Inicio > El pizarrón de Fran > Guillermo García N.: La innovación: el reto empresarial venezolano

Guillermo García N.: La innovación: el reto empresarial venezolano

En las últimas décadas, los gobiernos en el mundo han puesto un gran interés por lograr ventajas competitivas en sus economías que les permitan alcanzar un crecimiento económico sustentable, equiparable o mayor que otros países. Una de las formas a que se recurre con más frecuencia para lograr estas ventajas competitivas es el desarrollo de una mejor capacidad de innovar, es decir, de generar nuevos productos, diseños, procesos, servicios, métodos u organizaciones o de incrementar valor a los existentes.

Un país con mayores fortalezas en el ámbito de la innovación  tendrá mayor capacidad para incrementar su productividad no sólo por el efecto directo que genera cualquier innovación, sino sobre todo porque estará mejor preparado para enfrentar las incertidumbres generadas por el actual entorno de competencia global y para adaptarse a las condiciones cambiantes de su entorno. Además, la innovación genera grandes beneficios para los actores involucrados: Para los consumidores, la innovación se traduce en mejores productos y servicios, en términos de calidad, diseño, precio y eficiencia.

Para las empresas, la innovación  trae como resultado una mayor rentabilidad derivada de la posibilidad de diseñar y producir nuevos o mejores bienes y servicios o de utilizar técnicas productivas más eficientes que las de sus competidores. Asimismo, aquellas empresas que generan capacidades permanentes de innovar cuentan con el conocimiento necesario para dar respuesta rápida y eficaz a las oportunidades de la globalización, así como responder eficientemente a las amenazas competitivas de sus rivales y del entorno. Todo ello se traduce en la posibilidad de crecer sostenidamente.

Para la sociedad, la innovación genera nuevo conocimiento y soluciones a problemas relacionados con la salud, el medio ambiente, la pobreza, la seguridad, entre otros, además de lograr un crecimiento económico sostenido al estar sustentado en mejoras en productividad. En resumen, la innovación permite elevar la calidad de vida de las personas.

De acuerdo con cálculos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en los países más desarrollados la innovación explica entre dos terceras y tres cuartas partes las tasas de crecimiento del PIB observadas.

¿Qué se requiere en Venezuela? Para el fortalecimiento del sistema de innovación se requiere de un marco jurídico que facilite la actuación de todos los actores, a través de reglas claras y simples que logren garantizar la protección de los derechos de propiedad en todos sus órdenes (bienes, intelectual que no está consagrada en la ley). Una economía libre cambio y precios) libertad para emprender. Este marco jurídico deberá incluir entre los más importantes puntos:

  • Agilizar el acceso a los fondos públicos y privado de financiamiento; con la creación y establecimiento de fondos de inversión de capital privado como en Colombia. Apoyo a creación de Fondos de emprendimiento y de capital semilla y sus normas legales y funcionamiento. Apertura y apoyo de estos vehículos de inversión a través del mercado de valores
  • Permitir la participación de investigadores en proyectos de innovación; Favorecer la gestión de la propiedad intelectual resultado de innovaciones que hoy no está definida legalmente en Venezuela;
  • Promover la transferencia de tecnología;
  • Incentivar la inversión privada y pública en innovación;
  • Facilitar la formación de redes de colaboración (Co.working) entre agentes;
  • Promover la creación de unidades e instrumentos que permitan la vinculación academia – empresa en proyectos de innovación, entre otros.

Los empresarios en Venezuela deben entender que la Venezuela de hoy y el mañana estará, signada por el conocimiento y la innovación, y que sin inversiones en mejoras de equipos, tecnología, formación y reentrenamiento del personal hacia una nueva concepción del mundo basada en la tecnología como eje fundamental de la producción para mejorar la eficiencia, productividad, competitividad  e innovación agregando valor a los productos y a la cadena, sus empresas no serán viables. Sin eficiencia, mejoras en productividad y el uso de tecnología e innovación en los productos y procesos, el futuro de Venezuela y sus exportaciones estará limitado a ser lo que hemos sido: Un país monoexportador de petróleo y materias primas.

El reto que tenemos por delante todos los venezolanos es cambiar ese paradigma.

Te puede interesar

Compartir