Inicio > El pizarrón de Fran > Teresa Antequera Cerverón: ¿Qué dice la Biblia sobre el consumo de carne?

Teresa Antequera Cerverón: ¿Qué dice la Biblia sobre el consumo de carne?

La mayoría de personas, incluso aquellas que se consideran católicas, desconoce que en la propia Biblia existen numerosos pasajes a favor de los animales, incluso a favor de la alimentación vegetariana. Es bien sabido que el mismo Moisés en su quinto Mandamiento dijo: No matarás, y que no se incluía ninguna coletilla que dijera «sólo a personas». El gran profeta Isaías dijo: «Quien masacra a un buey es como aquel que asesina a un hombre», situando el matar animales a la misma altura que el matar seres humanos. Una declaración contundente y rotunda que la Iglesia católica evita airear, ¿no será porque la misma Iglesia apoya el que sus festividades se hayan convertido prácticamente en las fiestas de matanza y del consumo de carne?

La Iglesia considera a los vegetarianos como herejes, sin embargo muchos de sus verdaderos profetas hablaron a favor de los animales y contra los sacrificios. Por ejemplo Isaías fue muy prolífico al respecto, Dios dijo a través de él: «Qué tengo que ver Yo con la cantidad de vuestros sacrificios, dice el Señor. Estoy harto de sacrificios de carneros quemados y de la grasa de los terneros, y Me desagrada la sangre de los toros, de los corderos y machos cabríos. No traigáis más esas ofrendas inútiles, el sahumerio es para Mí un horror». Y a través del profeta Jeremías dijo: «Sobre holocaustos y víctimas sangrientas Yo no dije nada a vuestros antepasados, ni les ordené nada semejante en el día en que los conduje fuera de la tierra de Egipto. Por el contrario Yo les recomendé: Escuchad Mi voz, entonces seré vuestro Dios y vosotros seréis Mi pueblo». Lo que demuestra que la Biblia está llena de contradicciones, pues unos dicen que está escrito que a los hebreos durante la salida de Egipto les estaba permitido comer carne, pero aquí se puede ver claramente que era precisamente lo contrario.

A través del profeta Amos Dios dijo: «Yo siento un profundo disgusto contra vuestros días de fiesta, los desprecio y no soporto el olor de vuestras reuniones. Y si Me ofrecéis holocaustos y oblaciones, estas me desagradan. Tampoco quiero ver vuestros sebosos sacrificios de agradecimiento». Pero por el contrario justamente los días festivos que celebra la cristiandad en la actualidad, como Navidad y Pascua, son fiestas de matanza. Sin embargo Dios no había manifestado a través de Sus profetas nada parecido. Pero el pueblo no escuchó a Dios, escuchó a los sacerdotes, y los sacerdotes estuvieron siempre a favor del sacrificio de animales, pues esto les reportaban no sólo dinero, sino también los mejores trozos de carne.

Si usted estimado lector se siente desconcertado al descubrir que la Biblia está llena de contradicciones, y tiene interés en descubrir algunos interesantes motivos de porqué esto es así, le recomendamos la lectura del libro «La rehabilitación del Cristo de Dios» de la Editorial Gabriele, allí descubrirá por ejemplo como Jerónimo el catedrático eclesiástico que configuró la Vulgata en el siglo IV, añadió, eliminó y tuvo que decidir entre miles de textos bíblicos que estaban en su poder, siendo consciente de que las generaciones venideras le tacharían de falsificador.

Te puede interesar

Compartir