Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: ¡Mucho cuidado con la resaca!

Néstor Francia / Análisis de Entorno: ¡Mucho cuidado con la resaca!

En Análisis de la pasada semana dejamos sentada nuestra opinión en torno a los graves problemas por los que pasa la oposición. Su afán de “reestructurar” a la MUD no hace sino evidenciar sus fracasos del año 2016. Esta situación se debe adjudicar en buena parte a la mala lectura que hicieron del resultado del 6D. Tal mala lectura permanece, siguen creyendo que son mayoría. Hasta un analista opositor avezado y muy crítico hacia los suyos como Luis Vicente León insiste en este error. Ayer publicó en El Universal que “…la oposición, siendo mayoría, enfrenta a una fuerza política minoritaria, pero que controla las instituciones, la plata, los medios, las armas y la relación militar”. En esto último lleva relativamente la razón el articulista, pero se equivoca de plano cuando afirma que la oposición es “mayoría”. No lo es. ¿Y el chavismo?

Esto de las lecturas de la realidad es harto importante. Si no lees correctamente la realidad, difícilmente podrás introducir cambios en ella, si es lo que te propones. El chavismo debe cuidarse mucho de las malas lecturas ¿Está acaso leyendo bien el desinfle político de la oposición? Se irá a molestar más de uno, pero nosotros creemos que no, y nos iremos de explicación.

A finales del año pasado nos llamó la atención una etiqueta tuitera oficial en la que se incluía el término “vencimos”, después de aludir correctamente al hecho de que “resistimos”. Nosotros opinamos entonces que los términos correctos serían “en resistencia” y “en batalla”. ¿Por qué? Porque la agresión permanece y no la hemos vencido aun, ergo, seguimos resistiendo. La pasada semana también hablamos de la conspiración que se vehicula a través de CNNEE con el tema de los pasaportes venezolanos que estarían cayendo en manos de “terroristas” árabes. Eso nos dice que la dura lucha planteada no se va a decidir ni rápida ni fácilmente, y uno de los principales enemigos que tenemos es el triunfalismo, el excesivo optimismo y la edulcoración de la realidad. Y no nos estamos refiriendo a las líneas políticas oficiales, que no son esas, sino al discurso en el que parecemos atascados.

La verdad es que aun no hemos podido revertir el alejamiento de la mayoría en cuanto a las preferencias de los ciudadanos, que se mantiene casi igual al de comienzos de 2016. Ayer José Vicente Rangel presentó un estudio de Hinterlaces sobre preferencias partidistas, en el que se concluye que el 30% de los venezolanos se decanta por el PSUV. Eso a primera vista puede parecer un buen resultado, y relativamente lo es, pero tampoco como para alegrarnos demasiado, si nos remitimos a otro estudio creíble al que hemos accedido, y que proviene de esferas oficiales venezolanas. Este último resultado que aludimos es coherente con el de Hinterlaces, pero no es el único.                  Hemos dicho más de una vez que cuando el chavismo bajó del 60% de aprobación popular y se acercó a la frontera del 50%, consideramos que estábamos en zona de riesgo, y los hechos nos dieron la razón con las elecciones parlamentarias de 2015 ¿Qué decir ahora, cuando el estudio oficial que referimos nos revela que solo el 28,1% de los venezolanos se alinea con nuestras políticas generales? Estos números corresponden prácticamente a los mismos ciudadanos del 30% “pesuvista” de Hinterlaces, digámoslo de una vez: el chavismo consciente, el chavismo inconmovible, el chavismo “duro”. Estamos compitiendo con la oposición por ser la segunda minoría.

Ellos obtienen, en el estudio señalado, la preferencia del 27,2%, un claro empate técnico, si tomamos en cuenta el margen de error de este tipo de investigación, que puede rondar hasta el 5%. Pero hay más, lamentablemente. Veamos.

La primera minoría sigue siendo, de lejos, el sector social de los “no alineados”, con el 41,1%. Pero lo peor es que la mayoría de ellos sigue tendiendo a adosar, casi siempre, las posiciones de la oposición. Los números que hemos mencionado corresponden al más reciente estudio de los encuestadores chavistas que hemos mencionado en más de uno de estos Análisis. Es de este febrero que aun transcurre y se refiera al Carnet de la Patria. El 71,7% de los venezolanos  conoce de su existencia. De esos, el 45,5% se muestra dispuesto a solicitarlo (incluidos todos los que se identifican como chavistas), el 51,9% se niega a hacerlo (incluidos todos los opositores) ¿Quiénes hacen la diferencia? Pues los “no alineados”, ya que el 57,4% de ellos se muestra reacio a sacarse el carnet, y solo el 37,1% dice estar dispuesto a obtenerlo. De ese mismo segmento, el 52,4% está en desacuerdo con la iniciativa y solo el 31% de acuerdo, con un porcentaje cercano al 18% que no sabe o no responde.

Si esta matriz no es fuertemente revertida de aquí al 2018, estaremos en salsa, casi listos para que nos guisen. A menos que cojamos por otros caminos, a lo cual diríamos ·OK” nosotros.

El presidente Maduro, al igual que Chávez, es muy autocrítico sobre las ejecutorias de la Revolución, pero muy pocos lo acompañan en esta actitud. Vivimos en una fiesta y debemos decirlo: ¡Mucho cuidado con la resaca!

No somos amigos de expresar críticas sin aportar propuestas de correctivos. Pero para ello necesitaremos al menos otro Análisis, que ensayaremos mañana, si no se nos atraviesa otra flecha de mucha relevancia informativa en las próximas horas.

Te puede interesar

Compartir