Inicio > El pizarrón de Fran > Jaime García: “Y el vil egoísmo, otra vez triunfo” contra los pensionados del IVSS.

Jaime García: “Y el vil egoísmo, otra vez triunfo” contra los pensionados del IVSS.

Con esta frase tomada de nuestro himno nacional, queremos significar  la mezquindad presidencial al negarle a los pensionados  del instituto venezolano de los seguros sociales su cesta ticket o bono de alimentación.

El ejecutivo nacional no tiene ninguna excusa para decretar este derecho humano que tiene todo ciudadano de la tercera edad en alimentarse, comprar medicinas y satisfacer otras necesidades básicas biológicas del ser humano de manera oportuna y sin sobresaltos.

Los pensionados, tienen varios meses cobrando el sueldo mínimo  o dinerito como le dicen en la comunidades a tan insignificante cantidad.  También nuestros viejitos la llaman pensioncita porque al cobrarla dura menos que una flatulencia en un chinchorro de moriche.

El presidente Maduro Moros ha desvirtuado este concepto de pensión – sueldo mínimo, ya que según él y su equipo de gobierno, aumentando los cesta ticket atenúa la astronómica inflación y mejora el poder adquisitivo de los afortunados trabajadores que tienen empleo.

Esto es un desacierto, el salario mínimo está por debajo de los cesta ticket  2.65 veces. Hablando en criollo los afortunados trabajadores se les paga más por comer que por trabajar, increíble pero dolorosamente cierto.

No hay ninguna excusa o argumento válido que  justifique la ejecución de la aprobación de los cesta ticket para los pensionados y jubilados, el inefable TSJ dio el visto bueno, la asamblea nacional elaboro el marco legal correspondiente y la viabilidad económica. El ejecutivo nacional es el único responsable de llevar a cabo tan humana y anhelado bono de alimentación para estos compatriotas que en su momento dieron todo por Venezuela.

Hasta ahora sigue prevaleciendo la mezquindad y la aversión para nuestros viejitos, el vil egoísmo sigue triunfando mientras los pensionados y jubilados de la tercera edad deambulan por las calles, caminos y veredas famélicos, demacrados y aun con la esperanza que el presidente Maduro reflexione y haga realidad este clamor nacional que está más que justificado.

Te puede interesar

Compartir