso de Odrebrecht? Le manda una carta muy cariñosa al Fiscal de Brasil, para que nos diga quiénes son. ¡Carrizo! Señora, usted es la encargada de investigar quiénes son. Usted es la representante de la vindicta pública.

-Le hemos entregado el poder a los bandidos. Ahora, lloramos como mujeres, lo que no defendimos como hombres. El miércoles, en el desfile es ridículo que hicieron, sobre Ezequiel Zamora que, aparte de todo, era un señor, que tenía esclavos y tal, había muchas carrozas, porque fue como un carnaval; lo que antes se conocían como comparsas; pero allí no estaba lo que faltaba: la comparsa del hampa. ¿Sabe por qué faltaba? Porque estaba en las tribunas.

 

Te puede interesar

Compartir