Inicio > Interés > HRF reitera apoyo a Almagro para la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela (carta)

HRF reitera apoyo a Almagro para la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela (carta)

 

Este viernes la Human Rights Foundation reitera su apoyo a Luis Almagro para la aplicación de la Carta Democrática Interamericana al gobierno Venezuela.A continuación el texto completo:

Excelentísimo Señor Secretario:

El motivo de la presente es (1) felicitarle por recibir el importante Premio Oswaldo Payá concedido por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, (2) reitarle nuestro apoyo para la aplicación de la Carta Democrática Interamericana al gobierno autoritario de Venezuela y otros gobiernos del continente que han venido erosionando la democracia de sus países, y (3) expresarle nuestro apoyo para que, de lograr hacerse presente en La Habana, Cuba, tenga usted a bien exhortar al gobierno de ese país para que adopte un proyecto de apertura política que pueda llevar a una pronta transición a la democracia en Cuba.

En representación de toda la junta directiva, consejo internacional y personal de Human Rights Foundation (HRF), le felicitamos por haber sido nombrado ganador del Premio Oswaldo Payá, que concede la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia con el apoyo de la iniciativa ciudadana Cuba Decide, liderada por la joven líder de la sociedad civil cubana Rosa María Payá. Creemos que esta distinción constituye un justo reconocimiento a sus labores de integración y promoción de la democracia y los derechos humanos en las Américas desde que asumió el cargo en marzo de 2015. Lo felicitamos y apoyamos, además, por el valor de su gesto de ir a recibir dicho premio a La Habana, de manos de la hija del mártir cubano, cuya muerte continúa sin esclarecerse a pesar de los pedidos internacionales de su familia y de nuestra organización.

HRF quiere aprovechar para reconocer que, al haber asumido la promoción de los principios democráticos en nuestro continente, usted ha sido, hasta el momento, un líder excepcional para la OEA y los Estados que la conforman. Los activistas de derechos humanos nos sentimos afortunados por el giro positivo que ha emprendido a lo largo de su gestión como Secretario General, en especial por la crítica necesaria a los regímenes autoritarios competitivos (ver definiciones de Levitsky y Way) o erosionadores de la democracia que han emergido en la última decada a razón de populismo y a costa de las libertades fundamentales de los ciudadanos americanos.

Como organización de derechos humanos preocupada por la promoción y defensa de los valores democráticos en el mundo, le reiteramos nuestra admiración y nuestro apoyo por la labor que se encuentra emprendiendo. Su gestión de “más derechos para más gente” ha calado la conciencia y generado un debate profundo en nuestro continente, en especial por la promoción de los preceptos democráticos que imperan en la Carta Democrática Interamericana. Usted ha sido en estos últimos tiempos, junto la Organización que encabeza, el principal bastión institucional en la promoción de la democracia en los pueblos de América, y estamos seguros de que la historia le agradecerá eternamente por esta labor.

En particular, queremos reconocer su claridad y firmeza frente a los embates antidemocráticos del régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro. Usted ha representado una voz implacable a favor de la sociedad civil oprimida y en contra de los atropellos cometidos por ese régimen autoritario que lleva años persiguiendo y encarcelando a la oposición democrática; que ha eliminado la libertad de expresión; y que luego de monopolizar todos los poderes del Estado, ha utilizado el poder judicial para avanzar una agenda abiertamente contraria a los derechos humanos al solicitar la inédita denuncia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y al anular toda acción legislativa a cargo de la Asamblea Nacional, anulando así también la democracia representativa en ese país.

Según el artículo 7 de la Carta, la democracia “es indispensable para el ejercicio efectivo de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. En este sentido, la alteración o ruptura del orden democrático de cualquiera de los Estados americanos “constituye un obstáculo insuperable” para la participación de su gobierno en los distintos órganos de la OEA (Art. 19). Usted, en marco de las facultades del Art. 20 de la Carta, al haber convocado al Consejo Permanente para analizar la grave alteración y ruptura a los elementos esenciales de la democracia (Arts. 3 y 4 de la Carta), ha permitido que el debate no solo se centre en el régimen venezolano, sino que ha permitido que la sociedad civil latinoamericana comience a ser crítica con sus propios gobiernos por guardar silencio frente a la realidad de Venezuela.

