Inicio > Economía > 3 gráficos: ¿qué pasa con el ingreso mensual mínimo luego del aumento de la unidad tributaria?

3 gráficos: ¿qué pasa con el ingreso mensual mínimo luego del aumento de la unidad tributaria?

 

El domingo 19 de febrero de 2017, el presidente Nicolás Maduro anunció el aumento de la unidad tributaria de 177 a 300 bolívares a partir del primero de marzo, que representa un incremento de 69,49%. La medida eleva el bono de alimentación en la misma proporción. Este beneficio pasará de 63.700 a 108.000 bolívares.

Por Giorgio Cunto

El mandatario indicó que la decisión complementa el aumento salarial decretado el 8 de enero, cuando elevó el salario mínimo en 50% para alcanzar 40.638,15 bolívares. De esta manera el ingreso mínimo mensual, equivalente a la suma del salario mínimo y el bono de alimentación, será de 148.638,15 bolívares.

Cuando Maduro fue electo en abril de 2013, el bono de alimentación representaba 36,50% del ingreso mínimo mensual de los trabajadores venezolanos. Con la última variación de la unidad tributaria crece a 72,66%. A lo largo de su gestión presidencial, el gobernante ha decretado 15 aumentos del sueldo mínimo y 10 modificaciones al ticket alimentario.

En términos nominales, sube la cantidad de bolívares asignados al bono de alimentación. En términos reales, es necesario tomar en cuenta la inflación para determinar cuántos bienes se pueden adquirir con el ticket y establecer si aumenta o no la capacidad de compra de alimentos para quienes ganan salario mínimo.

Si la inflación es superior a la tasa de crecimiento de los ingresos, los trabajadores podrán adquirir menos bienes. Si los ingresos y los precios crecen en la misma proporción, el poder adquisitivo se mantiene igual. Si los ingresos aumentan más que la inflación, el poder de compra sube.

El bolívar de hoy no tiene el mismo valor que el de ayer y solo pueden compararse tras ajustarlos según la subida de precios.

Desde abril de 2013 hasta enero de 2017, la inflación acumulada escaló 4919,69%. Nominalmente el bono de alimentación creció más que el incremento de precios al alcanzar 5313,76%. En contraste, el ingreso mínimo mensual quedó por debajo al acumular 3136,39%. Esto implica que el bono de alimentación gana poder de compra mientras que el ingreso lo pierde. Los cálculos derivan de las cifras publicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) hasta diciembre de 2015 y estimaciones de la firma Ecoanalítica a partir de enero de 2016.

Para calcular el impacto real del aumento del bono de alimentación es necesario conocer el incremento de precios de febrero y marzo. Dado que esos meses no han culminado, se puede tomar como referencia el 22,2% de inflación calculado por Ecoanalítica para enero. Según este parámetro, la inflación acumulada sería en los últimos cuatro años de 7395,82%, el bono de alimentación sumaría 9075,87%, y el ingreso mensual mínimo nominal habría crecido 4509,62%.

En abril de 2013, el bono de alimentación valía 1177 bolívares. Tomando en cuenta el ajuste inflacionario, el ticket vigente de 63.720 bolívares equivale en poder adquisitivo a 1269,40 bolívares de aquel momento. Esto significa un aumento acumulado de 7,85%.

Si se hace el mismo ejercicio para el ingreso mínimo mensual, que tenía un valor de 3224,52 bolívares hace cuatro años, el poder de compra cae 35,54% en términos reales, dado que el ingreso vigente de 104.365,15 bolívares se equipara a 2078,98 bolívares de entonces.

El nuevo bono de alimentación de 108.000 bolívares sube 22,41% en términos reales y tendría el poder adquisitivo de 1440,80 bolívares de hace cuatro años si se replica la proyección inflacionaria para febrero y marzo de 2017.

El ingreso mínimo mensual de 148.638,15 bolívares, que entrará en vigencia el primero de marzo, tendrá el poder adquisitivo de 1982,95 bolívares de abril de 2013, lo que implica un descenso real de 38,50%.

Aunque los cálculos del bono alimentación indican que crece más que la inflación, no compensa las caídas en capacidad de compra del ingreso mínimo mensual.

 

Te puede interesar

Compartir