Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia /Análisis de Entorno: Cazador cazado (23-02-2017)

Néstor Francia /Análisis de Entorno: Cazador cazado (23-02-2017)

En un Análisis anterior habíamos propuesto la redacción de una carta abierta del presidente Maduro a Donald Trump, traducida al inglés y al francés, a ser publicada en importantes diarios del mundo, planteando nuestras posiciones favorables al diálogo y la paz, y al entendimiento entre la naciones, con base en los principios de respeto mutuo a la soberanía de los países y a la no intervención en los asuntos internos de los mismos, advirtiendo al presidente de Estados Unidos de las acciones adelantadas por grupos de ultraderecha venezolanos y extranjeros para socavar las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos, como una manera de esos grupos para promover la injerencia foránea en nuestra Patria. Ayer hemos leído con satisfacción la excelente carta pública que dirige nuestro Vicepresidente Tareck El Aissami al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica, publicada en inglés, a una página, con título en rojo en The New York Times, y que no solo enfrenta las infamias contenidas en las medidas adoptadas a través de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro contra El Aissami, sino que además exhibe varias y notables virtudes: correcta redacción y estilo idiomático, tino y habilidad política y diplomática, firmeza sin estridencias, argumentos contundentes, dignidad patriótica.

Veamos y comentemos algunos párrafos escogidos de la carta. Dirigiéndose al Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, El Aissami le expresa que “… usted ha sido engañado por sectores políticos, cabilderos y grupos de intereses en EE.UU., cuyo interés fundamental es evitar que Estados Unidos y Venezuela reconstruyan sus relaciones políticas y diplomáticas sobre la base del reconocimiento y el respeto mutuo”. Es harto inteligente esto de colocar al funcionario yanqui en la posición no de victimario, sino de víctima. Se trata, inclusive, de un acercamiento más bien amistoso, que presume ingenuidad y no mala fe. Por supuesto, Mnuchin es dueño de toda la mala fe del mundo, pero estamos hablando de política y no de un torneo de sinceridades, aunque sin duda la política de diálogo y de paz de nuestro Gobierno es sincera y esta es una manera de perseverar en ello.

Otro párrafo de la carta: “… las autoridades antidrogas de Venezuela bajo mi dirección, capturaron,  encarcelaron y llevaron ante la justicia, tanto en Venezuela como en los países que los solicitaban, a 102 jefes de organizaciones criminales del narcotráfico. Del total de grandes capos capturados, 21 fueron deportados de forma expedita a los Estados Unidos y 36 a Colombia”. Siempre es difícil rebatir los datos duros, las cifras concretas. En realidad, estas líneas no parecen exactamente dirigidas al Secretario del Tesoro, quien no se chupa el dedo y sabe de qué va todo esto, sino más bien al vasto auditorio internacional que se enterará de ellas gracias a este texto que de seguro tendrá repercusiones en el desarrollo del tema que hoy afecta al Vicepresidente venezolano.

Más datos duros y más política: “Entre los años 2005 y 2013, el promedio de incautación de droga por parte de las autoridades venezolanas ascendió a 56,61 toneladas anuales, cifra muy superior al promedio de 34,94 toneladas al año, en los seis años inmediatamente anteriores, cuando la Agencia Antidrogas de  EE.UU (DEA) operaba en Venezuela”. La alusión a la DEA es de notar, La supuesta lucha anti drogas de Estados Unidos es una de las herramientas más importantes del imperialismo para justificar sus políticas de espionaje e intervención en muchos países del mundo. La DEA es parte relevante del aparato de dominación de Estados Unidos y se sabe de sus complicidades con el narcotráfico y el lavado de dinero, como parte de los desmanes y las conspiraciones imperialistas.

Seguimos citando la carta: “La firme decisión de enfrentar a las mafias internacionales del narcotráfico condujo al Presidente Nicolás Maduro en el año 2012 a firmar una ley que permite la interdicción de aeronaves del narcotráfico que violen el espacio aéreo venezolano. Gracias a este moderno instrumento jurídico, Venezuela ha destruido, inutilizado o derribado más de cien aeronaves que forman parte de la infraestructura de transporte de droga desde Colombia y países vecinos y que transitan ilegalmente por nuestro territorio”.

La carta hace referencia también a la ley revolucionaria que ha permitido la intercepción de aeronaves del narcotráfico “que forman parte de la infraestructura de transporte de droga desde Colombia y países vecinos y que transitan ilegalmente por nuestro territorio”. La alusión a Colombia, que se cuela sin que se genere mayor ruido respecto a nuestras relaciones con ese país, va sobre todo dirigida a Estados Unidos, país que apoya directamente a Colombia de varias maneras, entre ellas la “lucha contra el narcotráfico”.

En cuanto a las sanciones que se le imponen de parte del Departamento del Tesoro de USA, no tuvo El Aissami que abundar mucho, pues sus argumentos son lapidarios: “No poseo bienes ni cuentas en los Estados Unidos ni en ningún país del mundo, y resulta tan absurdo como patético que un organismo administrativo estadounidense -sin presentar pruebas-  me dicte una medida de aseguramiento sobre bienes y activos que no poseo”. Ningún banco importante de Estados Unidos se va a  atrever a desmentir al Vicepresidente de un país apelando a falsificación de datos. Primero, porque se enfrentaría a una demanda que perdería sin atenuantes y, en segundo lugar, en ello estaría en juego su prestigio institucional, que es uno de los principales activos de cualquier institución financiera de alto nivel.

La carta añade: “Hoy ingresa más droga que nunca a territorio estadounidense, y una corrupta y poderosa estructura financiera legitima y recicla los dineros sucios generados por este negocio trasnacional, que se roba la vida y el futuro de miles de jóvenes norteamericanos… Estados Unidos le debe al mundo y a su propio pueblo una reflexión sobre su  clamoroso fracaso en la lucha contra el narcotráfico…

Estados Unidos debe reflexionar y rectificar. Debe rectificar en la aplicación políticas y medidas claramente ilegales en el ámbito del derecho internacional, agresivas e injustas en materia de derechos humanos, peligrosas para las relaciones internacionales, e inconstitucionales, a la luz de la propia carta magna norteamericana”. Esto es lo que se llama “cazador cazado”. Así es que se gobierna.

 

 

Néstor Francia 23/02/17

Te puede interesar

Compartir