Aplaudimos, en esa línea, su informe de fecha 30 de mayo de 2016 donde ha establecido los fundamentos de su acción y el apego de la OEA por el respeto a los preceptos democráticos que fueron reconocidos por los Estados Americanos a través de la Carta Democrática Interamericana (Arts. 3, 4, 17-21). Al haber determinado usted que el régimen de Maduro ha generado una alteración o ruptura constitucional que afecta gravemente el orden democrático de Venezuela, ha permitido que los pueblos de América y los activistas de derechos humanos vuelvan a creer en la institucionalidad que representa la OEA.

Una vez más, reconocemos la excelente labor ya realizada por usted en relación al régimen de Venezuela, y esperamos que esta misma se extienda pronto a otros regímenes autoritarios competitivos como los de Bolivia y Nicaragua, que continúan violando la Carta Democrática Interamericana con impunidad.

Pero, sin duda, el régimen latinoamericano que más ha violado los derechos humanos de su pueblo, por más tiempo, y con absoluta impunidad, ha sido el régimen dictatorial que hoy continúa gobernando Cuba bajo la dictadura dinástica de los hermanos Fidel y Raúl Castro. Han transcurrido casi 60 años desde que el régimen castrista, tras derrocar la dictadura de Batista, se impuso por la fuerza sobre la vida de más de 11 millones de cubanos. El régimen que gobierna Cuba ha segado la vida de alrededor de 8,000 cubanos de acuerdo a los datos de Cuba Archive.

Se trata de un régimen que, además, ha servido de inspiración y ha provisto ayuda represiva directa para el actual régimen de Venezuela. En ese sentido, nosotros aplaudimos una vez más su valentía de anunciar que irá a Cuba a recibir el Premio Oswaldo Payá de manos de su hija Rosa María, y le rogamos que, desde la misma Habana, reivindique usted la importancia de la democracia y la necesidad de que el régimen de Cuba de una vez por todas decida permitir una transición hacia la democracia en ese país.

Le instamos a unirse a las voces solidarias de intelectuales y estadistas demócratas alrededor del mundo que por décadas claman que el régimen de la isla permita a los cubanos decidir su propio destino. En particular, le sugerimos apoyar la moción de la iniciativa ciudadana Cuba Decide que busca, mediante un plebiscito a favor de elecciones libres y plurales, que el propio pueblo cubano pueda inclinarse por una alternativa distinta a la de un partido político único a perpetuidad (Partido Comunista de Cuba) que ofrece la actual gerontocracia cubana.

Finalmente, esperamos que el régimen dictatorial no impida su ingreso a La Habana y le expresamos nuestra intención de mantenernos vigilantes para denunciar cualquier acoso o abuso del que pudiera ser objeto usted al llegar a la isla.

Sabemos también que su noble empeño, en medio de tantas tareas internacionales, no ha de estar exento de las múltiples presiones y manipulaciones de toda naturaleza, las cuales, no tenga usted duda, son implementadas directamente por la diplomacia antidemocrática de gobiernos como el cubano y el venezolano.

Precisamente por esto, su presencia en la Isla es hoy más imprescindible que nunca para la labor pacífica de los activistas democráticos cubanos, en un contexto donde individualmente ellos arriesgan sus vidas a diario, y donde su país está siendo llevado a un modelo autocrático de corte dinástico, con no poca complicidad de las naciones libres del mundo.

Como escribió en 1894 José Martí, el Apóstol de la Independencia cubana, una vez más “quien se levanta hoy con Cuba, se levanta para todos los tiempos”.

Atentamente,
Thor Halvorssen
Presidente y Director Ejecutivo
Garry Kasparov
Secretario General

 

Te puede interesar

Compartir